Hasta siempre Calderón

No me gustan las despedidas, nada, en absoluto. Una despedida de alguien a quien le tienes cariño, o a algo, en este caso, nunca es buena. Nunca. Soy de lágrima fácil y ni puedo ni quiero evitar llorar cuando le veo marchar, o me veo a mí alejándome. Algo parecido a lo que le sucedía a Mónica Naranjo, “Voy llorando en un taxi, no importa la dirección, dejando atrás aquella historia de dos”…

Trenes que se alejan, muros fuertes que se derrumban, días felices que llegan a su fin, etapas que inevitablemente se cierran…

Por más inevitables que sean todas me parecen duras, se me hacen duras y dolorosas.

Hoy se juega el último partido de su historia en el Vicente Calderón, el estadio actual del Atlético de Madrid, quien vio marcar de cabeza el primer gol de su historia a don Luis Aragonés. Aquel que granizando vio a su hinchada cantar el himno de su equipo, mientras los jugadores se protegían en el vestuario, perdiendo un partido. Hoy muchos aficionados volverán a sus casas tras el último partido entonando a la Naranjo y su dolor en el taxi. Bufanda entre las manos, perdiendo un importantísimo partido en el que no se juegan puntos, un importantísimo ser querido, llorando porque no hay solución, pero se podía haber intentado algo antes del cierre de puertas que le llevará a su desmantelación.

Te vas viejo amigo, y siento decirte que te vayas así. Tan pronto para mí y para tantos otros aficionados. Te empecé a querer hace prácticamente muy poco, 2 años, pero 2 años intensos. Reconozco que mis primeras lágrimas viéndote, por televisión, fueron en ese final de Copa del Rey, en 2013. No fue hasta 2015 cuando me hice atlética. Cambiar unos colores por otros no había entrado nunca en mis planes y sin embargo pasó. Como cuando tonteas y al final te enamoras. En abril de 2015 te conocí en directo, por fuera. Pedí ir de propio y ya notaba algo cuando bajaba por la calle, saliendo del metro, cuando me explicaban lo que se forma cada vez que hay partido. Era como si mi mente lo recrease, sin necesidad de cromas, sin sonido ambiente. Mentalmente ahí estaba el resto de gente que faltaba esa tarde de abril. En ese momento había partido y bajábamos todos camino al Calderón, aunque en realidad solo estuviésemos dos personas.

18582062_10211847805926746_4290024457545111929_n

El bar El Doblete, el túnel por donde pasa la carretera, las puertas de acceso al estadio, la número 8… y parada primero en el museo. Sentí una gran necesidad de entrar y sin preguntar, me abrieron la puerta y ahí estaba, el escudo en blanco y rojo sobre un fondo rojo en una pared inmensa. Por supuesto, me hice una foto debajo.

Todo lo que rodea en pequeña medida al templo lo tienes ahí. Un museo para soñar, para sonreír y ser feliz.

Salimos del museo y recorrimos todo el perímetro del estadio. Foto en la puerta número 8. Para algo es mi número favorito.

C63ctlvWwAATSci

Tras recorrerlo todo y marchándonos a seguir la ruta por Madrid fuimos a las taquillas, para recorrerlo absolutamente todo. La puerta de acceso que hay al lado de las taquillas estaba abierta. Se dejaba ver el campo perfectamente. Sobre el césped había una máquina trabajando. Miré a mi amiga sonriente y le dije: “¿Entramos?” Así, como quien le dice de entrar en un bar porque hay buenas tapas y tienes hambre. Sabía que no nos iban a dejar y no se podía pero me sobraban ganas. Poner los pies en el césped del Calderón.. como quien pisa la arena de la playa tras un año sin ir. No entramos y me quedé con las ganas. Unos segundos de emoción sobre el terreno de juego, sin que nos vieran los trabajadores, hubiese sido para contar otra historia. La de veces que he pensado en eso desde entonces…

DAVRBYZWAAADyY3

Durante esa temporada tuve 2 veces la oportunidad de ir, de ver un partido en directo sobre las gradas de ese estadio, y por cuestiones profesionales no pude. Me fastidió entonces y me fastidia ahora. No he podido entrar en él habiendo tenido ocasiones. Esta temporada tampoco.

Esta noche se va y yo no habré podido disfrutarlo en toda su esencia. Te voy a echar de menos, sinceramente. Ya hacía tiempo que te quería lo suficiente en mi vida como para no solo tontear contigo. He sentido tristeza al saber que te ibas, y ya lloré por quienes juegan en tu césped. No me iré a casa como la Naranjo, porque en la distancia es diferente, pero me duele saber que no volverás. Ojalá te hubiese podido disfrutar más.

