España 3 – Italia 0

Recital de Isco en el Bernabéu para cerrar una espectacular actuación de España ante Italia

España salió como una locomotora ante Italia, el motivo: clasificarse en buena posición para llegar al mundial de Rusia. Lo consiguió. Nada tenía que ver este combinado español con el que salió derrotado en junio de 2016 ante Italia en Francia. Ni esta Italia era la misma.

España quiere viajar a Rusia y lo demostró con clase. Lopetegui ha reavivido a La Roja y se nota desde el primer partido que vimos con el nuevo seleccionador. Arriesgado, valiente, estratega, pero a la vez cauto. Toda una combinación de buenos jugadores y buenas lecciones de fútbol para conseguir el objetivo. Desde que los gobierna Julen los hemos visto dar buenos recitales de fútbol, como antaño. Los hemos visto volver a la selección que nos tenían acostumbrados. A la del buen juego, la que hace emocionar al aficionado, la de los grandes goles y jugadas. Una selección que hace fácil un fútbol que no es sencillo.

 

Sensaciones

El Bernabéu acompañó el espectáculo apoyando y animando al equipo, pitando maleducadamente a Piqué y ovacionando a Villa. Lopetegui hizo el cambio que toda España estaba esperando: Isco por Villa. Así se ganaban el aplauso esperado y merecido los dos.

España atacaba y defendía de manera perfecta, olvidando al gran rival que tenían enfrente. Jugando al toque y presión, al balón largo cuando era necesario y adaptándose a lo que el rival le pedía. El balón, el juego y la presión era de los de Julen e Italia nada pudo hacer. No había manera de jugarles.

Destacar la perfecta actuación de De Gea las pocas veces que le llegaba el balón. Las brillantes paradas que hizo daban, otra vez, razón de ocupar esa portería. El regate de Isco que hizo recordar a Iniesta en 2012 contra Italia, uno contra cinco. Buffon nada podría hacer contra los tiros de los españoles, y eso era lo que más dolía. Morata salió y goleó el tercero y cuarto, aunque en fuera de juego. Pedían paso los siguientes goleadores de España y volvíamos a pensar que todo es posible a nivel de selecciones.

El Bernabéu se convirtió en una fiesta y una ilusión y España pedía paso en el avión a Rusia. Ni el mejor de los guiones habría derrotado mental y físicamente como esa noche lo hizo España.

Ha vuelto la ilusión a los corazones españoles.

Francia 0 – España 2

 

espana-celebra-silva-gol-francia-amistoso-reuters.jpg

Un partido “amistoso” que nada tiene que ver con el nombre si se trata de jugar contra los galos.

Las 2 selecciones dieron una versión mejorada de sí mismas de la que habían dado el verano apsado en la Eurocopa. Francia está presente y se le espera casi siempre y España quiere recuperar su mejor versión. La goleadora, la ganadora, la que no le temea nadie, la posesiva, la invencible. Ayer volvimos a ver esa versión de La Roja, tras el 4-1 del viernes pasado a Israel.

España entreó mal y salió mal de la primera parte, pero manejó los tiempos como lo viene haciendo desde hace unos años el resto del partido. El campo no era el suyo, pero lo parecía, las carreras por la banda, las entradas a terreno galo…

España dio un gran nivel de juego y Francia, que atacaba cuando podía también. No hay que olvidar que es de las selecciones que casi siempre cumple. Fue precisamente Griezmann quien le dio el toque de emoción marcando el gol para su selección. Gol perectamente anulado por estar en fuera de juego. Lo anuló el VAR (Video Arbitraje). Una de las cosas a destacar de anoche. Se volvió a poner en marcha tras el Mundialito de clubes y esta vez con acierto, matizo, del lado español. Si,acertó en dar por invalidad la jugada de su gol a Griemann y por bueno el gol de Deulofeu, pero ¿y si hay error y se equivocan? Esta vez hablamos de la técnica con buenas palabras, habráque seguir usándola para seguir comprobando que funciona perfectamente y te arregla los partidos de la manera que lo hizo anoche. Si hay que parar unos minutos para que den las aclaraciones a los árbitros es mucho mejor que dar por válidos goles que no lo son o aunlar goles válidos. Puede ser el inicio de una nueva era en el fútbol.

