España – Italia, final Eurocopa 2012

Final Eurocopa 2012

La caballería española pasa sobre una Italia pobre en juego la mayor parte del partido.
Mis 2 selecciones, mis grandes jugadores, mis pasiones, el fútbol. Se juntaron en el terreno de juego el 10 de junio abriendo su fase de grupos y en algún momento yo pensé que podríamos volver a encontrarnos en la final, aunque en algunos momentos se les trabaron sus partidos y me hicieron dudar. Os prometo que recé para que no se produjera el famoso “biscotto” del que se habló a raíz del posible empate español contra Croacia que dejaría fuera a Italia. Estaba segura de que un equipo de campeones no haría eso, y así fue. Tengo que reconocer que tuve miedo de los alemanes en la semifinal contra Italia, y de los portugueses buena parte del partido contra España, pero al final las cosas salen como esperaba. Reconozco abiertamente que no quería a Italia por una razón muy sencilla, porque si jugaban la final mis dos equipos iba a pasar bastantes más nervios que el día 10, que fueron muchos, pero en la final estuve mucho más tranquila.
España salió a por todas, y todo fue suficiente para derrotar a una Italia pobre en juego, tanto en ataque como defensa. Los italianos apretaron un poco más fuerte después del primer gol español, pero sirvió de poco o de nada, pues casi no tocaban portería y España volvía a atacar con fuerza contra la puerta italiana. Los italianos jugaron mal, los propios aficionados italianos con los que vi el partido lo reconocían y así fue. El primer partido lo jugaron perfecto las dos partes, los dos equipos pero por alguna razón Italia se dejó estar un poco este segundo partido y España les superó en ataque, en pases, en defensa, en rapidez… Para España fue un partido perfecto. Los italianos estuvieron la mayor parte del partido eclipsados por los locos bajitos vestidos de rojo, y se notaba. El final de la primera parte fue dominio casi absoluto por los azulones, pero nada pudieron hacer. Ellos buscaban el gol del empate y yo pedía un gol de Balotelli, para acabar bien la noche y la Eurocopa, pero aquello fue imposible. Después del primer gol de España de la cabeza de Silva vino el segundo, un gran golazo después de una tremenda carrera de Jordi Alba, y el tercero después del descanso, salió Torres por Cesc y marcó, y Mata salió al terreno de juego por Iniesta y también marcó. Una goleada que no se recordaba desde el Mundial de Brasil de la década de lo 60 si no recuerdo mal según lo escuchado.
Los italianos eclipsados con el juego de La Roja, Prandelli desesperado con los cambios, la lesión de Motta nada más salir al campo cuando ya iban 2-0…. Un acumulo de desgracias por la parte azzurra que dejaron bien tocada la moral de los italianos. La grada azulona ya no gritaba, sólo callaba y esperaba una respuesta de los suyos que no se produjo. A mí me dejaron mal sabor de boca, pero como dijo Pirlo, poco podíamos hacer teniendo en frente a la mejor selección del mundo y de Eurocopa durante 2 eurocopas seguidas. Sucumbieron al silencio y a la magia que puso el equipo de del Bosque.
Fue un partido emocionante, el mejor partido de España en la Eurocopa, por encima del que se hizo contra Irlanda. Contra Italia, en este final hubo baile de balón, buena defensa, buen ataque, carreras que acabaron en goles impresionantes… Hubo todo para el partido perfecto. El mejor partido de Xavi, de Iniesta, de Jordi Alba, después de ser el jugador revelación de España en este torneo… Iniesta fue declarado mejor jugador del partido por tercera vez consecutiva y al haber ganado la final, mejor jugador del torneo, ya que iba empatado con Pirlo en ese puesto.

Tanto cantar Bisbal que no hay 2 sin 3 se demostró que tenían razón, que esta generación de futbolistas que ha hecho historia, porque nadie ha conseguido este triplete, cerrar este círculo de Eurocopa-Mundial-Eurocopa seguidos. Además de todo con estos valores de humildad, amistad y buen juego. Lo tienen todo.