Hasta siempre, Calderón.

Atlético de Madrid 1 – F.C.Barcelona 2

El partidazo de la jornada no da la campanada deseada.

No se puede comparar el partido de liga en El Calderón al de la Copa del Rey. Es un hecho indudable y por eso, caímos como en anteriores ocasiones. Si luchas tanto como en copa puede ser que falles, si no le pones las mismas ganas es muy difiícil que no falles, y menos contra el Barcelona.

Ese fue el principal error de los colchoneros. Cualquier mínimo error contra el Barcelona se paga muy caro y es lo que le sucedió al conjunto madrileño. Entró en el partido mucho mejor que los culés pero poco a poco se fueron igualando las cosas en el campo y dl Barcelona cogió fuerza. Cierto es que en este encuentro siemprepuede pasar de todo y asi fue: Rafinha fue el autor del primer gol azulgrana. El Atleti dominaba y dominaba pero no conseguía meter elbalón. Griezmann la tuvo, y antes Godin y Carrasco. El Barcelona con poco toque pero mucho esfuerzo consiguió llegar y Rafinha de rechace, goleó primero. Antes de este gol a Suárez se le anuló uno por falta al portero durante el disparo.

Los porteros fueron grandes protagonistas del encuentro con sus paradas. Oblak, además, por volver al terreno de juego tras su lesión. Casi fueron los dos que mejor se enteraron de todo el partido y mostraron más seguridad que el resto de sus compañeros. Messi apareció muy poco, pero lo justo para hacer daño en el segundo gol. Godín antes ya haía marcado para el Atlético empatando el partido.

Un partido en el que se pudo hacer mucho más, pero también pudo ser peor. Unos 3 puntos importantes que los madrileños perdieron por el camino. Un camino muy difícil esta temporada.

2016, un año de fútbol gris

 

Resulta difícil, en el mundo del fútbol, hacer un resumen de fin de año, teniendo el fin de temporada en verano, pero quizá este año sea más sencillo para Siempre el 8, ha sido un año lleno de emoción futbolística, con muchas sorpresas, como la que dio el Leicester en la Premier, y en general una tónica amarga, especialmente en el caso del Atlético, que perdió su segunda final de Champions consecutiva, pero también para Argentina y Francia, que perdieron la Copa América y Eurocopa; y especialmente turbulenta para el Zaragoza, que ha vivido un año lleno de cambios.

El Atlético comenzó enero en la cumbre, en lo alto de la tabla con un equipo que aspiraba a todo y en la Champions parecía comerse el mundo. Sin embargo unos tropiezos a final de temporada lo dejaron a las puertas de la Liga. No importaba, volvimos a llegar a la final de la competición más esperada, y dos años después volvimos a encontrarnos con el eterno rival. Os lo contamos, en la previa y en el postpartido. El Real Madrid nos arrebataba de nuevo el sueño, de forma aún más cruel si es que era posible y acabamos llorando, abrazados a nuestras bufandas rojiblancas mientras veíamos cómo un Juanfran destrozado pedía perdón a una grada que le ovacionaba.juanfran-llora

El Atlético se levantó, comenzó a pensar como un equipo grande y blindó a sus estrellas, llegaron grandes promesas, Gameiro, Gaitán, Vrsaljko. Y latido a latido no bajó la cabeza más que para besar su escudo, se colocó en el liderato en los primeros compases de Liga, y celebró el 50 cumpleaños del Calderón, que ya sonaba a compás de despedida.la-3g-de-l-atletico-gaitan-griezmann-et-gameiro

A raíz de ahí se empezó a torcer el rumbo. Un empate ante el Barcelona, llegaron las derrotas ante grandes rivales como el Sevilla, o el eterno compañero de mesa, y mientras las chicas se estrenaban en el Calderón.

Tan sólo es el final de 2016, un año como tantos otros, en los que el Atlético nos ha tenido entre la gloria y el infierno, infartando los corazones en la ribera del Manzanares. Aunque esto, esta vez, sí que será su última oportunidad de hacerlo.

No muy lejos de Madrid, en Zaragoza, este año no ha sido fácil. 3 entrenadores, 2 directores deportivos, una gran limpieza en junio y una noche para olvidar, la del 5 de junio. Aquello que se nos escapó

Mientras, el eterno rival, el Osasuna, volvía a Primera y los zaragocistas aún estaban más enfadados.