Sigo destacando cosas buenas. Deulofeu. Uno de los grandes olvidados de los ex canteranos del Barcelona debutó ayer con la absoluta dejando claras las razones por las que se encontraba en ese terreno de juego. Salió y le pitaron a los pocos segundos penalti. Silva lo convirtió en gol y el catalán nos advertía: “estoy aquí”. Corría y subía hasta la zona de Lloris y tanto insitió que acabó metiendo gol. El segundo de la noche y su alegría personal.

Una noche redonda para los de Lopetegui que parece recuperar un buen ritmo de juego y volver a dar alegrías a los españoles aficionados al fútbol.

2016, un año de fútbol gris

 

Resulta difícil, en el mundo del fútbol, hacer un resumen de fin de año, teniendo el fin de temporada en verano, pero quizá este año sea más sencillo para Siempre el 8, ha sido un año lleno de emoción futbolística, con muchas sorpresas, como la que dio el Leicester en la Premier, y en general una tónica amarga, especialmente en el caso del Atlético, que perdió su segunda final de Champions consecutiva, pero también para Argentina y Francia, que perdieron la Copa América y Eurocopa; y especialmente turbulenta para el Zaragoza, que ha vivido un año lleno de cambios.

El Atlético comenzó enero en la cumbre, en lo alto de la tabla con un equipo que aspiraba a todo y en la Champions parecía comerse el mundo. Sin embargo unos tropiezos a final de temporada lo dejaron a las puertas de la Liga. No importaba, volvimos a llegar a la final de la competición más esperada, y dos años después volvimos a encontrarnos con el eterno rival. Os lo contamos, en la previa y en el postpartido. El Real Madrid nos arrebataba de nuevo el sueño, de forma aún más cruel si es que era posible y acabamos llorando, abrazados a nuestras bufandas rojiblancas mientras veíamos cómo un Juanfran destrozado pedía perdón a una grada que le ovacionaba.juanfran-llora

El Atlético se levantó, comenzó a pensar como un equipo grande y blindó a sus estrellas, llegaron grandes promesas, Gameiro, Gaitán, Vrsaljko. Y latido a latido no bajó la cabeza más que para besar su escudo, se colocó en el liderato en los primeros compases de Liga, y celebró el 50 cumpleaños del Calderón, que ya sonaba a compás de despedida.la-3g-de-l-atletico-gaitan-griezmann-et-gameiro

A raíz de ahí se empezó a torcer el rumbo. Un empate ante el Barcelona, llegaron las derrotas ante grandes rivales como el Sevilla, o el eterno compañero de mesa, y mientras las chicas se estrenaban en el Calderón.

Tan sólo es el final de 2016, un año como tantos otros, en los que el Atlético nos ha tenido entre la gloria y el infierno, infartando los corazones en la ribera del Manzanares. Aunque esto, esta vez, sí que será su última oportunidad de hacerlo.

No muy lejos de Madrid, en Zaragoza, este año no ha sido fácil. 3 entrenadores, 2 directores deportivos, una gran limpieza en junio y una noche para olvidar, la del 5 de junio. Aquello que se nos escapó

Mientras, el eterno rival, el Osasuna, volvía a Primera y los zaragocistas aún estaban más enfadados.

Con la revolución de fichajes en la ciudad de Ebro volvieron dos de los grandes jugadores a casa: Zapater y Cani, para intentar levantar un barco hundido moral y deportivamente. Siempreel8 estuvo en la presentación de Cani: https://www.youtube.com/watch?v=5haQ5UgIa40 

Imagen relacionada

A principios de liga estuvieron durante 2 jornadas líderes de Segunda, pero eso es Zaragoza y como no era de extrañar, duraría poco.

En Inglaterra vimos al Leicester celebrar desde la casa de uno de los jugadores su primera liga. La copa de la Premier días más tarde era levantada por los “foxes”. Ganaba un equipo humilde, llegado recientemente de segunda división y se hacía conocido al menos en el continente europeo.

En verano se celebraba la Copa América y Argentina volvía a perder una final, después de Brasil. Higuaín volvió a ser diana de bromas y críticas por fallar otro penalti y dejar a los suyos sin título, Messi decidió que era momento de retirarse de la selección, aunque volvió meses después.Todos seguimos acordándonos del plano corto del astro con lágrimas tras la derrota.