Por la parte italiana tengo que decir que no jugaron al nivel necesario de una final, quizá por el rival, por el cansancio que tanto insistió Prandelli… Estaban desaparecidos, el juego de España deja poco margen de movimiento y aprovecharon un poco de la primera mitad para llevar las riendas de un partido que se les escapaba pero no consiguieron hacer nada. Lo sentí, porque me hubiese gustado al menos un gol de ellos pero no pudo ser. Lo tuvieron todo en su contra, la lesión de Motta, el gol tan rápido de Silva… Una selección italiana por la que nadie daba mucho antes de empezar el torneo pero que llegó a la final sin hacer mucho ruido pero sí buen juego, con la incertidumbre del ultimo partido de la fase de grupos, un espectacular partido de cuartos contra Inglaterra, una estupenda semifinal contra Alemania en la que los blancos callaron ante los italianos llegaron a la final. Me alegré muchísimo. Fui de las pocas personas de las que no dije que tenía miedo de ellos en la final. Ni Cassano, ni Di Natale, ni tan siquiera Balotelli iban a poder hacer mucho contra los locos bajitos y así fue. Yo lo tenía claro desde el principio. Fue un eclipse español total, los italianos estaban desaparecidos durante todo el partido.
Las imágenes del final del partido más dolorosas son ver a Balotelli llorando, con sus 21 años y lo que había conseguido en su primera participación en la Eurocopa, Pirlo llorando desesperado, al igual que muchos de sus compañeros, Buffon con la mirada puesta en el infinito, Prandelli abrazado a Buffon, y en rueda de prensa Prandelli elogiando a España. 

Tenía razón Bisbal: No hay 2 sin 3 http://www.youtube.com/watch?v=_kpn4WRW2Sc

Italia – Alemania, semifinales

El eclipse italiano pasa sobre Alemania
El partido que más miedo me produjo de toda la Eurocopa fue este. Cuando pasaron de cuartos de final y eliminaron a Inglaterra lloré. Fue tan emocionante el partido que ni yo misma me lo creía y además en los penaltis, en la dolorosa tanda de suerte. Yo pensaba, delanteros por delanteros… tienen más peligro Klose y Mario Gomez juntos que el daño que puedan causar Di Natale, Cassano o Balotelli juntos, algo impensable si nos metemos en la mente de Prandelli. Por las redes sociales puse, Gomez VS Balotelli, yo lo tengo claro, gana Balotelli. Pero porque creo en mi equipo, igual que creo en España, en que no tienen rival y al final de este partido los jugadores me dieron la razón. Y mejor, me alegro de haberme equivocado como contra Inglaterra, soy optimista, pero a veces hay que ser razonable. Decía que quería a los alemanes en la final, porque sería un gran partido. Los dejamos a un paso de ser campeones europeos hace 4 años y los eliminamos en semifinales hace 2 años en el mundial. Nos tenían muchas ganas, y además por toda la parte política. Pero por suerte para los tifosi italianos, para mí y para callar las bocas de los que querían a Italia en casa antes de hora no fue así.
Fue la gran noche de Balotelli. La durante el día anterior a ese partido recibió la llamada de su ex novia, iba a ser padre. Él estaba feliz, le dijo que quería tener ese hijo. Meses antes habían dejado la relación, cuando él le pidió a la novia que se casaran y vivieran juntos y ella se negó. Pero después de esa llamada las cosas han cambiado para la pareja. (No me invento nada, me he informado por internet, a través de informaciones que han lanzado a la red periodistas italianos.) Metió dos golazos tremendamente impresionantes. El segundo me dejó un buen rato con la boca abierta. Sobraba lo de la camiseta y el gestito, pero bueno. Ya sabemos como es. Es de tontos ganarse así una tarjeta amarilla con lo que quedaba de partido. Mi frase fue: En España el toro de Osborne, en Italia el toro Balotelli. He visto cosas peores esta Eurocopa, eso casi me hizo hasta gracia. No lo voy a criticar, aunque tampoco aplaudiré sus malas acciones.  Como futbolista es bueno, hay que reconocer eso en lugar de ir siempre a por él, a buscarle el mal gesto, por pequeño que sea.
Me gustó mucho su actuación como me gustó la de Pirlo, las acciones defensivas del guapísimo Marchisio y de Balzaretti.
Los alemanes estaban muy perdidos por el terreno de juego. Italia deslumbró con gran potencial. Fue todavía más superior que contra Inglaterra. Eso se notaba, los alemanes no tuvieron tiempo de reaccionar. No se les vio en ningún momento ir a por el gol o intentar levantar un partido que los dejaba a las puertas del avión de regreso a casa. Las caras de Joakin Low lo decían todo… Estaban acabados pero es que Italia fue muy superior y se demostró. A lo mejor lo que ganó aquella noche fue la valentía sobre el campo y el coraje de poder y fuerza sobre la rabia a ser recordados por Europa entera como grandes futbolistas. Nadie les puede reprochar nada a los italianos. Hicieron un partidazo con mayúsculas y pasaron a la final de la mejor manera posible. Me sentí una auténtica italiana, una gran tifosi, bueno, una tifosi más porque lo vi con un amigo mio que pasaba un poco del partido y 3 italianas. Difruté de la noche como una enana y después vendría la posterior celebración de pasar a la final.
La final más que merecida entre los 2 equipos que habían hecho auténticos méritos para estar donde estaban. Me alegré muchísimo de que se enfrentaran los 2. Bueno, es una sensación extraña. Pero después de ver cómo jugó cada uno en la final Italia no fue ni de lejos la misma que jugó contra Klose, Gomez, Podolski y compañía. Yo seguiré apoyando a los italianos, pase lo que pase. Fueron finalistas y subcampeones por méritos propios. Y me alegro de ello. Ganen o pierdan siempre contarán con mi apoyo. 

