Mi primera charla de periodismo deportivo

Charla de periodismo

“Uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida” he vuelto a pensar esta mañana, pisando el plató de la universidad donde aprendí a comunicar. La felicidad se vive en pequeños momentos. Chavela Vargas hablaba de esto. Yo estoy entre esa afirmación y “Al lugar donde has sido feliz no debes volver”, de Sabina. Muchos años después no sé cuál gana más dentro de mi.

Hace unas semanas una amiga, exprofesora mía de universidad me pidió un favor. “Ven a la universidad y junto a mí da una charla de periodismo deportivo. Enfócalo al fútbol.” Yo le dije que si, sin pensarlo. Sabía que no podía decir que no. Si perdía esta oportunidad posiblemente no tendría otra. Para mí ha sido una oportunidad de demostrar, en pequeña o gran medida, lo que sé de este deporte, la manera que tengo de transmitirlo, porqué y qué me gusta en el periodismo deportivo de fútbol. A los amigos no hay que decirles nunca que no, y menos a quién apuesta por ti cuando lo haces bien.

Una persona que ha confiado en mi desde que descubrió Siempreel8, alguien que siempre me habla claro acerca de mi profesión y pasión, que si me tiene que dar un consejo personal o profesional me lo da, por mi bien, todo eso lo valoro mucho y es recíproco. Yo también creo en todo lo que hace y se lo hago ver siempre que puedo.

Hora y media hablando de lo que más me gusta y más disfruto en esta vida a niños pequeños no era fácil, era un buen reto para llevar el fútbol a otro nivel. Había que adaptar lenguaje, temas y manera de enfocarlo a su edad. Coincidí hace dos semanas con dos educadores, una de ellas periodista y con la otra parte de Siempreel8 y pudimos idear cierta manera de dar la charla. Les he hecho caso esta manaña, de la misma manera que a quién me ha llevado a estar delante de los niños. Me dijo que podía hablarles sin problema de fútbol y eso he hecho. sentirme cómoda, a gusto, feliz, convencida de lo que estaba haciendo, transmitiendo desde la seguridad y la emoción, desde las ganas que tenía de que aprendiesen a amar y respetar las cosas buenas que tiene este deporte y evitar lo posible las malas.

No he querido ser como ninguna otra periodista reconocida, como alguien que no soy. Les he hablado desde la experiencia propia y todas las plataformas que uso para informarme y aprender del fútbol. He intentado comunicar valores, rigor informativo, diferentes maneras de aprender a informar fútbol y hacerles del periodismo deportivo una profesión seria y a la vez divertida, respetable.

Con ayuda de mi ex profesora y amiga he conseguido un pequeño sueño que no sabía que tenía, ofrecer mi emoción y saber de lo que más me llena en la vida desde hace más de 11 años. Quiero agradecerle que haya confiado en mí para esta actividad en la que me he sentido cómoda, un pequeño paso más en mi camino por transmitir fútbol de forma periodística.

Gracias por hacerme querer en esta profesión que tanto me gusta, por hacerme ver hasta dónde puedo llegar, por enseñarme que aún me queda mucho camino por recorrer y puedo recorrerlo, por empujarme directa e indirectamente a lo que más me gusta y sé y ver que puedo transmitirlo. Salí pensando que podía haber dado más pero en ese momento lo di todo, en mi cabeza sonando “me lo pide el alma, me lo pide el sentimiento”. Eso fue la mejor señal de que había hecho un buen trabajo y me sentía muy bien.

Ojalá tuviese más oportunidades como esta. Ha sido una gran experiencia.

 

Lealtad a tu club

¿Qué le debe un jugador a su antiguo club?

En cada sorteo de eliminatorias los periodistas se frotan las manos esperando el choque con más morbo: el antiguo entrenador y el club que ahora vuela sin él, el delantero y el equipo del que marchó en medio del odio y un gran barullo, el jugador que vuelve a pisar el césped donde corría desde antes de hacerse hombre… El cruce que levante más ampollas se ganará más líneas en la prensa que los equipos de mitad de la tabla.

Hoy es uno de tantos esos días en los que nos cuestionamos el porqué de esta situación. ¿Sienten los jugadores ese cosquilleo especial antes de volver a casa? ¿Es de verdad tan importante como dicen en los noticiarios? ¿Qué le debe un jugador a un club donde ya no milita? Son tan diferentes los casos en que un jugador se enfrenta a su ex equipo que es imposible generalizarlo, aunque cada vez sea más habitual el odio entre ex jugador y la grada.

Estos días se está hablando del respeto que un jugador le debe a su ex equipo. No se le pide que no marque, el gol sigue siendo su trabajo, pero sí hay una regla no escrita que dice que los goles a tu antiguo equipo no se celebran. Nadie lo ha dicho, no es una norma, pero es lo que se hace: enviar el balón al fondo de la red, agachar la cabeza, abrazar a tus compañeros y regresar a tu mitad de la cancha. Muchos de los jugadores incluso piden perdón por el gol, por hacer daño al equipo que tanto les quiso.

La pregunta de la semana quizá sea dónde está el límite, si es obligatorio no celebrar tu gol, si la costumbre ahora obliga a pedir perdón y no hacerlo es una falta de respeto.¿Es Ramos un traidor por tirar un penalti a lo Panenka en el Sánchez Pizjuán? ¿Y si luego pide perdón a la grada? ¿A una grada que lleva años pitándole y en una ocasión enarboló un cartelón diciendo “Ramos un apellido dos hijos de puta”? ¿Y que corea pidiendo tu muerte?