Resultado de imagen de messi llorando

A mitad de verano la selección de Portugal ganaba la Eurocopa y Griezmann perdía otra final consecutiva en 1 mes. A finales de agosto Las Palmas fue momentáneamente líder de la liga Santander. Un equipo que ya había salido en las noticias y en boca de todos los aficionados al fútbol por comprar a Kevin Boateng en el mercado de verano.

En noviembre, la noche del 28 al 29 fallecían los jugadores de Chapecoense, en un accidente de avión. El 27 de diciembre algunos jugadores de un equipo de Uganda perdían la vida en otro accidente, esta vez en el mar. Momentos humanos díficiles para el mundo del fútbol y del deporte en general.

El mítico Johan Cruyff nos dejaba en marzo, Cesare Maldini y Carlos Alberto también lo hicieron este 2016.

imagesImagen relacionada

 

Un año nada fácil para el mundo del fútbol. Ha habido muchos momentos de reflexión a lo largo de estos 12 meses pero por más que se nos resista este deporte, siempre volvemos, más pronto o más temprano a su lado. Por más que nos haga llorar o replantearnos muchas cosas acabamos volviendo a él pensando que algún día lloraremos de alegría y no de tanta tragedia. El corazón lo que quiere son goles a favor y copas levantadas nada de accidentes de ninguna clase.

Esperemos que este 2017 que está a punto de llegar nos sea más favorable y nos regale más sonrisas al lado del deporte que más queremos.

Mundial de Alemania 2006

 

 

“Gooool de Fabio Grosso. Transforma el penalti en gol y convierte a Italia ganadora de la Copa del mundo de 2006.”

Para escuchar algo similar tuvimos que esperar exactamente un mes. El Mundial de Alemania de 2006 es para mi el más especial de todos los que he vivido. Especial de manera personal y echando un vistazo al pasado profesionalmente. Si, pasaron seis años más hasta que nació Siempreel8 pero este magnífico mundial lo recuerdo con mucho cariño. Fue ese año y mundial cuando despertaron mis ganas por disfrutar, aprender todo lo posible y hablar sobre este deporte.

Guardo el mejor de los recuerdos de la competición de fútbol más grande de este deporte. Por aquel entonces era muy afín a Italia y Holanda. Si tenía que hablar de España lo hacía con Casillas. Un tal Andrés Iniesta debutaba bajo los focos internacionales y lo presentamos ese año a nivel internacional. Si lo hacía con estos otros dos países lo tenía claro: Gattuso y Cannavaro, Robben y Van Nistelrooy.

Tuve la gran suerte en esa época que no me preguntaban con quién de los cuatro me quedaba. Ahora lo tengo claro: con Gattusso. En realidad creo que siempre lo tuve claro.

 

Fases

El 2006 fue un año de cambios radicales en mi vida. Viajé a Europa, conocí a una de las personas más importantes de mi vida y despertó mi curisidad por el fútbol más allá de lo deportivo. Comenzaba mi visión y pasión del fútbol a través de las sensaciones que en mí creaba.

Tenía la sensación de que ese campeonato sería una gran oportunidad para el combinado holandés y el italiano. Con Holanda me equivoqué, volaron de vuelta a su país en octavos. Fueron derrotados por Portugal por un gol a cero.

La noche en la que se jugó este partido yo estaba en un hotel de Ámsterdam. Estrenaba mi camiseta de Van Nistelrooy recién comprada esa misma tarde en un puesto callejero del paseo de las flores. Fue una noche especial para mi. Vi el partido rodeada de holandeses. Recuerdo que pasé nervios. Finalizó el partido y yo me fui a la habitación. Antes de abandonar el salón se me acercó un holandés corpulento, enorme, llorando sin consuelo y me abrazó. Al principio no entendía porqué a mí, luego recordé la camiseta y lo abracé yo también. No quise quedar mal. Fue uno de los primeros momentos en los que sentí que la tristeza en el fútbol es a nivel mundial. Años atrás, en el mundial 2002 de Corea solo sentí rabia y enfado cuando España se marchó de esa manera.

La mañana siguiente partíamos a Francia. Nuestro autobús había sido confundido por algunos holandeses pensando que éramos portugueses y habían lanzado piedras contra el cristal delantero.

wp-1482409637780wp-1482409637783.jpg

Mi camiseta por delante y detrás

 

España tampoco tuvo ese año toda la suerte que los españoles quisimos para nuestros futbolistas.

