FC Barcelona 1 – Real Madrid 1

Un empate injusto, un partido por debajo de lo esperado. Canteranos inesperados ante un partido que se supone de alto nivel. Ambos equipos buscando todo con casi toda la artillería.

Barcelona: primero fue el gol y después el juego. Contra todo pronóstico si somos imparciales antes de empezar el juego, nadie ganó, ni dieron espectáculo.

 

Una primera parte con un dominio absoluto sobre el terreno de juego: el blanco. Pese a lo que los cálculos y el paso del tiempo nos ha enseñado quien ayer dominaba el balón, controlaba y tocaba eran ellos. El Barcelona corría desesperado en busca de su mayor reliquia: la posesión del balón. Entradas por parte de ambos equipos, escasas llegadas al área y poco juego lucido del que se espera en este partido.  Canteranos recién sacados del horno, ¿Un cásico ya no es tan espectacular o es que se merecen jugan a tan alto nivel?

Me preguntaron por whatsapp: ¿Cómo van? Contesté: Como no aguante el Barcelona perderá. Nada más lejos en el tiempo de esa respuesta Luis Suaréz cabecea a la red en un córner y marca. No solo desatasca el partido, crea otro para su equipo. El Barcelona a partir de su gol espabila, además Iniesta cogió las riendas y tranquilizó a sus compañeros saliendo desde el banquillo. Cuando él sale el reloj y el crónometro lo tienen de dueño.

Pero el Madrid siguió su ritmo. Embestidas, disparos a puerta, aunque esta vez de Neymar tambien hubo uno que casi entraba directo… Hasta que Sergio Ramos, amigo del minuto 90 y siguientes lo volvió a hacer. De córner, como marca la tradición. Cabeceó y puso un empate para el partido y regalar un punto a su equipo. Esto o ha de maquillar el intento de remontada de los azulgranas. Tiro de falta del Barcelona, despeje exacto de Navas, remate culé de cabeza, despeje de Casemiro de cabeza justo entrando el portería y otro chute a puerta. Nada, el balón no quería entrar pero estuvo a punto de ahogarles la fiesta aleatoria que el Madrid estaba montando en el Camp Nou.

Un punto con sabor diferente en ambos equipos. Un Clos Gómez que debería haber trabajado másde lo que hizo. Un clásico con mucho menos sabor a partidazo de alto nivel, como los de hace unos años, a nivel de juego, no hablo de provocaciones ni acciones fuera de lo deportivo. La única acción extradeportiva que hubo fue la peineta de Carvajal a la afición culé. Con la foto de debajo y el vídeo publicado del túnel de vestuarios se refleja el comportamiento de los jugadores sobre el terreno de juego.

15317815_1603012309726919_1911079871357985586_n.jpg
Esta foto refleja el comportamiento que se reflejó en el campo.

Independientemente del resultado, atrás quedaron clásicos espectaculares.

Idolos

No porque no quiera, sino porque es un sentimiento que traspasa la razón.

Según la RAE un ídolo es “una persona o cosa excesivamente amada o admirada”.

Cuando me preguntan porqué soy del equipo de mis amores, de mi querido Real Zaragoza, no sé explicarlo muy bien. No porque no quiera, sino porque es un sentimiento que traspasa la razón. Lo mismo pasa cuando me preguntan porqué cierto futbolista es o fue mi ídolo.

De pequeños necesitamos tener ídolos en este deporte. Por alguna razón que todavía no llego a comprender, pero eso es así. Normalmente cada aficionado tiene uno. Lo más normal es que sea un delantero, un goleador. Ahora el debate está entre Messi y Cristiano. ¿Quién busca a los defensas o centrocampistas entre sus ídolos? Pocos aficionados, seguro. Incluso porteros, pueden ser buenísimos, pero poco se oye en boca de aficionados decir que sus ídolos están bajo palos.