Con la revolución de fichajes en la ciudad de Ebro volvieron dos de los grandes jugadores a casa: Zapater y Cani, para intentar levantar un barco hundido moral y deportivamente. Siempreel8 estuvo en la presentación de Cani: https://www.youtube.com/watch?v=5haQ5UgIa40 

Imagen relacionada

A principios de liga estuvieron durante 2 jornadas líderes de Segunda, pero eso es Zaragoza y como no era de extrañar, duraría poco.

En Inglaterra vimos al Leicester celebrar desde la casa de uno de los jugadores su primera liga. La copa de la Premier días más tarde era levantada por los “foxes”. Ganaba un equipo humilde, llegado recientemente de segunda división y se hacía conocido al menos en el continente europeo.

En verano se celebraba la Copa América y Argentina volvía a perder una final, después de Brasil. Higuaín volvió a ser diana de bromas y críticas por fallar otro penalti y dejar a los suyos sin título, Messi decidió que era momento de retirarse de la selección, aunque volvió meses después.Todos seguimos acordándonos del plano corto del astro con lágrimas tras la derrota.

Resultado de imagen de messi llorando

A mitad de verano la selección de Portugal ganaba la Eurocopa y Griezmann perdía otra final consecutiva en 1 mes. A finales de agosto Las Palmas fue momentáneamente líder de la liga Santander. Un equipo que ya había salido en las noticias y en boca de todos los aficionados al fútbol por comprar a Kevin Boateng en el mercado de verano.

En noviembre, la noche del 28 al 29 fallecían los jugadores de Chapecoense, en un accidente de avión. El 27 de diciembre algunos jugadores de un equipo de Uganda perdían la vida en otro accidente, esta vez en el mar. Momentos humanos díficiles para el mundo del fútbol y del deporte en general.

El mítico Johan Cruyff nos dejaba en marzo, Cesare Maldini y Carlos Alberto también lo hicieron este 2016.

imagesImagen relacionada

 

Un año nada fácil para el mundo del fútbol. Ha habido muchos momentos de reflexión a lo largo de estos 12 meses pero por más que se nos resista este deporte, siempre volvemos, más pronto o más temprano a su lado. Por más que nos haga llorar o replantearnos muchas cosas acabamos volviendo a él pensando que algún día lloraremos de alegría y no de tanta tragedia. El corazón lo que quiere son goles a favor y copas levantadas nada de accidentes de ninguna clase.

Esperemos que este 2017 que está a punto de llegar nos sea más favorable y nos regale más sonrisas al lado del deporte que más queremos.

Empezar a decir adiós

2 de octubre de 1966.

El club Atlético de Madrid inaugura su nuevo estadio, el Estadio del Manzanares, contra el Valencia. Cincuenta años hace de esa fecha cuando, no podía ser otro, Don Luis Aragonés lleva el primer balón al fondo de la red de esta nueva casa. Casa que será conocida por el nombre del río que la baña hasta adoptar el nombre que hoy conocemos, en honor al presidente que logró sacar al club (perdón, al SAD) de la crisis económica y el atasco en el traslado a este nuevo estadio, Don Vicente Calderón.panoramica79

Una situación, la de los años 60 del siglo pasado, que vuelve a repetirse cincuenta años después, una eterna reforma del estadio, la nostalgia de los aficionados que se resisten a abandonarlo y una figura poderosa, un empresario, que da el empujón definitivo que permite a la tropa india mudarse a un estadio más grande, mas moderno, mas cómodo… Y que llevará su nombre. ¿Darán los años al señor Wanda el mismo reconocimiento que a Don Vicente Calderón? ¿O quizá seguiremos con esta eterna nostalgia melancólica, como tantos otros equipos, pensando que todo tiempo pasado fue mejor? Quizá es porque nuestro templo del Manzanares es el único estadio que ha conocido esta servidora, pero no dejo de imaginar a los atléticos en meses, en un año, dos, diez, enjugándose con disimulo una lágrima al pasar por esa esquina de la M-30, bordeando el Manzanares.

En la vida se celebran muchos cumpleaños, se celebran con ilusión, con una pequeña, fiesta, con regalos pero, lo más importante, rodeado de los tuyos. Sin embargo, ¿cuántas veces celebramos nuestro cumpleaños sabiendo que va a ser el último? Pocas, muy pocas, ninguna, salvo que seamos Gabriel García Márquez en Crónica de una muerte anunciada. Y eso nos ha ocurrido con el Vicente Calderón. El Calderón cumplió cincuenta años de historia, por si alguien aún no se enteró, se hizo una gran fiesta durante todo el fin de semana y el equipo le regaló el liderato, que no duró mucho.