6997609.jpg

El combinado ya era de una calidad bastante buena pero Francia nos ahogó la fiesta en octavos. España, que demostraba más en este campeonato, tendría que esperar dos años para ganar la primera copa de un ciclo irrepetible. Dos selecciones que habían competido juntas pero no se habían enfrentado nunca entre ellas en un mundial.

El 25 de junio Holanda abandonaba la competición y a mí me fastidió. Dos días más tarde, el 27, lo hacía España, cayendo ante la Francia de Ribery, Trezeguet y Zidane. En esta ocasión yo me encontraba en París. Mis compañeras y yo teníamos muchas ganas de ver este partido en la capital gala. Solo eran octavos de final pero la fiesta que se montó en las calles fue enorme. Al finalizar el encuentro París salió a la calle a celebrar su clasificación a cuartos. Todo eran coches pasando por delante del hotel con banderas de Francia y el claxón sonando toda la noche. Los coches pasaban por cualquier calle de la ciudad, de un lado a otro, pitando continuamente. Recuerdo que casi no pudimos dormir del jaleo que se formó.

 

Cuartos

Una vez superada esta eliminatoria, pasaron a cuartos, 8 de los 16 combinados todavía vivos en el campeonato. Alemania, Argentina, Italia, Ucrania, Inglaterra, Portugal, Brasil y Francia. Por este orden y emparejados tal cómo he escrito se jugaron las selecciones el paso a semifinales. Para estos encuentros ya había vuelto a casa a España y los vi con interés. De cada partido había una selección que me llamaba especialmente la atención y todavía quedaba mi segundo combinado preferido: Italia. Alemania, Inglaterra y Francia.

Desde aquel momento los cuatro, con España a la cabeza y Holanda por la parte culé me llaman mucho. Qué años tan bonitos del Barcelona en el 2006, anteriores y posteriores…! Aquella Alemania del nacimiento mundial de Podolski, de la consagración de Ballack, de Klose… La Inglaterra de Terry, Gerrard, Beckham, Neville. La Italia de casi todos los futbolistas que en aquel momento me gustaban, Pirlo, Gattuso, Totti, De Rossi… La Francia de los últimos pasos de algunos como Trezeguet, Zidane y Barthez. Si, Barthez, uno de los artífices de aquel gran Milan que me enamoró como a media Europa en 2006, el mismo equipo que años después se desvanece.

Final

Una final que no fue justa del todo, se decidió por penaltis, para mí, la mayor injusticia en el fútbol.  Italia y Francia se disputaron la noche del 9 de julio de 2006 la copa del mundo. Pitada por un argentino, los de Marcello Lipi y los de Raymond Domenech lucharon bajo los focos del Estadio Olímpico de Berlín. Ambas porterías recibieron muchos goles. Solo uno fue directo, el resto fueron penaltis. Más que recordarse por goles este partido se recuerda por el famoso cabezazo que Zidane le propició a Marco Materazzi. Esa noche el francés se despedía del fútbol en el terreno de juego. Tensión y unas sucias palabras hicieron que por minutos se dejase de hablar de fútbol para hablar de acciones extra futbolísticas.

El galo fue expulsado y Francia bajó su nivel de juego. Era el minuto 110, en prórroga, y con el marcador señalando un empate entre ambos combinados se llegaría a la tanda de penaltis. Cinco anotados por los italianos frente a cuatro por el conjunto francés darían la victoria a los azzurri. Fabio Grosso hacía saltar la alegría en las gradas y en todo un país, ante las lágrimas de los franceses. Las dos caras de una final, dos lágrimas que se cruzan en el mismo momento. Italia ganaba su cuarto mundial. «Orgoglio azzurro, Italia nel cuore». Orgullo azul, Italia en el corazón. Eso rezaba el bus que los llevaba a lo largo del país germano a conquistar el más ansiado tesoro futbolístico.

 

Resultado de imagen de italia copa del mundo 2006

 

Resultado de imagen de inglaterra 2006 alineacion
Selección de Inglaterra 2006
Resultado de imagen de italia copa del mundo 2006
Selección de Italia 2006

De los 198 países que participaron en las rondas de clasificaciones 32 fueron las selecciones finalistas. Las aquellas que compitieron en Alemania por la ansiada copa dorada.