753856_1

De la misma manera irracional que amo a mi Real Zaragoza de pequeña supongo que me enamoré de Gattusso y Luis Enrique. Si, los dos centrocampistas. Fui de las raras en cuestión de gustos. Soy consciente de que no han sido santos ni dentro ni fuera del campo y ahora me mantienen callada por sus últimas acciones. ¿Porqué me gustaban cuando jugaban? Por irracionalidad. Gattusso para mi fue un luchador, un guerrero, alguien que tiene claro lo que quiere y lo que no, que no se deja atacar por nadie y si tiene que hacerlo él lo hace, aunque a veces se pase con sus actos. Yo toda la vida he intentado ser así, una persona que no se deja atacar por nadie; no siempre lo he conseguido. Ni mucho menos. Ahora es cuando empiezo a intentarlo con más suerte. Luis Enrique fue muy criticado por cambiar de equipo, pero no de cualquiera, sino de uno a otro grande de la liga española. Del rival de los rivales. No le importó, lo hizo, hizo lo que según él debía.

genaro_gatusso

Como tercer ídolo, y este tiene todo para ser el ideal para mi, Victor Valdés. Desde que tengo uso de razón lo sigo y nuestras historias no son tan diferentes. Lloré cuando se lesionó en 2014 y salió llorando en su último partido con el Barcelona, vi un amargo, duro y triste final para él.

victor valdes wallpaper photo gallery barca barcelona barcablog 5

No soy nadie para hablar mal de ellos, ni para elogiarlos ahora. No son tiempos para alabar a los 2 primeros.

Ahora yo misma me pregunto, sobre los 2 primeros,  ¿Qué veo en ellos? ¿Me siguen produciendo las mismas sensaciones de antaño? ¿Y aquellos amigos a los que también ensalzamos como ídolos? ¿No se nos caen o dejamos caer en ocasiones esos ídolos? La cosa es sencilla, hemos de preguntanos si de verdad tenemos la necesidad de crearnos ídolos. Si de verdad pensamos que siempre, ante cualquier situación, los adoraremos. Si nuestras defensas hacia ellos serán eternas, y porqué vamos buscando a alguien a quien nombrar como nuestro ídolo y modelo de referencia.

o_f_c_barcelona_luis_enrique_martinez-858503

Gatusso, Iniesta, Carlos Tévez… muchos son los que hablan de sus ídolos poniendo a sus padres como héroes. Quizá los aficionados al deporte en ciertas ocasiones deberíamos mirar hacia otro lado cuando intentemos pensar en nuestros ídolos. No siempre acertaremos eligiendo al nuestro.

El Atleti sigue soñando con Europa

El Calderón era una olla hirviendo, Madrid entera era una olla a presión anoche, ya desdr antes de las nueve menos cuarto, cuando un espectacular mosaico acompañaba al equipo del Cholo a la victoria.Juntos a la victoria mosaico
Remontarle un 2-1 al Barcelona no es fácil, pero el equipo aprendió la lección. Salieron a morder, presionando arriba y dándoles el balón a ellos, pero sin dejarles usarlo a su antojo. Ése es el estilo de Simeone.
Pronto la artillería rojiblanca daba sus primeros sustos, con un disparo de Gabi al aire, cabalgadas de la gacela Carrasco y los ya habituales Saúl y Griezmann. En el minuto 36 el francés hizo el gol a pase del chaval de la cantera merengue y los atléticos se permitieron soñar más fuerte.

IMG_20160414_102435
Qué larga fue la segunda parte. No fueron 45 minutos, fueron tres horas y media de angustia y una defensa espectacular. El fútbol de hoy se basa cada vez menos en futbolistas estrella, en jugones, y más en las transiciones. Saber estar colocado en una pérdida de balón, las basculaciones ataque-defensa ganan partidos, y quien lo niegue no vio el partido de anoche en el Manzanares. Los culés asediaban y los rojiblancos se defendían, olvidándose hasta de atacar. Messi no estuvo, o no le dejaron estar, y Suárez no fue capaz de hilar una jugada entre tanto rojiblanco.
Sale Carrasco y entra Thomas, Simeone decide sacrificar la banda y la velocidad en busca de contención y defensa. Puede gustarnos o no su decisión, pero no se le puede reprochar nada, los partidos así hay que ganarlos, no jugarlos, y van dos eliminatorias de champions vencidas al Barça.
Los últimos diez minutos cambiaron el cariz del juego, el Atlético sabe bailar con el reloj como ningún equipo lo hace, e interpretó que era momento de sprovechar la prisa de los blaugranas para hacerse con el balón y venirse arriba. Una mano de Iniesta en el área hace estallar el Calderón. Penalty que anota Griezmann al borde del palo, acariciado por Ter Stegen. Y ya no queda apenas tiempo.
Ni una falta/penalty que pudo cambiarlo todo frenó al Atlético, que esta noche sí, tenía la suerte de su parte. Los minutos corrían y a falta del maestro en el arte de retener el balón en el córner, que estaba luchando en el bando enemigo, Koke se hizo con la batuta. La cara descompuesta de Simeone era la de todos los atléticos: ya no nos fiamos ni del descuento, ni de nuestro padre si le apuráis, hasta que no pite el árbitro.