Será su último año, al menos su último año de vida útil, antes de enviarlo al asilo mientras envejece y esperamos a que muera y lleguen las excavadoras a llevarse piedra a piedra nuestro Campo de sueños particular.

Qué irónico que el himno del centenario del Atlético hable tanto de un estadio que se quedará en la mitad de siglo de vida.nunca-dejes-de-creer

“Para entender lo que pasa hay que haber llorado dentro del Calderón, que es mi casa.”

Y ya está, ¿no? Los rojiblancos harán las maletas y se mudarán a una nueva casa, a una Peineta de nombre monetario, al estadio Wanda Metropolitano, que aún está a medio vestir, pero se prevé que sea un estadio de los que hacen historia, modernos, con un  juego de luces rojiblancas que impresionan desde la distancia, y que planean hacer del estadio uno de los centros europeos de la magia del fútbol. De todas maneras, tan sólo ha cumplido cincuenta años el estadio, no hace tanto tiempo que el Atleti lucha en el Calderón.

“O del Metropolitano donde lloraba mi abuelo con mi papá de la mano.” ninoatleti-vicentecalderon-viajesfutbolerosbn

Quienes tengáis familia atlética os contarán, con nostalgia en los ojos, historias de tardes de domingo en el Metropolitano, ya desaparecido estadio en Cuatro Caminos. Muchos de vosotros, como Fernando Torres, tendréis un abuelo lejos de la Tierra que tendría que enjugarse las lágrimas al veros gritar en el nuevo Metropolitano, como hicieron ellos en el antiguo.

“Paseo de los Melancólicos, Manzanares, cuánto te quiero.”

Y seremos nosotros quienes hablemos a nuestros hijos de un mítico estadio en el que creímos, en el que lloramos, en el que cantamos. Hablaremos del Calderón como una nostálgica época del pasado cuando pasemos con el coche por ese pedacito de la M-30.

DOCU_GRUPO

“Como los indios okupas que acampan con sus banderas en la ribera del Pupas.”

Cuando paseemos junto al río, les contaremos a nuestros hijos cuán acertado era a veces salir del estadio caminar con la cabeza gacha por el Paseo de los Melancólicos y evocaremos su figura en el horizonte desde el puente de Toledo, donde tantas veces nos quedamos atascados en una marea de gente, mientras cantábamos el himno.

“Infartando en la ribera del Manzanares los corazones.”

Cada semana, cada partido es una despedida, el último derbi de Liga en el Calderón, el último partido del año, la última Navidad, el último mayo… Un día, dentro de muy poco tiempo, cuando llegue la primavera, ocurrirá, como aquella primera vez que visité nuestro templo, que una marea de gente cruce el río Manzanares y se paren, atascados entre la marea de gente en el puente. Alzaremos la vista atrás para mirar el estadio y, como aquella primera vez, miles de personas alcen sus voces para cantar, por última vez.

Yo me voy del Manzanares, del estadio Vicente Calderón.

 Suenan los últimos compases de un estadio que, latido a latido, va componiendo su despedida.

Sigue leyendo la despedida del Vicente Calderón en El adiós de las féminas

 

 

Las féminas juegan en el Calderón

wp-1481537310834.jpgLa cuenta atrás que comenzó a principio de temporada está cada vez más presente, un tic-tac agónico que sube en volumen cada domingo y aparece en la mente de cada atlético cuando menos se lo esperan.

Tic-tac.

Un domingo menos.

Tic-tac.

El último derbi de Liga.

Tic-tac.

La última Navidad en casa.

Entre permisos consistoriales, patrocinadores, obras de metro y nuevos nombres el nuevo estadio se introduce en nuestras vidas.

Tic-tac.

Las peñas visitan el nuevo estadio, los socios pueden reservar sus asientos.

Y se va llevando los restos del Calderón consigo.

Las féminas también quieren despedirse de la que podría haber sido su casa.

El Atlético féminas jugó el domingo contra el Barcelona, líder contra co-líder en una ocasión especial, porque fue la primera vez, y será la última, que las chicas colchoneras jueguen en el Calderón.