Quizá el respeto o la falta de ello lo dicta el trato que la afición dé en la ausencia, o la forma en que el jugador deje el club. O tal vez sea la moral de cada uno, si es o no una falta de respeto una espaldinha, un caño, jugar un rondo y adornar el juego cuando vas ganando. O puede que ésa sea ya una parte intrínseca alo que llamamos el fútbol moderno. Pero eso ya es otro tema del que hablaremos en otra ocasión.

No debería existir en el fútbol un jugador que olvide cuándo le debe a su antiguo equipo, que se burle, y desprecie lo que fueve tiempo atrás. Pero tampoco debería existir afición que haga pancarta ninguna en contra de un jugador, del equipo que sea. Que la grada pite, a los suyos, a los contrarios, al árbitro, pero nunca debería insultar a nadie.Y si lo hace, debería ser el club, y no la FIFA, el primero en limpiar de escoria su casa.

Y para vosotros, ¿cuál de las partes es la culpable?

Premios individuales en el fútbol

El fútbol es un deporte en el que los protagonistas que vemos los aficionados y periodistas bajo los focos son once jugadores, pero detrás hay muchísima gente que hace posible que todo pueda funcionar perfecto. El fútbol es un deporte colectivo tanto dentro como fuera del campo de juego. Es una maquinaria compleja que se articula gracias al funcionamiento de muchísimas pequeñas piezas que le dan forma. Esto es uno de lo principales motivos por los que un premio individual a un jugador concreto la mayoría de las veces cobra poco sentido. Suena extraño pensar que en la época de las emociones y del marketing se mezclen en este deporte para quitarle sentido a lo primero, que la mayoría de aficionados vemos que es lo más importante. Reina el marketing, la venta, el negocio, por encima de las emociones y sensaciones positivas que hasta hace un tiempo gobernaba este deporte.

Esa adenalina que se desprende cuando tu jugador favorito marca gol, o evita uno, cuando un equipo pequeño golea a un grande, las gestas de equipos pequeños en las competiciones… por eso todos alabábamos al Leicester hace unos meses, o a Grecia en 2004 al ganar la Eurocopa ese año, o incluso al Mirandés en copa del Rey hace unos años y su jugador estrella Pablo Infante (banquero de profesión). Al aficionado de a pie no le gusta el fútbol moderno, se demuestra muy a menudo y es verdad. Se ha subido el precio de las entradas, se ha cerrado casi todo el fútbol a las televisiones de pago (menos mal que existe Gol Tv!), se venden a jugadores de sus equipos y se traen otros de menor valor para sanear cuentas mientras los grandes traen jugadores porque a parte de meter goles van a vender más camisetas. Una pescadilla que se muerde la cola sin poder pararla.

Premiar algo que ya da dinero por sí solo, que no necesita potenciar su marca y producto (él mismo) porque haya ganado todo lo posible (en equipo) no sé qué sentido tiene. “Trabaja muy duro y ha ganado todo lo que ha jugado este año.” ¿Entonces el año que España ganó el mundial porqué no le entregaron el Balón de Oro a Andrés Iniesta? ¿Qué es exactamente lo que cada año se valora? ¿Con qué criterio? El lunes de esta semana (9 de enero) se entregó un nuevo premio, inventado este año por la FIFA, The Best. En la semana que solía entregar el Balón de Oro se entregó este, retrasando a diciembre de 2016 la gala y entrega del Balón de Oro que siempre hemos conocido. Según leí en una noticia, el jugador más votado para este nuevo premio había sido Messi, pero se lo dieron a Cristiano. ¿Motivo? ¿Seguir engordando su palmarés de premios este año (léase temporada)? ¿Cómo hemos dejado aficionados y periodistas que siga funcionando la maquinaria del márketing al servicio de unos pocos y no la coherencia, la razón y la emoción con critierio? Entre todos los que de alguna manera formamos parte del entramado de este deporte estamos cambiando el fútbol, sus valores, sus porqués… Estamos dejando que se convierta en algo tan elitista que no lo reconocemos como lo ha sido siempre, y lo sigue siendo solo en categorías inferiores y nada visibles para una gran mayoría de espectadores y aficionados.

Si seguimos comercializando todo y sin protestar para frenar el negocio del fútbol no hará nada que lo pare, por mucho que no a todos nos guste lo mismo. Seguiremos premiando con diferentes criterios individualidades… El fútbol es de todos, no de unos pocos que pueden negociar con él, haciendo que el aficionado se rinda y entre en su juego. Si seguimos en esta línea muchos se desencantarán con toda la parafernalia que rodea a esta deporte, y no creo que sea tan bueno como nos lo quieren hacer creer y nos lo están vendiendo. Y esto también forma parte de los periodistas. Sin parar lo que ya no se puede deberíamos recuperar el fútbol de siempre, y no tanto fútbol moderno, tanta individualidad, tanto premio y tanto marketing que envuelve lo verdadero del fútbol:deporte, valores y sentimientos.