España – Portugal, semifinales

El duelo ibérico más igualado.

España iba a por todas. Camino de la final hay que darlo todo en el campo. Ni Cristiano, ni Coentrao, ni Pepe, ni compañeros de equipo ni nada, es una lucha a vida o muerte. El que pierda este partido va a la península ibérica habiendo caído en semifinales, si tiene que ser así que se cojan el avión los portugueses. Si, no los trago, no puedo con ellos pero hay que reconocer que hicieron un gran partido.
Salieron a defender como nunca los habíamos visto. Parar a la locomotora española era todo su trabajo. El de Arbeloa fue parar a Cristiano, y cumplió. No se le escapó más que 2 veces y sin suerte Cristiano tiró a puerta chocándose con las manos de Casillas. Dos tiros de falta peligrosa que también falló y un agobiante partido, una intensa lucha durante 90 minutos. Una agonía extrema donde no había que darse por vencido, pero con el 0-0 en el marcador tampoco se podían dar ninguno de los 2 por vencedores, había que ganar, había que meter algún gol para pasar a la siguiente fase. Tanto miedo que se tuvo con Cristiano es entendible. Fue un partido duro, difícil. Lleno de obstáculos donde otros partidos habían sido más fáciles, pero el hambre de victoria de España llega más lejos que el “rey” de Portugal y una de las grandes figuras del Real Madrid. Yo antes de empezar no tenía miedo, se me fue metiendo en el cuerpo cada vez que se alargaban los minutos sin goles, sin que España llegase a gusto a portería, sin que se acabaran las jugadas en el área de Rui Patricio… Pero nada, no hubo suerte. Hubo muchos nervios, muchas ganas de pasar de ronda pero nada más. Así se quedó el marcador en los 90 minutos de partido, a 0. Los portugueses presionando pero sin crear ocasiones muy claras y lo que es mejor, sin crear el gol que hiciera que no fuéramos a casa. España estaba jugando mal, muy trabada y se notó en el ritmo de juego, en la forma de jugar y en la concentración.
Llegó la parte dolorosa, la prórroga. Nos pensábamos que España estaría cansada para esos momentos y precisamente fue su mejor actuación de la noche. la prórroga salió redonda para los españoles pero los portugueses seguían presionando. Yo me agarraba al sofá gritando que quería un solo gol para dejar en la estacada a los de Cristiano y compañía. Después de no haber tenido piedad por parte de ninguno de los 22 jugadores en hacerse faltas entre compañeros de equipo en el Madrid. Pero no se me escuchaba. Acabó el tiempo extra y llegamos a los penaltis. Con Italia se hizo justicia, y merecida. Pero, ¿qué pasaría con España? Sólo habían podido jugar libremente en el tiempo de la prórroga y eso sería beneficioso si llegaban frescos a los penaltis.
La lotería estaba servida, el morbo también.
Cristiano se reservó para el final. Hay muchas opiniones de porqué esa reserva, pero yo no voy a decir la que más acertada veo, no voy a airear nada, creo que ya he opinado bastante. Hagan sus apuestas.
Después de fallar Xavi Alonso se veía la nube negra sobre España. Pero había que esperar el gran penalti de Ramos para que brillara el sol. El “Panenkazo”. Después de fallar el gol de la Champions se atrevió a tirarlo en una situación tan complicada. Eso es reivindicarse y no las tonterías de Torres con el dedo a la oreja, eso es fantasmada. Me alegré tantísimo de que Ramos metiera… No me gusta en el Madrid, quizá porque soy demasiado culé como para fijarme en acciones buenas de los blancos pero en la selección reconozco que me gusta. Ya estaba casi todo hecho. Faltaba la parada de casillas, un penalti a portería de Pepe que asustó un poco y si el gran Francesc Fábregas marcaba estábamos en la final. Y sí, no falló. Metió gol y la afición enloqueció. El banquillo salió como loco hacia él y por la calle ya se oían gritos de: Campeones! Campeones! Estábamos en la final. Por segunda vez en esta Eurocopa habían hecho justicia la tanda de penaltis y respirábamos tranquilos. España iba a la final. Y semifinal y final que España juega siempre gana. Había que esperar unos días más y podríamos cantar como Bisbal eso de: No hay 2 sin 3!
Una amiga mia de Italia por Facebook me escribía durante el partido. Yo le contestaba cuando podía y los nervios me dejaban y en la tanda de penaltis me dijo, tranquila, hablamos luego pero te digo que España gana estos tiros libres. Porque se lo merecen. Qué razón tenía… Cuando acabó el partido le puse: siiiiiiii Finalistas! Y me respondió: sois el mejor equipo de Europa.
Y llamé a mi madre para que sacara las zapatillas viejas del armario para ir a celebrar la copa a la fuente de mi pueblo, como cuando celebramos la segunda Eurocopa, la primera de mi vida, y el primer Mundial conquistado por la Roja. Estaba tan segura de la victoria final y de que España volvería con la copa que sabía que jugáramos contra Italia o contra Alemania ganaríamos. 

