Aquello que se nos escapó

Aquello que se nos escapó – video

 

“El 5 de junio de 2016 a muchos zaragocistas se nos escapó la ilusión, se nos cambió la cara de asombro a tristeza y luego a enfado, y a tristeza, y otra vez a enfado. El Real Zaragoza perdía en un pueblo de Girona contra el Llagostera, un equipo, por aquel entonces descendido y sin opciones de nada. Este Llagostera jugó esa tarde un partido sin sentido contra un equipo sin alma, enfrente de una afición rota, de dolor, de sentimientos, de esperanzas y de sueños. Su Zaragoza solo necesitaba empatar o ganar, y nada fue con el guion esperado.

Porque aquello que se nos escapó aquella tarde no fueron 3 puntos, que también, si no la ilusión. Con ilusión y un punto el equipo entraba en Play Off y se acercaba más a Primera división. Aquello que se nos escapó fueron lágrimas, y ganas de seguir viendo el partido. Se nos escapó querer volver a vestirnos de zaragocistas, aunque solo fuera por unas horas, o unos días. Aquello que se nos escapó fue a eterna pregunta de: ¿Papá, porqué somos del Real Zaragoza? Y sin respuesta, por diferentes razones, seguimos apoyando al equipo.

Aquello que se nos escapó el 5 de junio de 2016 en Palamós fue la ilusión, pero zaragocistas, recojámosla de donde se nos haya quedado y luchemos con todo el equipo y el cuerpo ténico por subir juntos a Primera, y olvidémonos de esa fecha. Después de todo lo que hemos pasado en estos últimos 10 años debemos hacer que lo que pasó en Palamós sea una anécdota dura, pero irrepetible.”

 

Real Zaragoza 1 – S.D. Huesca 0

3 puntos in extremis

3 puntos en el derby aragonés que sirven, ademas de sumar para ponerse de nuevo, por segunda vez en 3 partidos líderes de liga.

Un derby con sabor a eso. ¿Ingredientes? Entradas sin sentido, cartulinas amarillas por ambos bandos, una roja a Bambok por acción ilegal, protestas, 2 pequeñas tanganas: una con Cabrera de protagonista y otra con Marcelo Silva y un gol en el minuto 88. Todo acompañado de un fútbol poco vistoso pero con ocasiones para ambos equipos. Urko Vera tras una amarilla merecida por una entrada sin balón diciendo: Qué vergüenza! Y la tarjeta roja que vio Bambok demasiado estricta marcaron el devenir del partido, junto con el remate de Xumetra y el gol de Casado. Bambok vio la tarjeta amarilla y posteriormente la roja por disparar cuando la barrera no estaba bien colocada todavía y el árbitro no había pitado.

Un partido intenso en el que el Huesca vino a ganarlo, estaba además, con mucha más suerte que el Real Zaragoza en lo que a jugadas y llegadas al área me refiero. Pero pasaban los minutos y nadie marcaba, por parte de ninguno de los dos equipos. Los oscenses llegaron a mostar una imagen de conformarse con no perder en La Romareda pero los blanquillos nos dejaban que eso pasara, si se podía evitar con cosntantes acometidas a portería, y rozando el gol como en la medio chilena de Xumetra.

En la segunda parte, tras sustos en ambas porterías y unos buenos despejes del portero oscense atajando ocasiones claras de gol y toda ella con un jugador menos de azulgrana el Real Zaragoza consigue el gol. Muchos futbolistas en el área, un buen control de Ángel, con la cabeza vendada por un cabezazo despejando un balón anteriormente, y una gran volea de Casado para romper el marcador. Ángel jugó los 20 últimos minutos con un traumatismo craneoencefálico que le llevó a pasar la noche en el hospital.

Se desató la locura en las gradas, después de varias protestas a errores arbitrales hacia ambos equipos. Aún tocó sufrir los minutos finales, para no perder la costumbre, pero al final, el Real Zaragoza se llevó 3 puntos de oro que además hacían que el equipo volviera a situarse primero de la tabla.

Crle7DBXYAAy7Ur

Destacamos eldebut de Juan Muñoz que ya gustó en sus acciones, el gol de Casado y el trabajo de Zapater.

Carta de despedida a Diego Rico

El 17 de agosto de 2016 se hacía realidad lo que ningún zaragocista quería. Expresado por la gran mayoría a través de Twiter, nadie quería que uno de los estandartes de La Romareda abandonara el club, pero la presión económica de la Liga y la situación salarial han hecho obligatoria esta operación.