 

Nuevas reglas en el fútbol

El llamado fútbol moderno ha hecho algunos cambios y modificaciones en reglas ya existentes. Cuentan con el aprobado de la FIFA y ya están en funcionamiento. Tienen un año de prueba. Es la mayor modificación de reglas de la historia del fútbol en relación a la FIFA.

Son exactamente 12:

  1. Con respecto al terreno de juego se podrá intercalar hierba artificial y natural.
  2. Cion respecto a los jugadores suplentes, el equipo técnico o el propio entrenador, si cualquiera de ellos entra en el terreno de juego directamente se pitará falta o penalti. Si alguien que no sea uno de los 22 jugadores evita un gol, ese gol subirá al marcador del equipo contrario.
  3. Los calentadores de los jugadores deberán ser del mismo color de la equipación, en concreto de los pantalones. Si algún jugador sale del campo a ajustarse las botas podrán volver al terreno de juego aunque no esté detenido, siempre que el cuarto árbitro le autorice para entrar.
  4. Los árbriros podrán expulsar a un jugador antes de comenzar un partido si este les insulta durante el calentamiento.Las tarjetas amarillas solo podrán mostrarse durante el partido. Los jugadores lesionados podrán ser atendidos sin necesidad de que abandonen el terreno de juego.
  5. El tiempo consumido mientras se bebe agua se añadirá al tiempo de descuento al finalizar el encuentro, de manera oficial.
  6. Se podrá jugar el balón hacia atrás, al iniciar el juego, sin que sea obligatorio jugar hacia delante como hasta ahora.
  7. Para evitar que en las tandas de penaltis se queden con mayor número de jugadores o solo con los especialistas se obliga a que el número de lanzadores se iguale.
  8. En lo que respecta a los fueras de juego las manos y los brazos ya no cuentan como tal. Las faltas se sacarán desde el punto en el que el jugador en posición ilegal ha recibido el balón o era el lugar en el que lo iba a recibir.
  9. Desaparece el sancionar con tarjeta roja a un jugador que corte una ocasión clara de gol, a no ser que haya un agarrón de por medio o un empujón, y no haya ninguna intención de jugar el balón. Si la conducta es totalmente merededora de la falta sí será roja directa, incluso si no hay contacto pero la intención es violenta.
  10. El portero que se adelante en un lanzamiento de penalti será amonestado, de la misma manera que un jugador que haga una paradiña en un lanzamiento. Estio provocará una sanción correspondiente a una tarjeta amarilla.
  11. Los árbritos podrán ver en video acciones repetidas como goles, tarjetas rojas, penaltis e identificaciones de jugadores para poner sanciones justas a los jugadores correctos. Lo único que no podrá verse desde el vídeoárbritro serán los fueras de juego.
  12. Se añade un cuarto cambio, para los partidos en los que se llegue a la prórroga. Exclusivamente.

Me parece justo y razonable el cuarto cambio, la incorporación a los partidos del videoárbritro, iniciar un partido hacia atrás y no solo hacia adelante y la sanción criminal con la roja directa acciones en ocasiones dudosas de cortes de gol claros.

Se apagaron las luces de París

Hoy es 10 de mayo.

Escribir estas líneas con la canción de Ana Belén Arde París ya es especial para una zaragocista, escribirlo por este aniversario no se puede explicar muy bien.

1995-90-1000x654.jpg

<<Arde París y en tu piel se para el tiempo…>> en el estadio de El Parc des Princes se paró el corazón de todos los asistentes de aquel famoso e histórico ya Arsenal – Real Zaragoza. Estaban cerca de ver a sus equipos en la tanda de penaltis y Nayim, dice que ensayado y sabiendo que podía entrar, chutó y golpeó el balón hasta que Seaman quedó al lado en la portería, pensando cómo había dejado que entrara. Esta historia nos la sabemos todos. Pocos hay ya que no sepan qué pasó aquella noche. La euforia de sus aficionados, las lágrimas de la derrota en las mejillas de los ingleses, la fiesta en la plaza del Pilar…

¿Quién se acuerda hoy de eso con 3 o 4 años ese mayo de 1995?

¿Quién llora y rabia viendo al equipo donde está ahora? ¿Quién no ha maldecido en algún momento al soriano que propició, entre otros, la situación actual? ¿Cuántos de los que no vivimos aquel mayo de París o no vimos ese partido en la ciudad de la luz y el amor hablamos de él como si no fuera así? Ya lo digo yo, muchos. A mi, sin ir más lejos, me mandaron a dormir en algún momento del partido, no recuerdo cuándo. Yo tenía 5 años, y si vi algo no me acuerdo. Mi padre estuvo en París, las 2 caras de la misma moneda, de la noche que podría haber unido a dos generaciones de zaragocistas y las casualidades de la vida no lo hicieron.

