Real Zaragoza 5 – Deportivo de la Coruña 3

Goleada zaragocista en La Romareda en una noche mágica.

Real Zaragoza 5 – Deportivo de la Coruña 3

Real Zaragoza: Roberto, Sapunaru, Loovens, Álvaro, Abraham, Movilla, Apoño, Zuculini (Aranda, min. 25), Víctor (Edu Oriol, min. 82), Montañés y Hélder Postiga (Romaric, min. 86)

Esta es la alineación con la que disfrutamos ayer por radio o en el campo de una gran noche con el equipo blanquiazul de la ciudad del Ebro. 


La pilarica, el espíritu de lucha, la bravura de los zaragozanos y un equipo fuerte de mente
se sobrepusieron de dos goles inadecuados por dos errores que cualquier futbolista puede hacer en cualquier momento. Supieron darle una vuelta al marcador de manera escalofriante. Un penalti cometido sobre Apoño que él mismo transformó en el primer gol zaragocista encendió la mecha de la gran goleada el 10 de noviembre de 2012 en una Romareda alocada y contenta en la que no veía un resultado tan abultado desde el 6-1 al Madrid en Copa del Rey o desde el 5-1 al Osasuna hace 7 años.
Los goles fueron auténticos golazos, las asistencias de Victor Rodriguez (como siempre espectaculares), Postiga un fuera de serie que aliado con Victor darán mucho que hablar esta temporada, el arranque liguero de Paco Montañés una sana locura… Empieces a desmigajar por el lado que empieces acabas haciendo un gran resumen de la parte maña. Poco se supo de un Deportivo en crisis, deportiva y económica, como la nuestra, pero no hay que mirar sólo ese lado negativo de la vida deportiva, hay que reponerse ante esas situaciones. Un ejemplo claro de eso, sin contar con la diferencia de jugadores (aunque casi es más de famoseo de nombres y peso) es el Málaga.
Zuculini ayer erró, si, y los únicos dos errores de todo el partido le quitaron un puesto en el campo tal día como anoche y le dieron dos goles tempraneros a los gallegos. Pero Jimenez no se enfadó, le pasó por alto los errores, modificó la alineación y jugador a jugador empezaron a volver loco el partido y a cambiar la situación. 
También podemos situar la balanza de ese cambio sobre el penalti a Apoño y la expulsión del jugador deportivista. Lo que querais pero una cosa llevó a la otra y muchas veces con superioridad numérica el equipo no ha sabido ni tan siquiera empatar un partido o meter un gol por maquear resultado. 
Del tercer gol del Deportivo no voy a hablar, principalmente porque no lo oí cuando ocurrió y porque sí, el golaverage cuenta, pero ahora hay que mirar hacia adelante y hacer partidos con esta soltura, de saber sobreponerse ante las adversidades, de seguir con el buen juego visto hasta ahora y sobretodo de hacer volver a vibrar y enrrabietar de alegría a un estadio que hace unos meses parecía dormido. 
Cuando vino el 2-2 avisé a mi madre de que podría llegar el 3-2, como siempre, se me sube el optimismo a la cabeza, y acabé teniendo razón. Ya con el 4-2 no me creía lo que estaba escuchando pero cuando oí MANITA! Yo pensaba que soñaba, eso era demasiado, pero no, era cierto. Se veían 5 goles en La Romareda, 5 a nuestro favor, 5 dianas perfectas y bonitas, la grada haciendo la ola, coreando el nombre del mejor jugador del equipo contrario perdiendo 0-2, aplaudiendo a su mejor goleador, viendo como crecían jugadores que hace 3 meses eran auténticos desconocidos y viendo como el león de la ciudad sacaba sus garras y atrapaba la victoria de manera extraordinaria. Como hacía años que no se veía. Y todo eso es la fe, la que mueve a un equipo entero con tácticas y situaciones bien trabajadas como el trabajo en equipo y el apoyo del grupo para formar noches de ensueño en La Romareda. 


Como no he podido resistirme me he comprado dos periódicos. Las portadas me las colgaré en la habitación. Había que seguir relamiendo esta victoria.

El renacimiento del Real Zaragoza

El Real Zaragoza resurge de nuevo.