1434717470_extras_noticia_foton_7_1.jpg

Estimado Diego:

Hace ya mucho tiempo que te vi correr por la banda izquiera portando la blanquilla. Desde 2011 llevas jugando en Zaragoza, en el filial y el primer equipo maño. No tengo muy seguro desde qué año te sigo, y menos desde cuando me gusta lo que haces dentro del campo. Tus galopadas dan vida al equipo, desatan mi pasión por mi club y hacen aumentar las posibilidades de gol. Eso, siempre es bueno.

Lloraste de emoción al superar el partidazo de Girona en Play Off, corriste como un loco y dio resultado. En Albacete en 2015, en plenas fiestas del Pilar en la capital maña, hiciste un partido buenísimo con recompensa en forma de goles y una brillante actuación. Cambiaste desde el principio los pitos y abucheos por aplausos, solo, sin ayuda y sin un micro delante, con tus pies.

Te he oído comparaciones con algún ex compañero regular en juego, porque alguien tenía que tener la diana de sustituto de este futbolista. Con tu juego hiciste cambiar esas comparaciones. Las opiniones de todo aquel que quería hablar de ti eran en positivo, y lo siguen siendo. A mi ayer se me saltó algun lagrimilla cuando vi tu foto anunciada, definitivamente, en la cuenta de Twitter de Leganés. Te vas a Madrid, porque Leganés es parte de esa capital preciosa. Hace menos frío que en Zaragoza y en Burgos, pero tú no huyes del frío, ni te paraliza, porque nunca dejas a nadie helado cuando juegas. Ya no será la pilarica quien te guíe en tus tardes y noches de césped y 90 minutos en juego, si no la Almudena. Tú fuiste uno de los pilares más importantes de este Real Zaragoza a la deriva. Tus gritos, tu aliento, tu sacrificio… Juega como sabes, siempre, que no te dé miedo el rival que tengas enfrente, y sobretodo, no nos olvides, en Zaragoza tienes un hueco en cada uno de los corazones blanquillos.

Nos vemos en Primera, ojalá en septiembre de 2017. Y ojalá nuestros caminos vuelvan a cruzarse y vuelvas a nuestro Real Zaragoza, al equipo que te vio crecer como futolista, tuyo, mio y de todos los blanquillos.

Mucha suerte.

Gracias por todo Diego! ¡Aúpa Zaragoza!

_img0504jpg17495059_6a036906

 

El Real Zaragoza 2016-2017

El Real Zaragoza vuelve, una temporada más, y ya van 4, a jugar en Segunda división española. La llamada Liga 1,2,3 desde hace unos pocos meses, según Tebas, se ha aliado con el banco Santander para internacionalizarse más.

Después de la debacle producida en Palamós el 5 de junio de 2016 el eqiupo ha hecho una gran “impieza” de jugadores y ha ido devolviendo a sus equipos o a otros nuevos a los cedidos y vendido todo lo que ha podido.

El primero en marcharse, la misma noche del partido contra el Llagostera fue Lluís Carreras. En su lugar llegó a los mandos del equipo Luis Milla, turolense con experiencia en las categorías inferiores de la selección española y con muchas ganas de coger las riendas de los blanquillos. El segundo fichaje, “medio desvelado” a través de una foto de Instagram que colgó Ander Herrera fue Alberto Zapater, la vuelta de uno de los hijos pródigos y queridos a La Romareda. Todavía con el enfado del fin de temporada de los aficionados y la incertidumbre de quién querría ocupar nuestro vestuario llegaba la primera emoción al club. Se notaba que se le acogía con cariño su vuelta, unas 5000 personas estuvieron presentes en su presentación, más o menos el mismo número de aficionados que fuimos a ver pisar de nuevo el césped de nuestro feudo a otro de los aclamados: Rubén Gracia Cani.

El resto de bajas y altas del equipo se ha hecho con cuentagtas, perocon ilusión entre los aficionados. Uno de los primeros en marcharse fue Freddy Hinestroza, después del partido en Palamós, aunque días después se filtró que se había desvinculado algún día antes.