Italia – Inglaterra, cuartos de final

Un partidazo en mayúsculas
Seguía confiando en mis azulones, cada vez más a medida que avanzaba la Eurocopa, me estaban haciendo muy feliz. Pero tenía miedo, fue uno de los partidos que con más miedo me acerqué al televisor. Una vez más yo estaba en el sofá, apoyando a los azzurri, como una italiana más, solo que de italiana no tengo nada, con mi gorra de Italia y mis ánimos. Esperaba equivocarme y que ganaran a los ingleses. Aunque tenía miedo estando enfrente Gerrard y el recién llegado al torneo Rooney, la locomotora inglesa. Precisamente esos dos fueron los que menos hicieron en este partido. Los italianos desquiciaron a los ingleses en un partido en el que nada tenía lógica. Las grande llegadas de los ingleses sin encontrar puerta más que una sola vez, las impresionantes paradas de Buffon y sus vuelos por la portería, Pirlo llevando la batuta de un partido que no se les podía escapar… Hablo de lo ilógico del partido porque tal como llegaban de irregulares los italianos nada se podía esperar al gran partido que hicieron enmudeciendo a la grada inglesa y a sus jugadores.
Fue un partido duro, muy peleado. Nadie conseguía imponerse y marcar en los 90 minutos, ni tan siquiera en la prórroga, y mira que lo habían intentado todo tanto unos como otros… Y llegó la tan odiada e inesperada tanda de penaltis. Inesperada por la parte azzurra, ni se lo merecían ni lo habían buscado. Los ingleses esperaban esa parte del partido, sólo habían echo táctica defensiva y no es bueno jugar así durante tanto tiempo.
Los penaltis fueron justos y dieron un merecido triunfo a Italia.
Buffon tenia miedo, la cara de preocupación se le notaba, estaba muy serio, mientras que el portero inglés estudiaba bien los tiros italianos que nada pudo hacer. Tras el fallo de Montolivo, su tristeza, sus compañeros le animaban y entonces llegó él, el cerebro de Italia, el pulmón de los azules, el Gran Andrea Pirlo. Miraba fijamente el balón, se puso serio y chutó. El golazo a lo Panenka después de que el tiro anterior de los ingleses se fuera al larguero fue un alivio para todos los italianos. Buffon respiraba tranquilo. Le dio confianza ese gol. Estaba tan sólo a una parada del último chut inglés para entrar en la semifinal y así fue. Se paró el último penalti e Italia entera enloqueció. La lotería de los penaltis había hecho justicia con el gran juego azurro y pasaban a la semifinal. Yo en casa lloraba sola en el sofá, abrazaba mi gorra y me sentía orgullosa de apoyar a este gran equipo. Sonreí y dije: Menos mal que me he equivocado. Se merecen estar donde están. Para mí es el mejor partido que he visto de los italianos hasta el momento, había que esperar a las semifinales contra Alemania, eso sería otra canción, pero hasta el momento con el partido de los azulones que más me emocioné fue con este.
Tengo que destacar como jugadores del partido desde mi punto de vista y creo que de alguno más a Pirlo, con sus pases, de los que sólo falló exclusivamente 8 de todos los que dio, y a una de las 2 revelaciones del torneo: Mario Balotelli. He de decir que seguramente al igual que mucha gente sólo lo conocíamos por la parte negativa, sus idas de olla y tonterías sobre el campo. Pero lo he visto jugar en esta Eurocopa y me ha gustado mucho. Me gustó desde el primer partido de los italianos, el que jugaron contra España. Este partido contra los ingleses me encantó. Sus ganas sobre el campo, lo que llegó a correr, los intentos de gol… Decían los comentaristas que es el Torres italiano. Yo no lo veo así, igual porque veo muy malo a Torres y creo que cualquiera puede superarlo. Yo lo vi activo casi todo el partido. Es el más joven de la plantilla azzurra y en el final de la prórroga ya no estaba tan fino como al principio, pero es normal. Yo le vi uno de sus grandes partidos. 
Me quedo con la valentía de Balotelli metiendo el primer gol de penalti, con las lágrimas de rabia y tristeza de Montolivo, con el coraje de Pirlo y todas las alabanzas que recibió a lo largo del día siguiente, con las manos de Buffon en el último penalti…  
Gracias Italia por hacerme sentir tan bien aquella noche mágica en la que necesitaba una alegría como esta. Nunca os voy a abandonar, en lo bueno ni en lo malo. 
Italia 4 – Inglaterra 2