Simeone nervios partido
Y cuando lo hace, se desata la locura: estática en el rostro de Luis Enrique, que ve pasar ante sí unas últimas semanas que amenazan con.hundir la temporada; extática de Simeone y sus jugadores, que están en la semifinal.
Esa noche los rojiblancos no dejaron de creer, siguieron soñando en busca de una espina que tienen clavada en lo más hondo, acercándose al sueño jamás vivido y mil veces soñado. Ya no vale la Intercontinental, ni el doblete, el Atlético quiere la Champions, y la quiere ya.

Celebracion koke godin

Real Madrid 0 – Barcelona 4

Festín de los culés en el Santiago Bernabéu

Golazos de Luis Suarez (x2), Neymar, Iniesta

La historia se repite, cerca han estado de meter el quinto. No se ha visto al Madrid por ningún lado del campo. Ronaldo desaparecido, la defensa inexistente, un auténtico coladero, Navas imposible pararse nada.
Pañolada en el campo y gritos de “¡Florentino, dimisión!” En 2011 el Barcelona le marcó 5 goles al Madrid y hoy han sido 4. Han dejado jugar al Barcelona a sus anchas, solo 4 ocasiones ha tenido Bravo para actuar y lo ha hecho perfectamente. Llevaban 3 goles y Messi todavía no había salido al campo, y cuando lo hizo no hacía falta trabajar al 100%.
Iniesta iba y venía con tranquilidad sin  parara los pies, lo mismo con Sergi Roberto, actuando de Messi en su lugar y apoyado por Neymar.
El Madrid flojo, sin jugar a nada, a Benítez y Florentino se lo comían los asistentes al partido. Un auténtico baño el que daban los culés sin que nadie les frenase.
Precioso gesto el que han tenido los madridistas asistentes al campo, como ocurrió hace ya 10 años, cuando Iniesta se ha retirado se han alzado muchos a aplaudir su actuación como hicieron con Ronaldinho. El Bernabéu estaba tan enfadado que Madrid no pitó a Piqué, pitó a los blancos, ni los alentó a jugar y remontar, ni cantó para animar. Apuntó culpables hacia el palco y el banquillo.
La entrada y expulsión posterior de Isco es más una rabieta de impotencia que ir a hacer daño, no hay que hablar demasiado del tema.
Según Luis Enrique en rueda de prensa posterior: “Entiendo que hayan aplaudido a Iniesta, es patrimonio de la humanidad”.
Un partido para la historia de los que se recordarán muchos años después.

Para mi el mejor ha sido Sergi Roberto, seguido muy de cerca por Andrés Iniesta.