Cuando servidora era pequeña, y las niñas jugaban con ser veterinarias, o princesas, yo soñaba con ser profesional en el Atlético, enfundarme la rojiblanca cada domingo y salir a correr bajo los focos, rozando el césped con las manos, antes de pisar el Calderón. Sueños de niños, dicen. Porque en aquel entonces parecía inalcanzable que una niña que cada sábado llevaba la rojiblanca en los campos artificiales del Cotorruelo llegase a jugar en el templo. En aquella época, cuando hasta Milene Domínguez caía ya en el olvido, las féminas jugaban en el Cerro del Espino, como hasta ahora.

Quizá si hubiera puesto más esfuerzo, si hubiera corrido más en cada balón, si no fuera por las lesiones, si…

Hoy el Atlético féminas ha cumplido su sueño, y el de muchas personas que nos unimos para recibirlas, a la orilla del Manzanares.

La afición las recibió con los brazos abiertos, casi 14.000 personas esperando para entrar al estadio y los accesos desbordados.Y las chicas respondieron con creces venciendo al Barcelona para colocarse líderes.

Tic-tac.

Ellas también han tenido su despedida.

Tic-tac.

Wanda Metropolitano, un nuevo escudo y la promesa de una nueva época donde el Atlético se rinde al poder de Don Dinero.

Tic-tac.

Agosto se acerca.

Atlético de Madrid 0 – Real Madrid 3

El último vals en el Calderón

El viernes por la noche los deSpheraSports sacaron como siempre una portada preciosa sobre el partido más esperado en el Calderón, la titularon el último vals. Haciendo referencia a ella seguiré con este baile.

El vals es un baile de moviemiento preciosos. Se baila en parejas. Uno lleva el movimiento suyo y de su compañera y ella le sigue el ritmo. Una vez cogen los dos el ritmo perfecto, se igualan para dar paso a una coreografía muy bonita.

Ojlá pudiera seguir diciendo que el partido fue así, pero no se igualó. No hubo movimientos perfectos ejecutados por ambos equipos. El Atlético fue un esclavo del Madrid y eso, en fútbol, se paga. El Atlético no empezó mal la primera parte. Llegaron bastantes veces en poco tiempo a la portería de Navas, pero nada que hiciera peligrar mucho el marcador. El Madrid, capitaneado pos Isco empezó a bailar a son que ellos querían. Al Atleti le quedaba esperar errores y balones largos para poder conseguir algo positivo. Acabó siendo él la chica que espera que le digan lo que tiene que hacer y aún así no le siguió el ritmo. Tan solo los primeros 20 minutos de la segunda parte salieron los rojiblancos a morder, pero ya llevaban 1 gol encajado y al Madrid seguía saliéndole todo lo que hacía.

Un gol de falta, uno de penalti “dudoso” o absurdo y otro tras finalizar una contra perfecta definieron el partido.

Pero eso no es todo. El árbritro no estuvo acertado. El desafío Koke – Cristiano se saldó con una amarilla para cada uno, el penati fue demasiado riguroso pero ya se sabe que en estos casos se pita a quien se pita y las caras habituales y gestos al marcar de Cristiano…

Los de casa desaparecidos: Torres, Saúl, Koke… El único destacable por lo que luchó al final: Carrasco. Ni la entrada de Corrrea con todo su control serpenteante consiguió nada a final del encuentro. El cholo desorientado. La afición desesperaba, algunos se marcharon antes de acabar el encuentro. El Madrid ahogó la fiesta del año en el Calderón. Una derrota abultada se saldó con el agónico cierre del Calderón. Algo inesperado que entrará en la historia del club rojiblanco escribiendo una triste página.

Los derbys siempre digo que se ganan por orgullo primero, después por puntos y tercero por clasificación en la Liga. Siendo sinceros al Atlético le faltó mucho para poder llevarse el encuentro pero el penalti acabó de matar la ilusiones y la lucha de los jugadores. Que el Atlético no está bien esta temporada aún con todo lo que han hecho está claro, que puede ser un golpe sobre la mesa despues de este partido es otro, que siempre no se puede ser igual y el ritmo tan duro no es fácil de seguirlo siempre, también.

No nos olvidemos que este equipo, si quiere y lo intenta con todas sus fuerzas puede hacer cosas muy grandes. Lo hemos visto, nadie nos lo ha tenido que contar. Levantemos la cabeza y esperemos que vuelvan a ser los mismos que hemos visto últimamente.

La derrota duele, a nadie se le pasa por alto esto, sobretodo porque es contra el Madrid, pero saquemos orgullo, que eso todavía tenemos y llevemos al equipo en volandas a sobreponerse de estos palos. Nunca dejes de creer, que a nadie se le olvide.