España – Francia, cuartos de final

Francia deja sola a España para que juegue a sus anchas durante los 90 minutos de partido.
España esa noche no se enteró que jugaban contra otro equipo, iban demasiado solos por el campo. Los focos del campo sólo alumbraban a los locos bajitos, los rojitos que hicieron una noche prodigiosa bajo el césped polaco.
A los franceses no se les vio en todo el encuentro. Yo confiaba en España, no me daba miedo ni Ribery, ni Benzema, ni ninguno de los restantes jugadores por la parte francesa, y tenía razón. No se les vio por el campo en condiciones a ninguno de los blue. Parecía la noche perfecta para España, y así fue, supieron aprovechar de maravilla esa perfección. Gozaron de plena libertad para hacer lo que quisieron. Sólo hubo dos goles, y los dos por la parte española pero podrían haber sido muchos más. El gran cabezazo de Xavi Alonso y el penalti también traducido en gol por él mismo. Fue el jugador del partido y merecido ese premio. Fue un partido tranquilo, sin incidentes, con los franceses acorralados y los españoles corriendo por el campo como si aquello fuera el patio de recreo por el que jugaban de pequeños. Un magnífico partido.
Les teníamos ganas a los franceses, por lo que hicieron con Contador, por las 7 veces que se había escuchado el himno español en tierras francesas con los 7 Roland Garros de Nadal, y sobretodo por todos los guiñoles sobre el dopaje que se han hecho al futbol español. Al día siguiente del partido la misma prensa francesa reconoció que no les hace falta doparse, que estos deportistas españoles lo tienen todo, la madera de campeón con la que están hechos es propia del esfuerzo de cada uno.
Con una actuación brillante pasamos a la final, donde nos esperaba Cristiano Ronaldo y la selección portuguesa. Nos quisimos quitar a los franceses y pasar primeros y van y se quedan segundos de grupo, no pasa nada, pudimos con ellos, se demostró en el campo con gran habilidad. Decían que nunca habíamos ganado a Francia en partido oficial, y se rompió la estadística, como se rompería después en la final contra Italia. Yo siempre digo que las estadísticas están para romperlas. Quizá porque confió en los jugadores. 

Alemania – Grecia, cuartos de final

No hablamos de política, hablamos de fútbol.
Permanentemente se han hecho muchas alusiones a la política en esta Eurocopa. De no tener que alegrarnos de los logros de nuestra selección viendo la crisis que hay, de no despistarnos con el futbol de lo que realmente importa, de las acciones de los presidentes al celebrar los goles o al ir a ver los partidos de sus selecciones… A mi me ha dolido tanto esa politización de la Eurocopa 2012 que no voy a darle ni una sola palabra política al fútbol.
Este partido era la pobreza contra la riqueza, tanto futbolística como económica.
Yo iba apoyando a los griegos, porque por una vez ganaran en algo a los alemanes, que les dieran caña y los eliminaran de la Eurocopa, aunque sabía que era difícil.
Los alemanes eran mucho más fuertes que los helenos, por más que gritara su grada, que media Europa apoyáramos a los griegos. Alemania hizo un partidazo, les tocó el choque de cuartos de final muy fácil. Los griegos pusieron pocos impedimentos en que los de Low hicieran un partido casi perfecto. Pero no iba a ser todo muy fácil para los alemanes. Los griego pusieron fuerza, dureza, y garra. Salieron muy bravos, cometieron muchas faltas, iban a por todas. Después del primer gol alemán los griegos hicieron un gran contragolpe, del que todavía me acuerdo, el pase desde su área, la carrera de Samaras hasta la línea de meta y el pase a su compañero para que se convirtiera en gol. El resto fue un paseo alemán. El rival ayudaba, era muy flojo, no eran dos equipos del mismo nivel futbolístico. Pero los cruces en este tipo de competiciones son así, y nadie puede hacerle nada.  No puedo destacar mucho más. El golazo de churro, pero que hay que darle bien, de Khedira, la magnífica actuación de Ozil, la potencia helena que de poco sirvió contra el tanque alemán…
Un partido en el que se sabía que si no había un milagro Alemania pasaría tranquila a semifinales y ahí estaban. Los alemanes impusieron su imperio y pasaron a las semifinales, alguien tenía que pararlos, pero eso sería otro partido.
Como anécdota, divertida o sólo por nombrarla las celebraciones de los goles por parte de la Merkel jajaja Qué grande Ángela! Vaya forma de saltar… 