Antes era culé

De la celebración de las Rúas en directo al no al barcelonismo. Así he cambiado yo. Toda la vida siendo culé, con el corazón azulgrana, debajo del blanquiazul zaragocista, hasta hace un tiempo. No sé decir exactamente cuánto, pero ya no lo soy. Por supuesto me sigue gustando el Barcelona, su juego, que es su gran virtud, algunos jugadores que no voy a desvelar, y su entrenador actual, aquel que fue el primer jugador de fútbol en el que me fijé y alabé hasta la saciedad en mis primeros años de vida. Con el 21 a la espalda iba a todas partes y era capaz de clavármelo en el corazón a fuego. No me importó que jugara en otros tiempos en el equipo rival, siempre lo he defendido y siempre lo haré. Hace unos años viví en Barcelona, con mi vena culé muy arraigada en mí, disfruté de un derby barcelonés en el Camp Nou días después de comprarme la camiseta de Piqué, sí, la suya. Si en su momento me hubieseis preguntado el por qué os habría dado mil razones, ahora daría muchas menos. Aunque sigo dando, el “amor” no se va tan rápidamente. He sido una enamorada de Víctor Valdés desde que tengo uso de razón, del mismo Piqué, de Puyol y Xavi, del ya nombrado Luis Enrique, del entrenador que me hizo aprender un fútbol especial y al que le tengo mucho cariño como Josep Guardiola, del “conejo” Javier Saviola e incluso de Alves. Duele, a veces, haberme separado tanto de ese cariño que les tuve en algún momento, casi he crecido con muchos de ellos. Podría destacar a otros jugadores en ocasiones puntuales pero ellos hicieron que desde que me gusta este deporte me haya sentido muy atraída por el club, los colores, el himno y aquello a lo que yo entendí que llaman “valors”. Hoy en día solo me atrae su juego, y no siempre, ni todos los jugadores, y no es tan normal que no me gusten los “buenos”. En mi época viviendo en la ciudad condal paseaba sonriendo a ver banderas culés, que no independentistas, fui a las celebraciones de las dos rúas, una de ellas la vi desde el balcón de mi propia casa, alabando a Piqué y emocionada por ver a Valdés en vivo después de toda la vida bebiendo los vientos por él, e incluso quise ir a celebrar la Champions League al estadio. He llorado de emoción al ganar competiciones y partidos importantes y con alguna que otra derrota: en La Romareda cuando el Real Zaragoza le ganó un partido en Copa del Rey, el día que Andrés Iniesta debutó y cuando perdían algún partido contra el Real Madrid, llegando a descolgar mi gran bandera azulgrana que colgaba de una de las paredes de mi habitación hace muchos años. También he hablado maravillas de muchos aspectos del club, pero ya no. Esa época pasó. Esto es un espacio público y hay que contenerse en algunos aspectos de ciertos comentarios. Hace unos días, la noche de la final de la última Champions conquistada por los culés escribí esto en mi página de Facebook: “Si esta noche gana el Barcelona no me felicitéis. Os lo agradezco pero no. La Copa se irá a Cataluña y eso no me gusta, los culés de fuera de esa tierra no existen? Pues que se las lleven que yo no celebraré más una copa azulgrana. Igual porque ya no soy culé. Dicho esto, que gane el mejor. Disfrutad del partido.” Comentario al que por supuesto he recibido muchas respuestas. Esta ha sido mi última respuesta: “Yo he sido toda la vida culé, en menor o mayor medida y ahora me gusta el Barcelona pero no soy culé, me he ido desenamorando, una de las cosas principales es que cada vez me he dado más cuenta de lo arraigados que están a la independencia y las incoherencias ocasionales sobre el tema. Cada uno puede ser de un equipo y a la vez gustarle otro, he entendido que son cosas diferentes, no me meto con nada ni nadie, tenemos motivos diferentes, pero no puedo cambiar de pensamiento, ni ellos el suyo. Ninguno es mejor que otro.” Aunque he de decir que no es la única y exclusiva razón por la que me desencanté del los azulgranas. Reconozco que lo mío con el Barcelona es como una relación de pareja imposible, alguien con quien podrías compartirlo todo y sin embargo hay cosas claras que te hacen decidir no compartir casi nada. Supongo que igual que hay parejas a las que se les rompe el amor, puede ser, como dijo en su día Rocío Jurado, de tanto usarlo, a mí se me ha roto con este equipo.

10.000 visitas a siempreel8.blogspot.com

Gracias queridos lectores!
Se suele decir queridos, cuando en realidad a a mayoría no os conozco. Pero es de bien nacidos ser agradecidos. Este blog es una prueba que me autoimpuse yo por ver cómo lo haría escribiendo en internet sobre lo que más sé en esta vida, fútbol. Desde hace unos años me han considerado como una pequeña enciclopedia de este deporte y quise probarme a escribir y ver cómo se me recibe. Si mis artículos serán muy leídos, si sabría escribir con propiedad sobre fútbol, si sabría aceptar las críticas al confundirme, cómo encajaría los halagos…
Siempre con la humildad de quien empieza en esto por vocación y afición, y de forma voluntaria creo que no me ha ido muy mal. Alguien que no se le conoce mucho en el ámbito de la comunicación empieza un blog y lo primero que hace es transmitirselo a sus amigos y familiares a los que les pueda interesar este tema, más tarde lo expande por las redes sociales. Eso es lo que hice yo. Aunque sin idea de las cifras que podía alcanzar en visitas ha habido días en que han pasado de las 100, sin actualizaciones ese día, y los días de grandes atículos han superado los 200. Me alegra mucho, pero más que por que suba la cifra porque guste lo que hago.