CxqEh2uXcAAGL-8.jpg

 

Atlético de Madrid 4 – Real Madrid 0

Años después del : “Se busca rival digno para derbi decente.” se quedaron con las caras desencajadas y sufriendo un gran derrota, amargando el cumpleaños de su estrella y endulzando los paladares y corazones atléticos.

Era 7 de febrero de 2015. Me sentaba delante de la televisión pocas horas después  de comer, en el salón de la casa de Hernán Cortés, por el que han pasado personas y situaciones realmente importantes en mi vida. Un sábado a las 4 de la tarde en esa casa lo que menos se veía era fútbol, pero yo iba a ir en contra de esa norma por una vez. Nerviosa desde por la mañana por vivir mi primer derby madrileño como atlética le escribí a mi amiga Carol, que no podía esa tarde ver el partido.

Yo me animé a hacer algo diferente. Un primer derby de esta calidad siendo atlética tenía que vivirse de manera especial, y qué manera! Lo ví desde el portatil y escuchando la radio, a la vez que le retransmití, el himno del Atleti, las alineaciones de ambos equipos y los goles con algún comentario humorístico -profesional de los que suelo hacer. Recuerdo que fue una tarde mágica. El primer derby entre estos dos equipos que viví fue la final de Champions en Lisboa, siendo todavía culé pero apoyando a los rojiblancos. En Roma, en casa de un madridista. Tortilla de patata, cerveza, un cuarto con sofá, tele y un póster de Marcello Mastroiani y muchas ganas de ese partido. Me sentó muy mal el final del partido, pero todavía no sentía los colores como los siento ahora ni en el 4-0.

“Y a Kevin Roldán, contigo empezó todo.” Gritaba Piqué en la celebración en el Camo Nou. Si Piqué, con él continuó un show que empezó a las 4 de la tarde y acabó a las 6. 4 goles marcados en el Vicente Calderón y una herida emocional abierta en los madridistas que tardó en cerrarse.

Tiago abría el marcador, Saúl marcó el gol soñado por los niños rojiblancos: una espectacular chilena, Griezmann hizo el tercero para cerrar la tarde con broche de oro a cargo de Mandzukic en el minuto 90 de partido. Era el cumpleaños de Cristiano Ronaldo, pero a quienes dieron los regalos fue a los atléticos. Me acuerdo de gritar los goles con gran efusividad, de mandar los audios al instante como si de un programa de radio se tratara, de emocionarme con los gestos y las caras de preocupación de los blancos… En definitiva: recuerdo disfrutar muchísimo de un gran partido siendo una rojiblanca más. Como dato “curioso”: Moyá fue un espectador más, no vio el balón peligrar en su zona.

Los de Simeone, con él a la pizarra y al mando, le tomaron el pulso, la técnica y el partido entero al Real Madrid. Si bien no empezó el partido con buen pie el atlético tras una lesión de Koke y un golpe en a nariz de Godín fueron entrando en calor y juego para cambiar el rumbo negativo. Tanto se cambió que cada llegada de los rojiblancos al áea rival era activar los nervios a quienes tenían enfrente. Los madridistas pedían clemencia, el atlético más intensidad a cada balón. Asi brilló un partido que unos reclamaban y otros pensaban que no iban a ver en años. Años después del : “Se busca rival digno para derbi decente.” se quedaron con las caras desencajadas y sufriendo un gran derrota, amargando el cumpleaños de su estrella y endulzando los paladares y corazones atléticos.

Un partido para el recuerdo, bajando el sueño al terreno de juego y haciéndolo realidad. Así entré con buen pie a formar parte de esta familia. Sé que no es lo normal, pero es un gran recibimiento.

 

 

Atlético de Madrid 7 – Granada 1

A principios de liga todo eran prisas y nervios. 2 empates contra 2 recién ascendidos encendieron un clima de nerviosismo. Sale Griezmann a micro abierto después del partido contra el Leganés y hace unas declaraciones que hicieron saltar las alarmas en el vestuario y en los aficionados: “Si seguimos así acabaremos peleando por no descender”.