Una profesora mia a la que no le gusta el fútbol se durmió en el hombro de un compañero suyo durante su viaje de estudios cuando Nayim disparó. Las 2 hablamos de París como si nos acordáramos por nosotras mismas de algo. Muchos de los niños de hoy en día algo sabrán, o les habrán contado, o lo habrán visto. ¿Qué más da no? Ahora estamos en Segunda división y mientras la generación que vio ganarle al Madrid 6-1 y al Barcelona 6-3 y luego perder una copa del Rey de manera dolorosa en 2006, nuestras lágrimas fueron esas. De las amargas derrotas, las lágrimas de quien nos ha contado grandezas blanquiazules, de sufrir contra Albacete, Numancia, de enzarzarnos contra los oscenses y gritarles a los de Osasuna lo mismo que ellos nos gritan a nosotros. Yo fui una de aquellas que delante del televisor lloró viendo aquel Real Zaragoza – Atlético de Madrid  en 2013. Bajaban los maños a Segunda con un gol de un rojiblanco que en lugar de celebrar pedía perdón por marcar. La Segunda, si miras el fútbol de manera diferente, parece bonita, pero no hemos sido nunca un equipo de Segunda, sino de ir por las grandes ciudades de España y de Europa. Entiendo a quienes critican por impotencia, a los abuelos que han llorado de alegría y no por estas calamidades, a quienes sufrimos por situaciones lamentables, pero ahora mismo, yo prefiero ser de los que siguen gritando con fuerza “Zaragoza nunca se rinde” y escribir aquella frase de Perez Galdós. “…pero entre los escombros y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde.” (Episodios Nacionales)

“En la historia se grabó Zaragoza la inmortal” Rezaba un tifo a principio de esta temporada. Se apagaron hace una década las luces de París, se encendieron las de la incertidumbre, de la casi desaparición, de las tardes de desesperación y de las escusas, pero hay que creer, volveremos a Primera y me gustaría pensar que hasta a competiciones europeas. En 2011, en Barcelona gritaba los goles que mi Real Zaragoza le marcaba al Madrid y mi amiga merengue no quiso salir de fiesta, estamos cerca de volver a repetir esas tardes. Queda poco para volver a la historia de la liga irregular, de los grandes focos de los estadios de fútbol.

Se apagaron las luces de París pero no deberían apagarse las de nuestros nuevos sueños.

Aún con todo esto, hoy celebremos que aquel mágico 10 de mayo de 1995 el Real Zaragoza hizo arder París. Vimos al negro en el larguero, a Cedrún sin saber si celebrarlo o esperar bajo palos y a Higuera subirse encima de Victor Fernández.Fuimos el foco brillante de Euopa.

Idolos

No porque no quiera, sino porque es un sentimiento que traspasa la razón.

Según la RAE un ídolo es “una persona o cosa excesivamente amada o admirada”.

Cuando me preguntan porqué soy del equipo de mis amores, de mi querido Real Zaragoza, no sé explicarlo muy bien. No porque no quiera, sino porque es un sentimiento que traspasa la razón. Lo mismo pasa cuando me preguntan porqué cierto futbolista es o fue mi ídolo.

De pequeños necesitamos tener ídolos en este deporte. Por alguna razón que todavía no llego a comprender, pero eso es así. Normalmente cada aficionado tiene uno. Lo más normal es que sea un delantero, un goleador. Ahora el debate está entre Messi y Cristiano. ¿Quién busca a los defensas o centrocampistas entre sus ídolos? Pocos aficionados, seguro. Incluso porteros, pueden ser buenísimos, pero poco se oye en boca de aficionados decir que sus ídolos están bajo palos.

753856_1

De la misma manera irracional que amo a mi Real Zaragoza de pequeña supongo que me enamoré de Gattusso y Luis Enrique. Si, los dos centrocampistas. Fui de las raras en cuestión de gustos. Soy consciente de que no han sido santos ni dentro ni fuera del campo y ahora me mantienen callada por sus últimas acciones. ¿Porqué me gustaban cuando jugaban? Por irracionalidad. Gattusso para mi fue un luchador, un guerrero, alguien que tiene claro lo que quiere y lo que no, que no se deja atacar por nadie y si tiene que hacerlo él lo hace, aunque a veces se pase con sus actos. Yo toda la vida he intentado ser así, una persona que no se deja atacar por nadie; no siempre lo he conseguido. Ni mucho menos. Ahora es cuando empiezo a intentarlo con más suerte. Luis Enrique fue muy criticado por cambiar de equipo, pero no de cualquiera, sino de uno a otro grande de la liga española. Del rival de los rivales. No le importó, lo hizo, hizo lo que según él debía.

genaro_gatusso

Como tercer ídolo, y este tiene todo para ser el ideal para mi, Victor Valdés. Desde que tengo uso de razón lo sigo y nuestras historias no son tan diferentes. Lloré cuando se lesionó en 2014 y salió llorando en su último partido con el Barcelona, vi un amargo, duro y triste final para él.

victor valdes wallpaper photo gallery barca barcelona barcablog 5

No soy nadie para hablar mal de ellos, ni para elogiarlos ahora. No son tiempos para alabar a los 2 primeros.

Ahora yo misma me pregunto, sobre los 2 primeros,  ¿Qué veo en ellos? ¿Me siguen produciendo las mismas sensaciones de antaño? ¿Y aquellos amigos a los que también ensalzamos como ídolos? ¿No se nos caen o dejamos caer en ocasiones esos ídolos? La cosa es sencilla, hemos de preguntanos si de verdad tenemos la necesidad de crearnos ídolos. Si de verdad pensamos que siempre, ante cualquier situación, los adoraremos. Si nuestras defensas hacia ellos serán eternas, y porqué vamos buscando a alguien a quien nombrar como nuestro ídolo y modelo de referencia.

o_f_c_barcelona_luis_enrique_martinez-858503

Gatusso, Iniesta, Carlos Tévez… muchos son los que hablan de sus ídolos poniendo a sus padres como héroes. Quizá los aficionados al deporte en ciertas ocasiones deberíamos mirar hacia otro lado cuando intentemos pensar en nuestros ídolos. No siempre acertaremos eligiendo al nuestro.