Este fue el primer artículo que publiqué: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/primer-partido-espana-italia-eurocopa.html En junio de 2012 abría el blog coincidiendo con la Eurocopa, más bien lo hice coindicir, porque después de ver este primer partido en el que se enfrentaban mis dos selecciones inicíé mis andaduras por la red.

Este es el último artículo publicado: http://siempreel8.blogspot.com.es/2015/03/algo-mas-que-futbol.html Sobre el último clásico español.

Han pasado casi 3 años de uno a otro, y muchos cambios que he ido introduciendo.

Conté casi entera la Eurocopa de 2012, en septiembre del mismo año cómo el Real Zaragoza ganaba en la Romareda al Osasuna: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/cronica-real-zaragoza-osasuna-22-09-2012.html

En noviembre mi crónica coincidió con la que hizo el Heraldo de Aragón: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/el-renacimiento-del-real-zaragoza.html

Las chilenas de Ibra y Mexes en partidos importantes: http://siempreel8.blogspot.com.es/2012/11/chilenas.html

La vuelta de Balotelli a Milan: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/01/super-mario-vuelve-casa-de-diavolo.html

Los 20 años de Totti en la Roma: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/03/felicidades-totti.html

Expliqué la teconología que se iba a utilizar para medir los goles “fantasma”: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/04/tecnologia-del-gol-fantasma.html

El Real Zaragoza – Mallorca desde las gradas de La Romareda: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/04/real-zaragoza-3-rcd-mallorca-2.html. Una auténtica fiesta.

Las retiradas de Alex Ferguson y Beckham del fútbol: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/sir-alex-ferguson-se-jubila.html, http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/beckham-se-retira.html.

Por este del humdimiento del Real Zaragoza hace dos años recibí muchas críticas, positivas y negativas: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/05/el-hundimiento.html

El adios que inesperadamente tuvimos que dar a Luis Aragonés: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/02/el-adios-luis-aragones.html

Este artículo sobre la carrera de Puyol me lo publicaron en BlogSpheraSport: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/03/carles-puyol.html

Recordé los 3 años de reinado español en el mundo: http://siempreel8.blogspot.com.es/2013/07/3-anos-del-primer-mundial-espanol.html

Y empecé a emocionarme con al Atlético de Madrid esta tarde de marzo: http://siempreel8.blogspot.com.es/2014/03/la-tarde-que-se-ilumino-madrid.html

Entre otros artículos. Espero que hayan disfrutado con algunos o por lo menos con uno de todos estos artículos que he nombrado, u otro de los que no he nombrado. Todo el apoyo recibido anima a seguir escribiendo fútbol como siempre me ha gustado. A ver si alcanzo pronto las 20.000 visitas.

 

Algo más que fútbol

El clásico es algo más que fútbol. Es EL PARTIDO.
Desde América hasta la India, pasando por Madrid y Barcelona, rodeando el resto de España, a quien le gusta el fútbol, y sabe distinguir su equipo del buen juego de verdad está pendiente del televisor o tablet, a poder ser la pantalla cuanto más grande mejor. Está pendiente de las redes sociales y sus comentarios, pendiente de la cerveza con los amigos, del bar, de sacar su equipación y sus ganas de ver este partido.

Pero la vida es más que fútbol, la vida es mucho más que ver un Barcelona – Madrid en HD, a 4K, por Canal+ o Gol TV. Es mucho más que picar al contrario por las jugadas que está haciendo su equipo, que restregar por la cara los colores de su camiseta. La vida es mucho más que la jugada de gol de Suárez o el zapatazo de Cristiano, es la emoción que hay detrás de esas jugadas. La vida son las lágrimas en la cara del niño que va por primera vez al campo a ver a sus jugadores, a esos que solo puede ver a través de la pantalla, del abuelo que la única acción que puede hacer es vivir el fútbol desde su sofá, los amigos que se conocen a través de este deporte, los que se encuentran para ver el clásico…

El clásico también es una conversación entre Laudrup y Luis Enrique, o entre Guardiola y Di Stéfano, o incluso entre Raúl y Kubala mientras de fondo suena Loquillo y Sabina y el humo de cigarros empaña el ambiente.