Holanda – Portugal

Hoy se la juega Holanda y parece que no se entera de a lo que tienen que jugar.
Esta fue una de las frases que más repetí en este partido. Por mi parte insípido, pero justo merecedor ganador Portugal.
Los holandeses estaban fuera de la Eurocopa con dos partidos perdidos y 0 puntos en su cuenta. Necesitaban ganar ese partido y empezar a especular sobre quien debía empatar o perder para que Holanda pasara de ronda. Un hecho prácticamente imposible pero las matemáticas siempre nos dejan lugar a ese tipo de acciones. No se necesitó sacar la calculadora y hacer cuentas porque no pasó nada de eso.
Holanda salió creo que derrotada física y moralmente desde el primer momento y se notó que mentalmente ellos sabían que poco podían hacer en ese partido después del gran patacazo contra Dinamarca en su primer partido y del gran duelo disputado contra Alemania que también terminó en derrota. Desde luego que alguien se tenía que ir, para pasar a cuartos de final hay que dejar a dos equipos de los 4 de tu grupo en la cuneta pero nadie esperaba que uno de esos 4 fuese Holanda. Los holandeses acabaron la primera fase del campeonato europeo con los mismos puntos que Irlanda, 0. Por parte de España hubo mucha alegría de que se fueran tan pronto a casa después de cómo se portaron ante España en la final del mundial, y me parece lógico, esa panda de guarros que jugaban a kárate con un balón en los pies y la mayoría de las veces sin balón. A mí, por mi parte me decepcionaron, tengo que decirlo, desde el primer partido. Tengo que avisar que a mí, cuando la mayor parte de jugadores del Barcelona jugaban en la Oranje, me tiraba un poco, aunque tenga la camiseta de Van Nistelrooy. Ahora ya no, ya me dan igual, y más después de la final del 2010. Pero lo que más me fastidió de este partido fueron todos los elogios que recibió un Cristiano que por primera vez aparecía en este Eurocopa con jugadas decentes a muy buenas. No lo trago, me pone de mala leche y cuando los comentaristas son así más aún. Pero tuve que acabar reconociendo que hizo un partido muy bueno. Tenía ganas de que ganara Holanda y las matemáticas echaran a Cristiano y los suyos del campeonato, lo siento por Postiga y Ruben Micael pero es lo que siento.
Hay que decir que la segunda parte del partido, cuando ya estaba todo decidido Holanda apretó los últimos minutos de partido, esperaba remontar un 2-0. Pero ya era prácticamente imposible. Se veían fuera, del partido, de la Eurocopa, de la fase de grupos… pero hay cosas que a veces se hacen imposibles. Y esa fue una de ellas, probar a tirar algún gol en los últimos minutos pero sin suerte. Merecido el error y la derrota.
Lo único que me enfadó mucho del partido fueron los comentarios de los periodistas y comentaristas tanto ensalzar a Ronaldo. Fue el mejor del partido pero con una Holanda pobre en juego, en goles, y en moral. Hablan demasiado bien de él, y a mi me cabreó de malas maneras, apagué el sonido de la televisión y me dediqué a ver lo que quedaba del partido mudo. Así de rebelde soy yo. Aun así, reconocí su partidazo, me fastidió un poco lo de Holanda pero fue otro partido para disfrutar. 