 

 

Jugadores estrella

Fue un mundial plagado de estrellas a un lado y otro del continente europeo, con clara hegemonía europea. El viejo continente se impuso al Brasil de Kaká o la Argentina de Aimar, Saviola y Messi, quien presentaron mundialmente. Recuerdo al checo Milan Baros junto a Koller o Jankulovski, a Nedved despidiéndose como a nuestro Raúl, a Podolski

Recuerdo haber vivido la final pensando en porqué me marcaba tanto este campeonato.

Fue un gran mundial, ni Cristiano ni Messi monopolizaban el fútbol todavía, se podía disfrutar de manera mucho más abierta. Fue el último mundial de jugadores legendarios como Ronaldo, Jan Koller, Zinedine Zidane, Henrick Larsson, Cafú, Alessandro Del Piero, Francesco Totti y Oliver Kahn. Al mítico portero con cara de pocos amigos todavía lo recuerdo como uno de los mejores a nivel mundial. También recuerdo cuando se le escapó el balón por debajo del cuerpo en una de las porterías del Bernabéu. Eso fue un fallo como otro cualquiera, todo humano falla.

Diez años después nadie se olvida de Francesco Totti, del Piero, Zidane, Ronaldinho, Luis Figo, Ruud Van Nistelrooy, Raúl, Shevchenko, Didier Drogba, Pavel Nedved, Michael Ballack, Hernán Crespo, Kaká, Ronaldo o Juan Román Riquelme. Además, nos alegramos de haber conocido a jóvenes estrellas como Lionel Messi, Robin Van Persie y Cristiano Ronaldo. Un mundial que no se olvida tan fácilmente, que será recordado durante muchos años más de los que nos pensamos. Un mundial del que cuando echo la vista atrás me gustaría tener una varita mágica para revivirlo como entonces. A este campeonato de fútbol de 2006 le doy gracias por haberme despertado tantas sensaciones positivas .

zidane_2006

 

Aquí hablé de esta final ya hace unos años: http://siempreel8.com/2013/07/12/copa-mundial-de-futbol-2006-italia/

Italia 1 – España 1

Clasificación Mundial Rusia 2018

 

Qué bueno que viniste Lope!

Lo digo así porque la primera parte fue pura poesía futbolística española. Gobierno de los españoles poco a poco, paso a paso, y si se quiere volver al término de antes, los españoles tika-taka entran en el área de Buffon sin suerte de cara al gol.

Un claro dominio por parte del combinado español enfrente de una Italia con 5 centrocampistas, demostrando que le tienen miedo a La Roja. Se notó. En la primera parte hubo embestidas, frenando el contraataque italiano, pero ni unas ni otras llegaron al fondo de la red.  Buenos cortes de balón, ataques constantes en el mediocampo italiano y un gran impedimento: tenía a uno de los mejores porteros guardando bien la portería azzurra. Aunque también hay que decir que no molestaron mucho al portero de la Juve, mucho entrar pero poco disparar.

Pero no podemos olvidarnos de este combinado italiano nuevo que se formó ya para la pasada Eurocopa de Francia. ¿Mucho ruido y pocas nueces? No. Precisamente al revés. Con careta de flojos, al menos, a mi parecer pero siempre apareciendo cuando es necesario. La segunda parte cambió el guion. Los italianos aparecieron mucho más, ya no parecía que España jugaba contra un equipo desaparecido, y se empezó a notar el miedo. Llagaban a a portería de De Gea, se desequilibró por momentos la defensa española, y Ramos, cómo no, la cagaba con el penalti innecesario. 4 penaltis en lo que va de temporada lleva Ramos, 1 con la selección, 3 con el Madrid. Por supuesto, Daniele de Rossi no falló. Y puso un empate en el marcador que reflejaba el juego exacto del patido pero uncastigo duro después de todas las oportunidades y la gran hegemonía que había demostrado España en la primera parte. Cierto es que el gol de Vitolo entró en la red tras un error de Buffon inesperado, uno de esos que no se suelen producir a porteros de su categoría, pero es humano, y como tal puede pasarle. Ni un solo silbido ni una crítica al porterazo de la Juve y de Italia.