Hay muchas formas de darle ser y razón al clásico, mucho más allá de las tarjetas, de los penaltis, de los fuera de juego, las diagonales sin control… Y es que la única forma de hacernos sentir vivos a los que vemos este juego es que al menos 2 veces cada año podamos disfrutar de maravillas de jugadores de esta categoría, se paralicen partes de países enteros y tengamos los ojos puestos en el FCB -RM o viceversa.
La vida es algo más que el derby español, es lo todo lo que engloba el derby español. Sus colores, sus gritos, el ambiente, todo aquello que rodea al fútbol.

Los colores del fútbol: ese sentimiento

Decía Guardiola que es más fácil cambiar de pareja que de equipo de fútbol. Que si toda la vida has sentido unos colores, un equipo de fútbol, los colores de tu equipación han sido siempre unos exactos jamás, los podrás cambiar por otros.

Desde luego a mí con uno de mis equipos me pasa. Soy zaragocista desde muy pequeña, mi padre siempre ha estado luchando por conseguirlo y siempre lo he sido, aunque he de reconocer que en algunas ocasiones ha estado debajo el sentimiento zaragocista del culé. Siempre me he movido entre esas 2 líneas, la zaragocista y la culé, en España. Si salgo a Europa mi equipo es el Milan, aunque no le tengo el mismo aprecio que cuando empecé a quererlo, allá por el 2006. Ese gran equipo que conocimos en Europa. Pero no quiero salir de España en este artículo.

Desde hace unos meses tengo mis dudas sobre mis segundos colores. Las rayas de mi equipo todavía no tengo muy claras si son azulgranas o rojiblancas, de momento son de 4 colores pero no sé lo que aguantarán así.
Todos los futboleros sabemos la manera en la que ha cambiado el juego y la situación de los colchoneros con Simeone mandando en el banquillo. De eso no volveré a hablar, ya lo hice en forma de artículo en su día. Él, y solo él. El señor Diego con sus pupilos han sido los culpables de que a día de hoy tenga esta duda, este juego que ha enamorado a tantos españoles, la situación política del Barcelona que tanto afecta a los no-catalanes que amamos al equipo barcelonés, los chanchullos con hacienda… Todo este revuelo junto ha hecho que a mí se me creen estas dudas. Empecé a enamorarme por un conjunto y a desencantarme un poco por el otro, a pesar de que mi adorado Luis Enrique gobierne a Messi, Suarez y compañía. Hay muchas cosas que no me gustan en el Barcelona actual y se me ha notado.

Me gusta la equipación del Atlético de Madrid, me encanta, me parece muy bonita, me encantaría tener una bufanda, cojín o camiseta de este equipo. Y si empiezo a decir esto es que soy medio colchonera ya, y a mucha honra!! Tendré algo del Atlético de Madrid, del Real Zaragoza la camiseta, bufanda y bandera y del Barcelona la de Piqué.

Real Madrid 3 – Fútbol Club Barcelona 1

La tarde del 25 de octubre Madrid se teñía de blanco desde los alrededores del Benabéu hasta donde la vista alcanzaba. El ambiente se caldeaba, los ánimos empezaban a subir por parte de las 2 aficiones. No podríamos dar un resultado, no sabíamos hacia qué lado se decantaba la balanza, hasta que empezó el partido. El morbo de ver a Luis Enrique en el banquillo culé después de tantos años, de todo lo que dijo, del odio que se le tiene en ese campo y en esa ciudad, el supuesto homenaje a Messi por superar a Zarra…

Todo podría hacer que se brindara un gran espectáculo, grande para los azulgranas, y sin embargo no fue así.

El Madrid hizo su trabajo, un gran juego y derrotó a un Barcelona que quiso matar el partido durmiendo el balón, jugando al pase como antes y le salió muy mal la jugada. Fue una justa derrota para los culés.