Así queda el equipo actualmente:

Entrenador Luis Milla

Porteros: Álvaro Ratón (30), Xabier Irureta (1)

Defensas: Marcelo Silva (14), Fran Rodriguez (2), Răzvan Popa (23), Leandro Cabrera (4), Jorge Casado (3), Isaac Carcelén (16), Frank Bagnack, José Enrique

Centrocampistas: Alejandro Barrera (20), Jordi Xumetra (17), Cezary Stefan Wilk (6), Rubén Gracia “Cani” (8), Javi Ros (10), Manu Lanzarote (12), Erik Morán (5), Alberto Zapater Arjol (21)

Delanteros: Ángel Rodriguez (9), Jean Marie Dongou (7), Edu Gracía (11), Juan Muñoz (cedido)

 

Bajas: Bono, Bertrán, Rubén, Vallejo, Dorca, Hinestroza, y Jaime.

Salidas: Alcolea, Manu H., Abraham, Diego Rico, Diamanka, Pedro, Jorge Díaz, Jorge Ortí, y Sergio Gil.

17 jugadores estaban en junio de 2016 en plantilla.

Cani vuelve a Zaragoza

El 7 de julio de 2016 Ruben Gracia “Cani” fue presentado en el estadio municipal de La Romareda.

20160707_191218

Segunda vez que era presentado como jugador zaragocista, segunda vez que llegaba al club maño con la ilusión de llevar la blanquilla y al equipo hasta lo más alto. A las 7 de la tarde, bajo una lluvia torrencial y las miradas de muchos focos de prensa y casi 5000 zaragocistas Cani volvió a sentir el cariño de los aficionados y la ilusión porque el centrocampista vuelva a jugar en el equipo de su tierra.

20160707_191430.jpg

Junto con Alberto Zapater han sido los 2 fichajes que más han ilusionado a los zaragocistas para la nueva temporada, la cuarta en segunda división.

Cani dijo a través del micro del speaker que espera subir a Primera división con el Real Zaragoza y posiblemente se retire del fútbol en este equipo.

20160707_194522

Atlético, gracias por todo y nada

Hace 5 meses vi como perdía una ronda de copa del Rey en el Calderón contra el Celta. Pensaba que sería mucho más sencillo de lo que parecía ese partido, pero me equivoqué. Vi el partido de casualidad. Estaba en un bar en El Burgo de Osma con mi gran amiga. No le gusta el fútbol pero me hizo el favor de quedarnos en el primer bar que estuvimos a ver un poco del partido. El primer tiempo en un bar, el segundo en otro. Mientras, antes de comenzar el partido hablé con un señor mayor de aquel Betis de Gordillo, de Agapito Iglesias y de sus operaciones.

Ya me fui de ese bar con mal sabor por el resultado del partido. Me llevó mi amiga a lo que allí llaman “el templo atlético”. Se llama El Círculo ese bar. Aluciné. Todo del Atleti, todo. Camisetas, bufandas, fotos… Y es que desde este verano todavía le tengo más cariño a ese pueblo. Allí celebran una pequeña parte de la temporada los rojiblancos. En el puente que une el pueblo con la zona del río vi este verano una foto de mi querido Griezmann, y otra del resto del equipo, y sonreí al conocer el lugar. En El Círculo nos tomamos una cerveza con jamón y vi como el Celta desempataba el partido. Los que allí estaban desesperaban, entre ellos yo. Me acerqué a unos chavales que se apoyaban en uno de los barriles de mesa y les dije: Tranquilos, aún se pueden ganar 2 trofeos esta temporada. Quiera o no, algo acerté.

Me fui cabizbaja, pero pensé en otras cosas, no podía desaprovechar la visita de esa manera. Había tenido invitación y oportunidad de ir a ver este partido al Calderón y el compromiso, incancelable, me lo impidió. Nunca pensé en ese final.

Yo, que aprendí a querer al Atlético a base de escuchar historias a cargo de mi amiga y compañera Carol, de la filosofía que marcan, de ciertos jugadores de los que ya me viene de lejos… Yo, que dejé de lado a mi Barcelona después de toda la vida culé y tanto grito de amor hacia ciertos jugadores y entrenadores. Yo, que vi perder a los culés vestida de azulgrana, al lado de Carol vestida de rojiblanca, y tiempo después bajar la cabeza por que perdiese en Lisboa… Yo, que no me enfadé ni entristecí por aquel final de liga de 2014 y su desenlace ya conocido. Yo, que vi como con el Atlético de Madrid a mi querido Real Zaragoza descender a Segunda y yo lloraba delante de la televisón, sin parar, por el tremendo castigo inmerecido. Yo, que me emocioné hasta la lágrima al ver recoger la copa del Rey a los rojiblancos y ganarles al Madrid hace unos años siendo culé. Yo, que canté con Courtois y lo alabé hasta el día de hoy con su: Salta, salta, salta, pequeño canguro. Yo que todavía recuerdo el segundo en el que Adrián saca un balón desde la portería a punto de entrar, que sufrí en navidad con el angustioso partido contra el Rayo, me enfadé con el resultado contra el Barcelona en esta Champions, y me comí la cena y las uñas en el partido de vuelta con el Bayern después de tener miedo en el primero y de gritar “gol” y comerme la mano con el golazo de Saúl en plena calle, tengo un presentimiento.  Mañana este equipo al que todavía me queda mucho para quererlo de lleno, se va a llevar la orejona bajo el brazo.