España – Irlanda

La apisonadora española arrasa con una Irlanda pobre
Es un titular con el que no empezaría una crónica del partido, ni una opinión del mismo por más que lo piense pero tampoco empezaría resumiendo ese partido con un: ¡Torres balón de Oro! O el mejor del partido, que es lo que acabó siendo. Habría que buscar un intermedio aunque sólo se me ocurre ese, APISONADORA ROJA SOBRE TERRENO VERDE.
Hay que ser realistas, ganamos un partido, después de haber empatado contra los italianos y del miedo que ya nos entraba, la misma situación que en el mundial de Suiza, pero los partidos se juegan uno a uno y se suman puntos. Es lo que se hizo en este partido. Se jugó muy bien, todo hay que reconocerlo. La pareja Iniesta – Silva funcionó perfectamente cuando se les necesitaba, Jordi Alba hizo un partido al mismo nivel que contra Italia, Torres marcó dos goles y se deshizo de las críticas con un mal gesto hacia la afición, Cesc volvió a marcar y desató su furia con un puñetazo al aire, y hasta Piqué subía para rematar, mientras que Casillas parecía que no estaba en el campo, no tuvo trabajo.
Fue un partido en el que la selección española dio todo en el campo, salió con el arsenal necesario para matar a los rivales antes de que se dieran cuenta, pero hay que prestar atención al rival y valorar lo que hicimos, lo que logramos y al rival que teníamos enfrente. No se puede negar que hicieron una gran actuación, un buen monólogo con y sin balón y un recital estupendo de goles y buen futbol para demostrarnos que sabían hacer más que lo que se hizo contra Italia en el primer partido de la Roja. Si comparas los equipos que han quedado eliminados en la primera fase y algunos de ellos con 0 puntos podemos poner el ejemplo de Holanda o la República de Irlanda. Los dos se han ido con 3 derrotas y ni una sola victoria en su marcador. Para Holanda es una auténtica derrota, un fallo garrafal, venga de donde venga, la subcampeona del mundo… nadie pensaba en esa posibilidad con esa gran selección. Lo de Irlanda, sintiéndolo mucho es más previsible, para ellos estar en la Eurocopa es una fiesta ya sin más, hacía 32 años que no pisaban este campeonato. Reconociendo pues lo flojo que era nuestro rival tampoco hay que dar tantas alabanzas por aquella guerrilla que se ganó, aún quedaba mucho camino por recorrer.
Después de tantas quejas que había dado la alineación titular en el partido contra Italia, que por cierto funcionó muy bien, Del Bosque puso de titular a Torres y sentó a Cesc hasta que se hartó de ver que Torres fallaba los pases de gol más fáciles después de haber marcado dos de churro. Tengo que decir en este aspecto que no me gustó nada Torres, ni siquiera cuando parecía estar “sembrao”. Su trabajo como “delantero” es meter goles, los máximos posibles, y estar atento a cualquier balón que le llegue desde el medio campo, como hacen sus compañeros en ataque, pero él sólo sabe aparecer 2 o 3 veces por partido y desaparecer pensando que ha hecho sus deberes. Tiene fallos garrafales, no se pueden permitir siendo un jugador de una selección deportiva de un país, que puede haber jugadores mejores y peores dentro de la selección pero en mi opinión sobra. Aunque sin quitarle el mérito de los goles, que yo entiendo que tiene que meterlos (que no es fácil) no hay que ensalzarlo demasiado y ponerle medallas viendo el rival al que le ha marcado. Sé que todos los equipos que están en este tipo de competiciones son por méritos propios y no hay que quitarle valor a algunos pero se nota cuando son más flojos, hay que contar con eso. Torres sólo ha metido hasta el momento goles a Irlanda, la más floja del grupo, a la hora de enfrentarse a las grandes es como si no estuviera, jugar con él es jugar con medio jugador menos. Y se nota en su juego fácilmente. Iniesta y Silva brillaron entre ellos 2 de manera espectacular, fueron uno en el terreno de juego. Se buscaban, se encontraban… era una perfecta compenetración. Volvimos a ver a la España de siempre, la del tiki-taka pero esta vez llegando a portería y entrando con el gol. El gol de Cesc con reivindicación, algo de nervios o de furia se quitó con ese gesto, era rabia contenida. Peor fue lo de Torres, que en su primer gol se llevó el dedo a la oreja como “para callar bocas” y luego quiso disimular. Las críticas hacia su persona son razonables, echo de menos a Llorente, tanto chupar banquillo el pobre… y por supuesto, no me cansaré de decirlo, a Adrián. Casillas estuvo desaparecido todo el partido, los irlandeses no llegaron casi a tocar portería española y tubo una noche de total tranquilidad sobre el campo. Piqué y Ramos hicieron otra combinación perfecta en defensa, tanto que se decía de su amistad… Se entienden perfectamente. Son un muro defensivo en el que se puede tener confianza y seguridad. Y Busquets en ese medio campo… Todos me parecieron muy compenetrados y perfectos. Una noche redonda, sobretodo después del mal sabor de boca que me dejó mi azzurra empatando contra Croacia en un partido en el que casi se dejaron estar después del empate.
Hay que destacar la actuación de la afición irlandesa, nos superaban en número, casi dejándonos en un rincón del campo. Las calles esa tarde se habían tñido de verde con pinceladas rojas. Todo el partido animando, pendientes de su selección y en los últimos minutos de partido todo Irlanda cantando como si estuviesen ganando ellos, eso es tener actitud frente a las adversidades. Eso es tener espíritu deportivo. Yo les doy el 10. 
Tanto me gustó la alineación con la que se empató a Italia con el cambio de táctica por la parte azzurra como la que salió y terminó en el partido frente a Irlanda. No vi un partido ni un resultado para dudar de la Roja en el partido contra Italia ni para tirar cohetes contra Irlanda, pero la apisonadora arrasó en el campo en las dos ocasiones teniendo 3 grandes protagonistas: Cesc, Iniesta y Torres. 