Mucho se habló de estas palabras, pero se confundió el mensaje oculto que llevaban. No era una bronca hacia el vestuario, era una voz de lucha y ánimo. Solo hay que ver la reacción del equipo. Solo se volvió a empatar contra el Barcelona, el resto de partidos se han ganado por un gol 0 más. Este último, por 6 de diferencia. Se empezó perdiendo contra el Granada y creo que más de uno miraba el marcador con preocupación. Tardaron en llegar los goles, pero llegaron. Hat Trick de Yannick Carrasco, doblete de Gaitán y goles de Correa y Tiago. 7 en total. 7-1, un marcador, para bien y para mal para ambos equipos que no es novedoso en un partido entre ellos.

Hay que remontarse al invierno del 74 para recordar otro partido entre estos 2 equipos con el mismo resultado en el marcador. Esta vez fue en Vallecas, ya que el Metropolitano se encontraba en reconstrucción tras la guerra civil, y el equipo era el antiguo Atlético Aviación.

La liga es muy larga, lo digo desde finales de agosto, cuando empezó. Hay que ir de menos a más, nada de correr innecesariamente. Si, eran recién ascendidos y había que ganar, pero ellos mismos se ganaron la estancia en Primera División y no es que fuesen sencillos. La temporada pasada contra Las Palmas solo se metió un gol, acabó el partido 1 – 0 y  parecía que si no goleaban se venía el mundo encima. Señores, recordemos, “partido a partido”. Se juega copa del Rey, liga y Champions. Se sabe que si se apreta demasiado antes se puede perder fuelle.

¿Qué vamos a decir los atléticos de este partido? Los rojiblancos ahogaron el debut con golazo incluído de Cuenca marcando una goleada loca. Nuestros goles tardaron en llegar, no acababan bien los pases en profundidad de los laterales hacia los delanteros, pero cuando llegaron nada les hizo frenar. Carrasco marcó sus 3 goles seguidos dándole la vuelta a marcador para la tranquilidad de los colchoneros mientras el Granada deseperaba. Los cambios de los internacionales dieron mas fluidez todavía al equipo. Llegaron de manera cosecutiva el resto de goles, esta vez sin que Griezmann viera portería pero sí asistiera.

Con esta victoria seguimos una semana más primeros de liga y con 4 goles anotados más que el Madrid. Que no pare la fiesta!!

 

Resumen del partido: https://www.youtube.com/watch?v=OYlR2rQbXFY

F.C.Barcelona 1- Atético de Madrid 1

Un punto bien conseguido

Los empates siempre saben a poco, y más si son entre grandes equipos, pero lo que ha hecho hoy el Atlético es un acto de dignidad.

Un Barcelona con ambición pero falto de ideas en la primera parte. Atacaban mucho, si, pero el atético se defendía muy bien. Era muy difícil atacar estando tan atados a su campo con un gran muro. Los contraataques se sucedían en la primera parte con dos salidas monumentales de Gameiro que dejaba alucinado a todo el Camp Nou, pero sin compañeros para rematar la jugada. Cierto es que al francés solo se le vio en estas dos ocasiones. Oblak nos seguía dejando a todos asombrados con sus paradas aunque la ocasión más clara por parte del Barcelona llegó con el gol de Rakitic minutos antes del descanso (41´). A medio camino entre un fallo de Gabi en despeje y una buena acción del croata.

Messi y Busquets se fueron lesionados y no jugaron la segunda parte, como tampoco lo hicieron Saúl y Gameiro sustituidos por Torres y Correa, quienes, propiciados por la situación le dieron otro aire diferente al partido. Entre los dos elaboraron de manera perfecta el gol del empate para seguir atacando con ráfagas individuales y colectivas la portería de Ter Stegen. Torres le entrega un balón a Correa que se ve solo con Mascherano y una vez que lo deja atrás, mano a mano con Ter Stegen le deja el balón suave en la red.

El partido se acaba entre idas y venidas de ambos equipos a campo contrario sin más ocasiones claras, excepo la de Godín cabeceando al final. Carrasco tuvo unas cuantas durante el partido pero acabaron rozando la red por fuera. Un empate que sabe a poco al no aprovechar el empate unas horas antes del Madrid, pero positivo por el enfrantamiento que supone entre estos dos equipos. A Simeone la única pizarra que se le resiste es la del Camp Nou, pero todo llegará.

 

Evitando entrar en polémica sobre las entradas, lesiones entre jugadores y demás para mi los mejores del partido fueron Oblak y Savic por parte del Atlético y Messi y Ter Stegen por parte del Barcelona.

 

El partido desluce más de lo esperado siendo miércoles y una hora tan intempestiva como las 10 de la noche. Esto en sábado hubiese sido mucho más espectacular, aunque también es cierto que si bien era un encuentro muy jugoso y con mucho espéctaculo antes de comenzar no dieron el 100% del nivel que se esperaba de ambos equipos.