Me aburren

Me aburren es el título de este nuevo artículo, como podría ser me cansan. Si a alguien se le ocurre otro título más que lo ponga, no importa. Seguro que no soy la única a la que le pasa.
Todos tenemos en la cabeza la famosa frase de Guardiola: “Se puede cambiar antes de pareja que de equipo de fútbol”.  Siempre he sido fiel a esto porque me han gustado muchos equipos, he vibrado con jugadores de diferentes equipos… pero siempre he adorado a dos. Uno, el de mi tierra, el de mi vida… por sentimientos; otro, uno secundario que me daba la misma vida o casi que el primero.
¿Porqué hay que ser solo de un equipo? ¿Nunca se puede amar a dos cosas a la vez y no tener que pensar que pones siempre una por encima de otra? De verdad, a quienes os guste este deporte, reflexionad bien estas dos preguntas.
Siempre digo que el fútbol para mi son sentimientos que aparecen en forma de tácticas, psicología, filosofías, jugadores y deporte. Odio la parte económica de este deporte, inevitable en algunos casos, odio el marketing que se genera de todo esto a niveles no éticos, por supuesto las estafas, especulaciones y robos y puestos a odiar, lo que peor llevo es la violencia. Ya escribí un artículo sobre la parte violenta del fútbol, no voy a entrar en este debate.

Para mi es inevitable, en lo que a mí me respecta, seguir fielmente a 2 equipos, y estoy orgullosa de ello. No voy a volver a atacar más, porque tampoco se lo merecen, al equipo que me ha dado tantas alegrías desde que tengo uso de razón y veo fútbol. Por cuestiones que ya personalmente me callo he cambiado de segundo equipo. No ha sido fácil, sentimentalmente, costó, y a veces duele, no por los de ahora, si no por los de antes. No pido que la mayoría lo entienda, pero que me digan que he ganado mucho con el cambio, que si de verdad me gusta el fútbol sabiendo cuales son los 2 equipos que me gustan, que me pregunten porqué me gusta el fútbol por la misma razón… Creo que hay opiniones que deberían pensarse antes de decirlas. Me hace gracia en el buen sentido de la palabra cuando me dicen que me gusta sufrir, por los equipos que tengo devoción, pero hay ciertas barreras que no me gusta que pasen.
A un conocido mío le “pegaban” sus propios hermanos porque no eran del mismo equipo que ellos, del que según sus cabezas debía ser. ¿Hace falta algo más?
¿Hace falta que se cree un auténtico revuelo en Zaragoza cuando en tiempos venía un equipo grande (Barcelona, Madrid) y había gente que llevaba camisetas de ellos en lugar de la avispa? ¿Es necesario?
Dejad a la gente ser libres, dejad que sean del equipo que quieran ser, del que (poniéndome romántica) les marque el corazón, dejad que salgan a la calle con las camisetas y bufandas de esos equipos, estés en Córdoba y lleves al Getafe o en Santander llevando la blanquilla, en Madrid llevando la azulgrana o en Barcelona cantando a los “pericos”.
¿Qué más da? Si alguno sois de un solo equipo y pensáis que es imposible ser de más de uno o modificar vuestra conducta a lo largo de la vida dejad que haya gente que piense otra cosa y sea feliz así.  Cada uno tiene derecho a disfrutar del fútbol como quiera, como pueda y sobre todo, como sienta, sea 1, 2 o 33 equipos.
Se trata de disfrutar el deporte, desde el respeto, lo principal. Y que si son sentimientos no entiendo que la gente se indigne por llevar por fuera la pasión del equipo que sientes, aunque no sea el de tu cuidad, o sea el del equipo “rival” al tuyo.
Libertad de expresión, señores.
Y si, soy zaragocista de cuna y actualmente también atlética, aunque toda mi vida mi segundo equipo fue el Barcelona y orgullosa estoy de ello. De las 3 cosas.
De la misma manera, hace unos años, viví las rúas de la Liga y la Champions como la semana siguiente quedarse en Primera División. De hecho, lloré más con la segunda acción que con la primera, aun habiendo sufrido con las 2.

Y si, en cierta manera, este es un tema que me toca vivirlo y no tengo otro remedio, pero me cansa mucho que siempre haya gente indignada por esto. Nos encantaría que en nuestra ciudad todos fuésemos del mismo equipo, del de la ciudad, pero que te vengan de otra ciudad a decirte que son del equipo de tu ciudad también gusta. Hay que aclararse esas ideas, ser coherentes, no ser tan contradictorios.