Real Zaragoza 5 – Deportivo de la Coruña 3


Real Zaragoza: Roberto, Sapunaru, Loovens, Álvaro, Abraham, Movilla, Apoño, Zuculini (Aranda, min. 25), Víctor (Edu Oriol, min. 82), Montañés y Hélder Postiga (Romaric, min. 86)

Esa es la alineación con la que salió el equipo de Zaragoza a defender su fortín. 

Hay que empezar a aprendernos esa alineación porque es la buena, no porque sea la que gane los partidos tan bien ganados como el de anoche sino porque desde el día que salió, si no recuerdo mal, contra el Osasuna ha mejorado el equipo. Ha ganado 4 de los 5 partidos útimos jugados con la mayoría de estos jugadores, jugando bien o mal y encajando goles pero sabiendo reponerse a las malas situaciones..

Ha mejorado su técnica de juego. Y así podría seguir. Dando todos los elogios posibles a estos jugadores. Estos por los que seguramente más de uno a principio de temporada no hubiese dado ni una canta y otros como yo son optimistas desde la pretemporada y animan al equipo. Creer, que este año sí, se pueden hacer bien las cosas, ganar en mejores condiciones y más partidos que en temporadas anteriores y hacer vibrar futbolistas, afición y ciudad y caminar en una misma dirección: en la del éxito sin sufrimiento. Porque eso es una afición unida a su equipo. Porque es muy fácil ser del Barcelona o del Madrid. Lo digo yo que soy barcelonista de corazón desde que tengo uso de razón pero ganar y ver a tu equipo en lo más alto siempre, sin sufrir casi y haciendo las cosas perfectas es muy fácil. Lo difícil es verlo sufrir, marcharte a la cama enfadada o triste porque tu equipo del alma, el de tu ciudad, por el que lo darías todo ha vuelto a caer. Una derrota tras otra, siempre hablando de permanencia, de salvación, de las malas impresiones que da el equipo, verlo bajar a segunda, ver como sube a primera otra vez, como no ganan partidos y se desperan y tú te desesperas con ellos.
Pero este año no, esta temporada está siendo hasta el momento y espero no equivocarme pero creo que poco van a cambiar las cosas, la temporada del respiro, de las buenas vibraciones en La Romareda y en la mayoría de campos de España. El equipo juega bien, en ocasiones mucho más que bien. Se ve compenetración en los jugadores, parejas de jugadores zaragocistas que no veíamos desde hacía muchos años, goles imposibles de parar y en ocasiones paradas imposibles de realizar. Pero este es el Real Zaragoza que está resurgiendo. Ya no se ven tantos balonazos sueltos, tantas patadas a un balón por si “cae la breva” y acertamos en el pase, goles desde medio campo por chutar y “haber qué pasa”… Se ve un equipo más ofensivo, más concentrado en el juego, más arriesgador pero con criterio, con jugadores que van creciendo partido a partido, un grupo unido en el que nadie sobresale por encima del compañero sino todos formando una piña para ayudarse y así solventar mejor los probemas y crecer siendo 11 en 1, sin individualidades. Un equipo que rescató Manolo Jimenez a mitad de la temporada pasada para intentar evitar lo de siempre: la caída a segunda división y ahora, cuando de verdad le toca cumplir está ensalzando al equipo. Lo está devolviendo a lo que era antiguamente y por lo que se conoce de la historia de este club, que para quien no lo sepa hemos de recordar que en tiempos fuimos grandes y volveremos a serlo. 

Antes había dudas al comprarse una camiseta del Real Zaragoza porque no sabías qué nombre ponerte, teníamos que reconocer que muchos de los jugadores eran flojetes pero animabas al equipo porque lo sentías, ahora las dudas vienen por que hay tanto jugador que juega tan bien que no sabes cual llevar en la camiseta y no dejar sin mencionar lo bien que lo hace el resto…


Esta última foto es de la temporada pasada, de cuando se consiguió la permanencia en Getafe.