 

Saúl Ñíguez

Recibe el balón en el círculo central del campo, el equipo está descolocado, la defensa rival en su sitio.  Es un bajito que lleva la rojiblanca con el 8 a la espalda, nada que temer de un chaval que apenas ha destacado. Hasta que su bota acaricia el balón.

Finta a la derecha, arranca la carrera hacia la portería y deja atrás a su marca que le sigue, que no se atreve a hacer falta, incapaz de rozar el balón. Lo esconde, mira alrededor y se ve rodeado de contrarios. Sigue , finta de nuevo y se encuentra al borde del área, con tres rivales a los flancos, cerrando el espacio. O lo cerraban, porque el colchonero dribla y hace un siete a la defensa alemana, que una semana después siguen preguntándose por dónde se coló la lagartija.

Tan sólo quedan dos, central y portero, que le separan de la red, se enfrenta al defensa, que bloca el paso; pero el chico no se rinde, finta, esconde la bola y busca el hueco imposible para cruzar un disparo y mandar el balón al fondo de la red y dejar con la boca abierta a media Europa.

saul-niguez-xabi-alonso-atletico-madrid-bayern-munich-270416_6p9lxftqgafu114zf48j0hxdj

Es Saúl Ñiguez, centrocampista, delantero, media punta, extremo, defensa. Es el chico de moda desde aquella noche de Champions, lo mismo corre sesenta metros para robar un balón al rival y lanzar el contragolpe que remata un córner con precisión digna del mismo Godín.

Tiene 21 añitos, es internacional indiscutible con la rojita y debutado con la Absoluta, es un jugón, como hubiera dicho Andrés Montes, es colchonero y bien podría ser Oliver Atom cuando se encuentra con su amigo el balón. En Siempre el 8 hemos tenido acceso a la nevera de Saúl y podemos asegurar que desayuna Cereales al contragolpe, come remates a puerta con patatas y cena esa carne especiada con la magia del fútbol acompañada de un vaso de Cholismo. Y es que en casa son futbolistas padre, Saúl y los otros dos Ñiguez.

Nacido en casa de fútbol, pertenece a las categorías inferiores del Atlético desde los trece años, donde creció y se hizo futbolista hasta llegar a debutar en la orilla del Manzanares nada menos que en un partido de UEFA contra el Besiktas. No siempre fue carne del Cerro del Espino, el ilicitano llegó a Madrid con billete de ida al Cerro del Espino, a la cantera rival, donde pasó dos años, algo amargos en lo extradeportivo. Tómense si quieren, amigos merengues, la licencia de decir que Ñiguez nació en su escuela. Fichajes imposibles, que dirían ahora, entre rivales de la capital, pero todo se le perdona a Saúl, hasta sus inicios madridistas.

Su sed inagotable de gol no encontraba hueco en la plantilla del primer equipo colchonero, y marchó cedido no muy lejos de casa, a las colinas vallecanas, donde fue una de las llaves que lograron la permanencia del Rayo en primera.

Corría el otoño de 2014 cuando el de Elche regresó al Calderón pisando fuerte, para convertirse en una de las piezas claves en el equipo del Cholo, y desde entonces no se deja de corear su nombre en la grada. Se erigió a sí mismo como compañero y sustituto de Koke, y su versatilidad acabó haciéndole un hueco en el verde partido a partido, cada domingo.

saul-niguez-jugador-del-atletico-madrid-marco-golazo-contra-bayern-1461784633993

Su arrojo y talento siempre le han tenido entre los jugadores más queridos de la afición, aunque no terminara de adaptarse al estilo de juego que el cuerpo técnico planteaba para este Atlético. Saúl es un jugador que lleva magia en las botas, que le cuesta despuntar y arrancarse, pero cuando el nuevo 8 rojiblanco dice vamos, que se preparen, porque el chico es todo un espectáculo del fútbol.
Costó encontrar un digno sucesor del gran Raúl García, ya lo advertíamos en su despedida, pero Saúl se ha hecho con la elástica, aún en contra del que parecía un sistema inamovible inherente al cholismo, el 4-4-2 con dos mediocentros defensivos, y aportando un granito más al espectáculo del fútbol.

Qué casualidad que de nuevo estemos hablando de un grande que porta en su espalda el número 8.

Por qué será, seguimos preguntándonos, que es Siempre el 8.

saul