Carol me escribió un wahtsapp en el descanso de la vuelta contra el Bayern que ponía: <<Nos vamos a clasificar Patri.>> Yo estaba ya de los nervios y fue una inyección de tranquilidad que no puedo explicar todavía hoy. Como un abrazo por detrás en el momento indicado, como cuando coges el sueño y ya todo tu cuerpo descansa. Como ese mensaje que no recibiré y me encantaría, de aquí a un mes, con todos mis exámenes por decidir. Y tuvo razón, nos clasificamos. Yo acerté en Instagram de manera brutal, todo he de decirlo y ella corroboró.

Hoy estos a los que estoy aprendiendo a querer se juegan la final de la Champions, algo que casi vaticiné en enero en ese precioso pueblo de Soria. No veré la final en ese bar, ni con los que allí estaban, sino con un madridista, como hace 2 años, pero veré un partido en el que gane o pierda mi segundo equipo voy a estar feliz. Porque sé que quiero seguir siendo de este equipo muchos, muchos años más. Tengo el alma cuatribarrada y blanquillo el corazón, pero una parte de él es rojiblanca. No puedo expresar ahora mismo la emoción que seguramente sentiré, pero por alguna razón me dice que va a ganar el Atleti. Va a ganar porque he visto iluminarse el cielo de Madrid en más de un derby a fuego entre ambos equipos, he visto un 4-0 favorable a este equipo, a Ronaldo desesperar por los jovencitos de Simeone, y he visto como me latía el corazón al ver a los guerreros luchar. Yo los quise en semifinales, pero más los quiero en Milán. Vamos atléticos, poco a poco, voy a más, vosotros me hacéis ir a más. A por la victoria campeones!!

S D Huesca 1 – Real Zaragoza 1

Un punto y gracias. Por la parte zaragocista que nos toca.

En Soria que si robo arbitral, en Zaragoza que si no se puede permitir la actuación del árbitro ni en el penalti del Nástic ni en la tangana antes del penalti zaragocista, pero perdonen mi ignorancia, en Huesca ¿qué? ¿Qué se tendría que decir de este partido?

Nos jugamos el ascenso, ahora ya solo optamos a Play Off y se hace este partido… No saben ganar. Triste es la realidad pero es lo que hay. No se ha sabido ganar ni con once, ni con diez. Dongou no sabía a qué jugaba hasta que ha entrado un Pedro en condiciones dudosas, al resto se les ha nombrado poco, hoy Lanza poco ha podido hacer, Ángel ha salido a intentar arreglar un roto difícil… Que sea el mejor jugador de unos determinados minutos del partido Jaime, quien vuelve al terreno de juego desdepués de 8 meses lesionado manda narices.

Pudiendo hacer un buen partido no se ha echo nada. NADA. La desesperación no sé si llegará igual a los jugadores que a la mayoría de aficionados pero esto ya no se puede permitir. Había que salir a matar deportivamente hablando y no ha sido así. No ha salido bien nada de lo que debería. Nos llevamos un punto de tres, uno señores. Seguimos alejados de los dos primeros clasificados y seguimos en puestos de Play Off de milagro. Esto no se puede permitir. No valen más excusas de ningún tipo.

Lanza ha hecho un buen truco dejando con diez al Huesca, una mano dudosa ha hecho que la contra sea letal por la parte blanquiazul consiguiendo el gol a pie de Dongou pero nos han empatado, con diez jugadores, repito. Samu Saiz ha metido el gol cuando el Huesca se encontraba con nueve, por problemas físicos de un compañero suyo.

Como en otros tantos partidos. Se complica hasta Play Off viendo cómo se están jugando estos últimos partidos.