Primer partido España – Italia (Eurocopa 2012)

A Prandelli hay que hacerle un monumento.

 

Si el primer partido que lo vemos en acción en la Eurocopa nos sorprende con una de las plantillas italianas más ofensivas que vemos en muchos años parece que se cambian nuestros planes.
A Vicente del Bosque le gusta jugar arriesgando y pone un “falso” 9 en su equipo suponiendo que Italia va a ser como siempre, defensiva, y acaba atacando como nunca y plantando cara a la campeona del Mundo y de Europa anteriormente. Los italianos han hecho un gran partido, un partidazo en mayúsculas, y ahora entra España entera debatiendo el estilo de Del Bosque, el “falso” 9… Y digo yo, no por ser Azzurri, si no futbolera y abierta de mente, ¿Porqué no alabamos el juego de Italia y su transformación con la llegada de Prandelli? Tenemos que reconocer que nos sorprendió a seguidores de la Roja, de los Azzurri y futboleros la táctica de la nueva Italia. Un equipo que esta Eurocopa son casi todo caras nuevas en la selección. Siguen algunos pilares básico e históricos como Rossi, Buffon o Pirlo, pero ni Ballotelli, ni Ogbonna o Balzaretti habían jugado muchos partidos en esta selección. Para Ballotelli recordemos que era el primer partido como internacional. Hemos de darles un mínimo de tiempo para que se acostumbren a este tipo de campeonatos. Su estreno ha sido muy bueno teniendo en cuenta quien tenían enfrente. Un Iniesta que entre 5 italianos no pudieron quitarle el balón, un Iker Casillas que hace 4 años contra esta misma selección se intercambió el papel de mejor portero del mundo con Buffon, un centro del campo que no tiene que envidiar nada a ningún equipo actual. Algunos puede que estéis leyendo y pensando y con lo buenos que son los españoles, ¿porqué te gusta tanto Italia? Es algo que no puedo explicar, una cosa que me llena demasiado el alma, siento demasiado los colores aunque no me toque ni de lejos. Solo me gusta ese país por tantas cosas… que desde hace años el fútbol es una más. Por mi héroe Gattusso que me enamoró en un partido de Champions hace muchos años y lo sigo desde entontes, por su forma de juego, sus jugadores, su… TODO.

No se puede discutir el brillante juego de los azulones en el primer partido de la Eurocopa. El gran control de Balotelli con el talón, los paradones de Buffon, los aspectos técnicos de de Rossi que a pesar de la edad es un astro del fútbol, las piruetas de Cassano.  Yo personalmente vi un equipazo, siento que no se vieran más goles porque hubo 3 o 4 ocasiones en la primera parte merecidos por la parte Azurra, aunque estaba Iker para frenar los ataques. Se me hizo corto el partido. Disfruté mucho, me reí mucho, pasé más nervios de los esperados y menos mal que era primer partido… Llega a ser semis y me da un ataque.

Por la parte española… Qué puedo decir. Iniesta enamora, cuando juega es él contra el mundo, sólo entre 5 italianos y nadie le puede quitar el balón, fue el mejor del partido. Lo de Iker y sus paradas no tiene precio. Los 5 centrocampistas hicieron su papel por más que digan las críticas, hubiera venido bien otro gol pero no es mal resultado viendo el contrario y su cambio de juego. Y por último acordarme del “gran” Torres. Siempre lo critico y como dice mi padre: si está en la selección es por algo. Si, por haber ganado la Champions, por el gol al Barcelona en el último momento, por habernos dado el gol de la Eurocopa 2008… Pero cuando no estás en forma y fallas más que una escopeta de feria no puedes ir a la selección!!   Lo único que hizo fue abrir bandas pero los italianos estuvieron perfectos cerrando huecos.

Yo dije que ese partido se empataba o lo perdían los italianos por las revueltas que habían tenido en los últimos días pero no impidió que saliesen bravos al terreno de juego.
Es una pena que hayan caído las dos selecciones en el mismo grupo.

Seguir así italianos que este año haremos algo grande. Espero que pasen Italia y España y nos juntemos en semifinales, aunque sintiéndolo mucho, el record de España me gustaría verlo cumplido así que Italia no pase de semis, pero que llegue.

Pensaba que echaría de menos a Materrazzi, Totti, Luca Toni, Gattuso, Nesta, Camoranesi y alguno de ellos pero veo que los que están hacen un buen relevo.

Gracias Buffon, gracias Pirlo, Rossi, Di Natale, y por supuesto gracias Prandelli por cambiar esta selección con aires nuevos y potencia suficiente para plantarle cara a la actual campeona del mundo y Europa.

Espero no confundirme y que el jueves sigan haciéndonos soñar.
Llegaremos lejos esta Eurocopa.
                                             PER SEMPRE AZZURRI.