Luis Suárez brilló hasta donde pudo en su debut, nos dio pequeños toques de clase y nos dijo lo que podía dar de si en el terreno de juego, Messi se difuminó entre los blancos, Neymar hizo un partido a su altura después de marcar el gol tan tempranero que haría ilusionarse a los aficionados de su equipo, aunque para nada.

Los culés volvimos a llorar con una derrota en un derby, un partido decepcionante que no lleva a ninguna parte, un pulso perdido, algo donde ya ni siquiera cabe la frase del “fin de ciclo” azulgrana, aquello ya acabó hace tiempo. El Barcelona es un equipo al que cuesta reconocer, al menos contra equipos de este calibre, no es el mismo grupo de hace unos años y eso se nota. Habrá que esperar hasta final de temporada casi para intentar ver un derby de calidad, por parte de los 2 equipos, porque no es que el Barcelona no brillara, es que el Madrid no le dejó. El abismo entre los 2 se hizo enorme en ocasiones.

España 3 – Corea del Sur 5 (Mundial 2002)

El maldito partido de 2002

La tarde de verano en la que la Selección Española perdió contra Corea del Sur no fue un partido perdido más. Fue “El partido“. España tenía bastantes posibilidades de hacer una gran actuación y no defraudó. 

Corea dominó el partido durante la primera media hora de juego, el resto, territorio español. Aún con Morientes, Luis Enrique y Raul, entre otros en las filas de La Roja intentaron hacer una buena segunda parte de partido, y lo consiguieron. Luis Enrique entró por Valerón y todavía se crearon más ocasiones de peligro, aunque también por parte de los coreanos.

En la prórroga el árbitro anuló un gol a Morientes y a partir de ese momento los españoles cometieron más fallos, se empezaron a poner nerviosos viendo como corría el reloj y los goles no subían al marcador. Morientes falló un gol en el que estrelló el balón contra el larguero, el árbtitro anuló tres ocasiones de gol seguidas, sin motivo, a los españoles y fue ahí cuando se desató la locura para los aficionados de La Roja.

Después de toda la tensión acumulada durante el partido tocaba ir a la tanda de penaltis. La mayoría de los españoles estábamos pegados al televisor, esperando que la tanda de lotería, como se suele llamar esta vez favoreciera a nuestro país y pasáramos a semifinales, escala donde esta competición se nos resistía desde hace años. Tampoco esta vez habría suerte en esa agonía llamada penaltis. 

Joaquín, el guapo jugador, por aquel entonces del Betis, los ojos verdes de Sevilla, falló el último penalti mientras que los coreanos habían acertado todos.

El sueño de la selección española volvía a acabarse en cuartos de final, media España, o casi toda llorando por esta derrota. Los de mi generación empezamos a saber lo que era el fútbol de la selección de nuestro país con ese partido. Es uno de nuestros primeros recuerdos vividos en primera persona. 

No nos valía con la hazaña de hace muchos años contra Malta, nosotros aprendimos con una derrota. Con una amarga tarde de verano en la que vimos caer a nuestra selección. Vimos como un tal Gamal al Ghandour, conocido por todos como Gandul o Gandur, nos enseñaba el juego de España una vez más. Nos enseñaba a perder, aunque nosotros no quisieramos eso. Les puso en contra a los jugadores de la Selección Española un partido que quiso ganar. Un partido que sino fuera por pequeños fallos posiblemente lo hubiese ganado España
A mi generación, de la mediados de los 80, principios de los 90, se nos había dicho siempre que España nunca pasaba de cuartos de final, y posiblemente tenían razón los mayores cuando nos hablaban del fútbol de este grupo de jugadores, pero todavía no sabíamos las razones de porqué pasaba esto. 


A las órdenes de  Jose Antonio Camacho, el seleccionador por aquel entonces de La Roja, estaban en este partido:   

Iker Casillas
Carles Puyol
Fernando Hierro
Enrique Romero
Miguel Angel Nadal
Ivan Helguera
Ruben Baraja 
Javier de Pedro
Fernando Morientes
Juan Carlos Valerón
Joaquín Sanchez
Gaizka Mendieta
Luis Enrique
Xavi Hernandez