Hay que jugar mucho mejor si lo que el equipo quiere es subir a Primera división. Parece que algunos jugadores no se enteran del objetivo en el campo de batalla.

Se apagaron las luces de París

Hoy es 10 de mayo.

Escribir estas líneas con la canción de Ana Belén Arde París ya es especial para una zaragocista, escribirlo por este aniversario no se puede explicar muy bien.

1995-90-1000x654.jpg

<<Arde París y en tu piel se para el tiempo…>> en el estadio de El Parc des Princes se paró el corazón de todos los asistentes de aquel famoso e histórico ya Arsenal – Real Zaragoza. Estaban cerca de ver a sus equipos en la tanda de penaltis y Nayim, dice que ensayado y sabiendo que podía entrar, chutó y golpeó el balón hasta que Seaman quedó al lado en la portería, pensando cómo había dejado que entrara. Esta historia nos la sabemos todos. Pocos hay ya que no sepan qué pasó aquella noche. La euforia de sus aficionados, las lágrimas de la derrota en las mejillas de los ingleses, la fiesta en la plaza del Pilar…

¿Quién se acuerda hoy de eso con 3 o 4 años ese mayo de 1995?

¿Quién llora y rabia viendo al equipo donde está ahora? ¿Quién no ha maldecido en algún momento al soriano que propició, entre otros, la situación actual? ¿Cuántos de los que no vivimos aquel mayo de París o no vimos ese partido en la ciudad de la luz y el amor hablamos de él como si no fuera así? Ya lo digo yo, muchos. A mi, sin ir más lejos, me mandaron a dormir en algún momento del partido, no recuerdo cuándo. Yo tenía 5 años, y si vi algo no me acuerdo. Mi padre estuvo en París, las 2 caras de la misma moneda, de la noche que podría haber unido a dos generaciones de zaragocistas y las casualidades de la vida no lo hicieron.

Una profesora mia a la que no le gusta el fútbol se durmió en el hombro de un compañero suyo durante su viaje de estudios cuando Nayim disparó. Las 2 hablamos de París como si nos acordáramos por nosotras mismas de algo. Muchos de los niños de hoy en día algo sabrán, o les habrán contado, o lo habrán visto. ¿Qué más da no? Ahora estamos en Segunda división y mientras la generación que vio ganarle al Madrid 6-1 y al Barcelona 6-3 y luego perder una copa del Rey de manera dolorosa en 2006, nuestras lágrimas fueron esas. De las amargas derrotas, las lágrimas de quien nos ha contado grandezas blanquiazules, de sufrir contra Albacete, Numancia, de enzarzarnos contra los oscenses y gritarles a los de Osasuna lo mismo que ellos nos gritan a nosotros. Yo fui una de aquellas que delante del televisor lloró viendo aquel Real Zaragoza – Atlético de Madrid  en 2013. Bajaban los maños a Segunda con un gol de un rojiblanco que en lugar de celebrar pedía perdón por marcar. La Segunda, si miras el fútbol de manera diferente, parece bonita, pero no hemos sido nunca un equipo de Segunda, sino de ir por las grandes ciudades de España y de Europa. Entiendo a quienes critican por impotencia, a los abuelos que han llorado de alegría y no por estas calamidades, a quienes sufrimos por situaciones lamentables, pero ahora mismo, yo prefiero ser de los que siguen gritando con fuerza “Zaragoza nunca se rinde” y escribir aquella frase de Perez Galdós. “…pero entre los escombros y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde.” (Episodios Nacionales)

“En la historia se grabó Zaragoza la inmortal” Rezaba un tifo a principio de esta temporada. Se apagaron hace una década las luces de París, se encendieron las de la incertidumbre, de la casi desaparición, de las tardes de desesperación y de las escusas, pero hay que creer, volveremos a Primera y me gustaría pensar que hasta a competiciones europeas. En 2011, en Barcelona gritaba los goles que mi Real Zaragoza le marcaba al Madrid y mi amiga merengue no quiso salir de fiesta, estamos cerca de volver a repetir esas tardes. Queda poco para volver a la historia de la liga irregular, de los grandes focos de los estadios de fútbol.

Se apagaron las luces de París pero no deberían apagarse las de nuestros nuevos sueños.

Aún con todo esto, hoy celebremos que aquel mágico 10 de mayo de 1995 el Real Zaragoza hizo arder París. Vimos al negro en el larguero, a Cedrún sin saber si celebrarlo o esperar bajo palos y a Higuera subirse encima de Victor Fernández.Fuimos el foco brillante de Euopa.