Antes era culé

De la celebración de las Rúas en directo al no al barcelonismo. Así he cambiado yo. Toda la vida siendo culé, con el corazón azulgrana, debajo del blanquiazul zaragocista, hasta hace un tiempo. No sé decir exactamente cuánto, pero ya no lo soy. Por supuesto me sigue gustando el Barcelona, su juego, que es su gran virtud, algunos jugadores que no voy a desvelar, y su entrenador actual, aquel que fue el primer jugador de fútbol en el que me fijé y alabé hasta la saciedad en mis primeros años de vida. Con el 21 a la espalda iba a todas partes y era capaz de clavármelo en el corazón a fuego. No me importó que jugara en otros tiempos en el equipo rival, siempre lo he defendido y siempre lo haré. Hace unos años viví en Barcelona, con mi vena culé muy arraigada en mí, disfruté de un derby barcelonés en el Camp Nou días después de comprarme la camiseta de Piqué, sí, la suya. Si en su momento me hubieseis preguntado el por qué os habría dado mil razones, ahora daría muchas menos. Aunque sigo dando, el “amor” no se va tan rápidamente. He sido una enamorada de Víctor Valdés desde que tengo uso de razón, del mismo Piqué, de Puyol y Xavi, del ya nombrado Luis Enrique, del entrenador que me hizo aprender un fútbol especial y al que le tengo mucho cariño como Josep Guardiola, del “conejo” Javier Saviola e incluso de Alves. Duele, a veces, haberme separado tanto de ese cariño que les tuve en algún momento, casi he crecido con muchos de ellos. Podría destacar a otros jugadores en ocasiones puntuales pero ellos hicieron que desde que me gusta este deporte me haya sentido muy atraída por el club, los colores, el himno y aquello a lo que yo entendí que llaman “valors”. Hoy en día solo me atrae su juego, y no siempre, ni todos los jugadores, y no es tan normal que no me gusten los “buenos”. En mi época viviendo en la ciudad condal paseaba sonriendo a ver banderas culés, que no independentistas, fui a las celebraciones de las dos rúas, una de ellas la vi desde el balcón de mi propia casa, alabando a Piqué y emocionada por ver a Valdés en vivo después de toda la vida bebiendo los vientos por él, e incluso quise ir a celebrar la Champions League al estadio. He llorado de emoción al ganar competiciones y partidos importantes y con alguna que otra derrota: en La Romareda cuando el Real Zaragoza le ganó un partido en Copa del Rey, el día que Andrés Iniesta debutó y cuando perdían algún partido contra el Real Madrid, llegando a descolgar mi gran bandera azulgrana que colgaba de una de las paredes de mi habitación hace muchos años. También he hablado maravillas de muchos aspectos del club, pero ya no. Esa época pasó. Esto es un espacio público y hay que contenerse en algunos aspectos de ciertos comentarios. Hace unos días, la noche de la final de la última Champions conquistada por los culés escribí esto en mi página de Facebook: “Si esta noche gana el Barcelona no me felicitéis. Os lo agradezco pero no. La Copa se irá a Cataluña y eso no me gusta, los culés de fuera de esa tierra no existen? Pues que se las lleven que yo no celebraré más una copa azulgrana. Igual porque ya no soy culé. Dicho esto, que gane el mejor. Disfrutad del partido.” Comentario al que por supuesto he recibido muchas respuestas. Esta ha sido mi última respuesta: “Yo he sido toda la vida culé, en menor o mayor medida y ahora me gusta el Barcelona pero no soy culé, me he ido desenamorando, una de las cosas principales es que cada vez me he dado más cuenta de lo arraigados que están a la independencia y las incoherencias ocasionales sobre el tema. Cada uno puede ser de un equipo y a la vez gustarle otro, he entendido que son cosas diferentes, no me meto con nada ni nadie, tenemos motivos diferentes, pero no puedo cambiar de pensamiento, ni ellos el suyo. Ninguno es mejor que otro.” Aunque he de decir que no es la única y exclusiva razón por la que me desencanté del los azulgranas. Reconozco que lo mío con el Barcelona es como una relación de pareja imposible, alguien con quien podrías compartirlo todo y sin embargo hay cosas claras que te hacen decidir no compartir casi nada. Supongo que igual que hay parejas a las que se les rompe el amor, puede ser, como dijo en su día Rocío Jurado, de tanto usarlo, a mí se me ha roto con este equipo.

Final Coppa Italia 2014

La noche que odié el fútbol.

Empezaba nuestra noche en Nápoles. Esa que no olvidaremos fácilmente, o al menos yo, hablo por mí. Buscábamos un bar que nos había recomendado el del hotel para cenar, Starita. Todavía no se me ha olvidado el nombre, un mes después y me acuerdo de aquello perfectísimamente. Cogimos el metro y nos dirigimos a eso de las 10 de la noche casi a la parada donde se suponía que estaba cerca el bar, Materdei. Yo esperaba pasar por algún lugar que tuviera televisión a vista de calle porque se celebraba la final de la Coppa Italia esa noche. Jugaban el Napoli con la Fiore.

Toda la semana llevaba contando esto mi profesor de “economía de los eventos”, aunque no había dicho qué equipos jugaban o si lo había dicho yo no me enteré. Por la tarde cuando llegamos al hotel me enteré que había habido un muerto y 3 heridos en Roma a causa del partido, enfrentamientos entre aficionados.
La pizzería fue difícil de encontrar, muy difícil diríamos las 3. Por el camino encontramos una flecha en una especie de callejón que daba a una gran calle en la que indicaba en dirección contraria a Starita. Una viejecilla entraba en el portal al lado de donde estaba la flecha, nos indicó que teníamos que bajar e ir hacia la izquierda. Primera vez que nos indicaban hacia Starita. Nosotras le creímos y retrocedimos. No encontramos el sitio ni nada que se le pareciera. Yo vi a través de una televisión que estaba el futbol muy avanzado en un cutre bar que encontramos y noté como el tiempo se nos estaba echando encima.
Volvimos a subir por la misma cuesta por la que bajamos por si habíamos entendido mal a la señora y ahí vino la segunda situación clave de la noche. Mientras mirábamos el mapa que llevábamos por si nos estábamos confundiendo de calle o nos había engañado la señora se paró un coche a nuestro lado y rápidamente nos preguntó si necesitábamos ayuda. Por supuesto que la necesitábamos pero no sé hasta qué punto la suya. La verdad es que se nos había echado la noche encima sin darnos cuenta, teníamos mucho hambre y estábamos empezando a desorientarnos.
Seguimos andando hacia otra dirección y encontramos otra flecha con Starita. Se estaba haciendo de rogar el puñetero bar, demasiado.