 

Crónica Real Zaragoza – Osasuna, 22- 09- 2012

 

El león blanquiazul ataca en La Romareda ante su eterno rival.
El gran derby maño-pamplonica volvía a La Romareda en una calurosa tarde de sábado. A las 4 de la tarde de un sábado de septiembre se jugaba un importantísimo partido en Zaragoza. El Osasuna buscaba su primera victoria anta su gran rival mientras que los zaragocistas esperaban sus primeros 3 puntos en casa, y ponerse en la tabla con 6 puntos. Era una hora intempestiva para jugar, demasiado calor aunque ninguna escusa valía para no ganar este partido. El equipo que ganara saldría fortalecido anímica y futbolísticamente. Como broma yo decía que al estar tan acostumbrados en Zaragoza a esas temperaturas tan calurosas les beneficiaría a los aragoneses, con bromas o sin ellas había que ganar.
Un partido declarado de alto riesgo por las rivalidades entre las dos aficiones. Indar Gorri y Ligallos escoltados por la policía, muchísima seguridad y aun así se vieron algunos follones independientes por los aledaños del campo al terminar el partido por parte de los Ligallos.
El Zaragoza salió con una buena alineación, sólo me fallaba un jugador, pero me quitó la razón. Hasta él que es el peor casi siempre hizo un buen partido. Yo vi un Real Zaragoza entregado al 100% en el campo. Buena defensa, buen ataque, pocos balones perdidos, poco y bueno el trabajo de Roberto… No quiero decir que fue un partido completo pero casi. El primer gol llegó en el minuto 4, un gran pase de Victor Rodriguez a Postiga hacía el 1-0 en el marcador. Se notaba que habían entrado con fuerza en el partido y casi marcaron el segundo mientras que el Osasuna tocaba poco balón, llegaban pocos balones a Roberto y se veía un gran Zaragoza. Algo que por desgracia era poco habitual últimamente. Durante unos minutos bajaron la guardia y ahí se vio el golazo navarro. Un gol inevitable que dio miedo porque igualaba el marcador y cuando esto pasa en el equipo maño entran los nervios y empiezan a tirar el partido. Pero esta vez no fue así. Supieron reponerse y seguir el partido con fuerzas y antes del descanso llegaba el 2-1. Un gran disparo de Victor Rodriguez que acabó centrando y metiéndolo mucho mejor de lo que iba un jugador osasunista daba tranquilidad al equipo al final de la primera parte. Pocas veces habíamos ido en los últimos años con este resultado al vestuario en los primeros 45 minutos. Estaba siendo una tarde muy feliz para todos los zaragocistas. Estábamos consiguiendo 3 puntos importantísimos, en casa, contra el Osasuna y ganando merecidamente, jugando muy bien. Eran tantas las cosas buenas… Volvió la segunda parte y el Zaragoza seguía buscando los goles mientras que lo navarros intentaron apretar para conseguir algo más. Y entonces llegó el tercer gol. Se desató la euforia entre los aficionados maños. Había que aguantar el resultado y la forma del equipo hasta fin de partido y a disfrutar del triunfo. La victoria deseada llegaba en un brillante partido. Hay algunos errores, mínimos, que corregir pero se vio un gran partido. Ni defensa ni ataque que es lo que suele fallar casi siempre se vio floja. Esperemos que no sea solo partidos sueltos como se vea a este equipo, que con partidos como este llegaremos alto, aunque hay que ir poco a poco y con tranquilidad.
Cosas a destacar: La nueva y exitosa alineación, el debut de Movilla con su correspondiente aplauso y su actuación, el resultado tan amplio (no frecuente), el partido completo de Victor Rodriguez.
Lo peor: Romaric, poco juego el tiempo que estuvo, sin contar con el disparo a puerta que sacó que por poco no es gol.
Lo mejor: Los pocos goles que recibió el Zaragoza y que ha recibido en general en el inicio de liga, el juego general del equipo, el refuerzo defensivo.

El descubrimiento y el hombre del partido: Victor Rodriguez, en sustitución de Edu Oriol. A mi me gusta Oriol, tengo que reconocerlo pero lo de Victor fue impresionante y viendo el inicio liguero de Edu me parece un buen sustituto si no cambian las cosas.

La tarde en que se descubrió a Victor Rodríguez.