Real Zaragoza 3 – Lugo 1

Para que exista la magia tiene que haber magos.

Febrero, 5 cambios del mercado de fichajes de invierno.Cambios en el once titular, en el equipo, en el banquillo desde enero y en la dirección deportiva.

Hoy sabemos que el Real Zaragoza es el mejor equipo de segunda de este mes de febrero. 10 puntos conseguidos de 12 posibles. Garras contra Leganés, Córdoba, Osasuna y Lugo.

El equipo resucita en juego, garras, ímpetu y sobre todo, en la tabla. Empieza a escalar para ponerse donde dormíamos hace meses, en la parte alta.

Hoy han demostrado que siguen jugando bien, que saben jugar bien. Al descanso se han ido con un empate en el marcador mucho más favorable a los maños que a los lucenses. En la segunda parte, desepués de tener  ocasiones no muy claras para ambos solo faltaba un golpe más fuerte y un gol. Se podía creer y tener miedo a la vez. Podía volver el miedo de siempre, la debilidad que hace a este equipo ser frágil y recibir un gol tonto, o por el contrario echarle más fuerza, atacar primero e ir por delante en el marcador.

No fue así exactamente como empezaron a entrar los goles en las porterías. Primero, sale José Juan hasta casi medio campo, y con incredulidad juega el balón hasta que Ángel le hace una pequeña falta. Ahí no pasa nada. Minutos después Manu Herrera sale de la misma manera y hace un gesto como si con la cabeza le hace una asistencia al jugador del Lugo, dejándolo solo que marcase a placer. Se veían a la memoria las imágenes de Walley “cantando” de forma parecida con el Girona en Play Off. A mí, se me vino el miedo.

Era el minuto 75  parece que en 15 minutos poco se puede hacer. Si era difícil meter un gol esta tarde menos todavía 2. Pues no han sido 2, sino 3, los goles que ha metido el Real Zaragoza. Ángel batía a José Juan en el minuto 83, en el 85 lo hacía Lanzarote, con un golpeo muy parecido al de hace una semana en Pamplona, pero con menos ángulo, y Dongou, a los poco minutos de entrar al campo, metió el tercero.

Así hacían olvidar los jugadores el error de Herrera y hacían de La Romareda la fiesta que se quería esta tarde.

Escalando, con buen juego y haciendo feliz a La Romareda se ganan los partidos. Ilusionados y en comunión, equipo y afición.

CcVCadRW0AE3hxz.jpg large
Para mí, es la imagen del partido

Real Zaragoza 3 – SD Huesca 3

Partido loco en La Romareda en el primer partido de 2016, y el primero con Lluis Carreras a la cabeza de los maños.

Un partido que bien podían haber ganado y perdido tanto uno como otro equipo.

Dos expulsiones, una que condiciona por una tonta acción el resto del partido, 2 remontadas, 6 goles y un partido que se esperaba con muchas ganas 7 años después, en la fiesta del fútbol aragonés.

Los del Huesca, muy bien colocados al inicio del partido y muy marrulleros, pudieron ganar en muchas ocasiones, el Zaragoza, remontando después de ir ganando pudieron haber aguantado el descuento, pero como siempre, algo pasa que todo el trabajo realizado se rompe en unos segundos esta vez  segundos. Con 10 jugadores en cada equipo y casi uno menos por parte del Huesca, Machís estaba roto.

Cambiaron de posición algunos jugadores del Real Zaragoza a petición de Carreras, entró Ortí después de mucho tiempo sin jugar, lo mismo que Diamanka después de su lesión. Ortuño salió y marcó con el primer balón que tocó, sin pensárselo mucho. ortuñoc.o

Diamanka también convirtió su salida en gol. En un gran gol para volver a remontar el partido.

El calentón de Ángel hizo cambiar el rumbo del partido, aunque el equipo supo rehacerse. No hay que dejar a un lado la actuación del Huesca, demasiadas faltas y no todas tácticas. Juego demasiado sucio.

Los cambios de Carreras esta vez gustaron a la afición y al propio juego, a tiempo y para beneficiar el buen juego del equipo, en ocasiones eclipsado por las buenas actuaciones del contrario.

¿Lo preocupante? Un empate más, y contra el Huesca, que mucha fiesta y emoción pero nos estamos dejando puntos que a final de temporada nos arrepentiremos porque hacen mucha falta para nuestro principal objetivo: ascender.

bandera