Mientras todavía seguía el futbol en la televisión porque se oía algún grito de gol de vez en cuando, pero nada serio. Cuando por fin encontramos el bar, en una calle grande pero la verdad que nada localizable se produjo en la calle una especie de estallido. Fue de alegría. Por la minúscula que era la televisión que tenían en el dichoso bar vi como entrevistaban a Benítez, el entrenador del Napoli y se sabía que habían ganado el partido y la copa.

La gente salió corriendo del bar y allí nos quedamos las 3, mirando a los 3 camareros y ellos a nosotras. Nadie nos atendía, había poca comida en unas bandejas en el mostrador y ni siquiera carta de precios por ningún lado. El bar, por cierto, muy pequeño. Salimos de ese cuchitril con la cabeza medio agachada y sin saber dónde mirar. En la calle se había montado en unos minutos una especie de guerra civil. Se ve que en esta ciudad se celebran así las victorias de su equipo. Los coches iban a toda velocidad por esa calle, lo mismo que las motos, en las que la gente va sin casco y es muy normal ver 3 personas subidas encima. Lo que yo vi aquella noche fueron muchos adolescentes en moto.
La gente gritaba por la calle, estaban como locos. Aquello se volvió un lugar muy peligroso por momentos. Solo se veía gente correr, coches y motos ir a velocidades inimaginables y pitando con fuerza, derrapando, petardos pequeños por cualquier calle… Y mientras nosotras 3 intentando salir de allí, muertas de hambre y con el miedo en el cuerpo desde que empezó aquello. Aquella noche la ciudad se transformó en una ciudad totalmente diferente de la que habíamos visto por la mañana. Desapareció todo su encanto. En unos minutos habíamos pasado de tener hambre a estar apuradísimas de miedo sin saber muy bien qué hacer ni hacia dónde ir. Yo no recordaba haber vivido una situación de tanto miedo desde hacía años, de hecho cada vez que lo pienso sigo sin tener en mente algo parecido. Puede parecer algo exagerado pero no lo es. Es una cosa que si no lo vives no puedes decir nada, y aseguro a cualquiera que lea esto que no se lo deseo absolutamente a nadie.

Yo agaché la cabeza desde que salimos del famoso bar y empezó a superarme la situación. Intentábamos ir a un ritmo medianamente rápido pero sin correr, por calles que no recordábamos haber visto por la mañana, calles amplias por la seguridad pero cuanto más amplias más miedo me daba. Agarrada a una de mis amigas seguí todo el camino, mientras me preguntaba cómo estaba. Ni siquiera era capaz de contestar nada con claridad. En una de estas preguntas se me ocurrió decir que si salíamos de esta situación medianamente airosas y sin un rasguño, por la causa que fuera, les invitaba mañana a las 2 a algo de la pastelería callejera situada en la galería Vittorio Emmanuele. Algo que por cierto cumplí. De eso no se olvidaban tampoco al día siguiente. Cuando ya parecía que había un poco más de tranquilidad, al menos en la calle por la que estábamos pasando, vimos una pelea en directo. 4 o 5 chavales pegando a otro que estaba en el suelo, sin gritar ni nada, pero ellos le daban y mientras unas chicas estaban comiéndose un helado mirando la situación. Creo que nada más podíamos esperar de aquella noche después de ver esa escena. Por supuesto aceleramos el paso todavía más si podíamos hasta que llegamos a un puesto de comida callejero. Ahí nos paramos a comprarnos algo de comer. No había nadie comprando. Nos acercamos y empezamos a pedir y en pocos minutos nos rodearon. La gente acudió a comprarse cena a ese puesto después de ver que nos parábamos. La cosa se había calmado, estaba mucho más pacífica. Ya no se escuchaban ni petardos, ni motos, ni coches, ni salvajes gritar…

Suceso ocurrido durante el partido. Garrogna.

Aquella noche me dio asco el futbol, me dejó de gustar. Me dieron repelús las celebraciones futbolísticas después de ver aquello.  Me sentí mal conmigo misma al no saber que se celebraba esa copa, que estaba en juego ese partido, que podía haber averiguado algo más. Sobre todo me sentí mal por mis amigas, porque ya que controlo tanto podía haber controlado un poco más la situación y haber evitado ir ese fin de semana a esa ciudad. No sabía qué pensar, qué hacer, qué decir… Al poco de cenar callejeando aquellas cosas tan ahogantes algunas y tan medianamente pasables otras por fin encontramos la puñetera plaza y minutos después a quien buscábamos.
La plaza en cuestión, de la que no me acuerdo del nombre, estaba llena de gente. Plagada sería mejor palabra para definirlo. Tranquilidad no puedo decir que se respiraba pero por lo menos veías a la gente que solo fumaba porros y bebía en pequeños grupos de amigos. Parecía que la cosa se había tranquilizado, o por lo menos en ese espacio. Yo me calmé y traté de volver a mi estado medio normal. Aun así nos separamos un poco de la gente y nos quedamos en un lateral de la plaza intentando comernos aquellos engrudos que nos habíamos comprado. Lo que sea por comer algo, yo estaba muerta de hambre. A esto hay que añadirle que yo iba con bailarinas y me hacían un daño en los pies terrible, desde hacía muchas horas.

Una vez pasada toda la vorágine de la noche pero sin estar seguras de querer seguir en la calle y menos ir de fiesta, ya que hacía horas que se nos habían quitado las ganas, y por lo menos yo no las había recuperado esperamos un rato qué hacer. En medio de la tranquilidad escuchamos un petardazo que retumbó toda la plaza y acto seguido alguien en medio de la misma sacó una bandera gigantesca del Napoli y empezó a ondearla. Aquello había dejado de ser una especie de San Fermines medio tranquilos a ser Fallas. Volvió a entrarnos el miedo y ahí fue cuando definitivamente decidimos volver al hotel. Nuestro cuerpo no estaba hecho para volver a pasar por algo parecido a lo de antes. No había tanta necesidad de salir, de tomarse una cerveza o de hablar en la calle viendo el panorama.

 

10.000 visitas a siempreel8.blogspot.com

Gracias queridos lectores!
Se suele decir queridos, cuando en realidad a a mayoría no os conozco. Pero es de bien nacidos ser agradecidos. Este blog es una prueba que me autoimpuse yo por ver cómo lo haría escribiendo en internet sobre lo que más sé en esta vida, fútbol. Desde hace unos años me han considerado como una pequeña enciclopedia de este deporte y quise probarme a escribir y ver cómo se me recibe. Si mis artículos serán muy leídos, si sabría escribir con propiedad sobre fútbol, si sabría aceptar las críticas al confundirme, cómo encajaría los halagos…
Siempre con la humildad de quien empieza en esto por vocación y afición, y de forma voluntaria creo que no me ha ido muy mal. Alguien que no se le conoce mucho en el ámbito de la comunicación empieza un blog y lo primero que hace es transmitirselo a sus amigos y familiares a los que les pueda interesar este tema, más tarde lo expande por las redes sociales. Eso es lo que hice yo. Aunque sin idea de las cifras que podía alcanzar en visitas ha habido días en que han pasado de las 100, sin actualizaciones ese día, y los días de grandes atículos han superado los 200. Me alegra mucho, pero más que por que suba la cifra porque guste lo que hago.

Este fue el primer artículo que publiqué: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/primer-partido-espana-italia-eurocopa.html En junio de 2012 abría el blog coincidiendo con la Eurocopa, más bien lo hice coindicir, porque después de ver este primer partido en el que se enfrentaban mis dos selecciones inicíé mis andaduras por la red.

Este es el último artículo publicado: http://siempreel8.blogspot.com.es/2015/03/algo-mas-que-futbol.html Sobre el último clásico español.

Han pasado casi 3 años de uno a otro, y muchos cambios que he ido introduciendo.

Conté casi entera la Eurocopa de 2012, en septiembre del mismo año cómo el Real Zaragoza ganaba en la Romareda al Osasuna: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/cronica-real-zaragoza-osasuna-22-09-2012.html

En noviembre mi crónica coincidió con la que hizo el Heraldo de Aragón: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/el-renacimiento-del-real-zaragoza.html

Las chilenas de Ibra y Mexes en partidos importantes: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/chilenas.html

La vuelta de Balotelli a Milan: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/01/super-mario-vuelve-casa-de-diavolo.html

Los 20 años de Totti en la Roma: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/03/felicidades-totti.html

Expliqué la teconología que se iba a utilizar para medir los goles “fantasma”: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/04/tecnologia-del-gol-fantasma.html

El Real Zaragoza – Mallorca desde las gradas de La Romareda: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/04/real-zaragoza-3-rcd-mallorca-2.html. Una auténtica fiesta.

Las retiradas de Alex Ferguson y Beckham del fútbol: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/sir-alex-ferguson-se-jubila.html, http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/beckham-se-retira.html.

Por este del humdimiento del Real Zaragoza hace dos años recibí muchas críticas, positivas y negativas: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/el-hundimiento.html

El adios que inesperadamente tuvimos que dar a Luis Aragonés: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/02/el-adios-luis-aragones.html

Este artículo sobre la carrera de Puyol me lo publicaron en BlogSpheraSport: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/03/carles-puyol.html

Recordé los 3 años de reinado español en el mundo: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/07/3-anos-del-primer-mundial-espanol.html

Y empecé a emocionarme con al Atlético de Madrid esta tarde de marzo: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/03/la-tarde-que-se-ilumino-madrid.html

Entre otros artículos. Espero que hayan disfrutado con algunos o por lo menos con uno de todos estos artículos que he nombrado, u otro de los que no he nombrado. Todo el apoyo recibido anima a seguir escribiendo fútbol como siempre me ha gustado. A ver si alcanzo pronto las 20.000 visitas.