Un “derby del Mediterráneo” que se salva de un chaparrón de críticas y goles.Falta más mejora de cara a gol, y mejor defensa, y en mi opinión, algún cambio de jugador en esta selección. Errores que por suerte para ambos solo acabaron en empate.

 

Alineaciones:

XI ESPAÑA v Italia: De Gea; Carvajal, Piqué, Ramos, Alba; Koke, Busquets, Iniesta; Silva, Diego Costa, Vitolo

XI España v ITALIA: Buffon; Barzagli, Bonucci, Romagnoli; Florenzi, Parolo, De Rossi, Montolivo, De Sciglio; Pellé y Eder.

Saúl Ñíguez

Recibe el balón en el círculo central del campo, el equipo está descolocado, la defensa rival en su sitio.  Es un bajito que lleva la rojiblanca con el 8 a la espalda, nada que temer de un chaval que apenas ha destacado. Hasta que su bota acaricia el balón.

Finta a la derecha, arranca la carrera hacia la portería y deja atrás a su marca que le sigue, que no se atreve a hacer falta, incapaz de rozar el balón. Lo esconde, mira alrededor y se ve rodeado de contrarios. Sigue , finta de nuevo y se encuentra al borde del área, con tres rivales a los flancos, cerrando el espacio. O lo cerraban, porque el colchonero dribla y hace un siete a la defensa alemana, que una semana después siguen preguntándose por dónde se coló la lagartija.

Tan sólo quedan dos, central y portero, que le separan de la red, se enfrenta al defensa, que bloca el paso; pero el chico no se rinde, finta, esconde la bola y busca el hueco imposible para cruzar un disparo y mandar el balón al fondo de la red y dejar con la boca abierta a media Europa.

saul-niguez-xabi-alonso-atletico-madrid-bayern-munich-270416_6p9lxftqgafu114zf48j0hxdj

Es Saúl Ñiguez, centrocampista, delantero, media punta, extremo, defensa. Es el chico de moda desde aquella noche de Champions, lo mismo corre sesenta metros para robar un balón al rival y lanzar el contragolpe que remata un córner con precisión digna del mismo Godín.

Tiene 21 añitos, es internacional indiscutible con la rojita y debutado con la Absoluta, es un jugón, como hubiera dicho Andrés Montes, es colchonero y bien podría ser Oliver Atom cuando se encuentra con su amigo el balón. En Siempre el 8 hemos tenido acceso a la nevera de Saúl y podemos asegurar que desayuna Cereales al contragolpe, come remates a puerta con patatas y cena esa carne especiada con la magia del fútbol acompañada de un vaso de Cholismo. Y es que en casa son futbolistas padre, Saúl y los otros dos Ñiguez.

Nacido en casa de fútbol, pertenece a las categorías inferiores del Atlético desde los trece años, donde creció y se hizo futbolista hasta llegar a debutar en la orilla del Manzanares nada menos que en un partido de UEFA contra el Besiktas. No siempre fue carne del Cerro del Espino, el ilicitano llegó a Madrid con billete de ida al Cerro del Espino, a la cantera rival, donde pasó dos años, algo amargos en lo extradeportivo. Tómense si quieren, amigos merengues, la licencia de decir que Ñiguez nació en su escuela. Fichajes imposibles, que dirían ahora, entre rivales de la capital, pero todo se le perdona a Saúl, hasta sus inicios madridistas.

Su sed inagotable de gol no encontraba hueco en la plantilla del primer equipo colchonero, y marchó cedido no muy lejos de casa, a las colinas vallecanas, donde fue una de las llaves que lograron la permanencia del Rayo en primera.

Corría el otoño de 2014 cuando el de Elche regresó al Calderón pisando fuerte, para convertirse en una de las piezas claves en el equipo del Cholo, y desde entonces no se deja de corear su nombre en la grada. Se erigió a sí mismo como compañero y sustituto de Koke, y su versatilidad acabó haciéndole un hueco en el verde partido a partido, cada domingo.

saul-niguez-jugador-del-atletico-madrid-marco-golazo-contra-bayern-1461784633993

Su arrojo y talento siempre le han tenido entre los jugadores más queridos de la afición, aunque no terminara de adaptarse al estilo de juego que el cuerpo técnico planteaba para este Atlético. Saúl es un jugador que lleva magia en las botas, que le cuesta despuntar y arrancarse, pero cuando el nuevo 8 rojiblanco dice vamos, que se preparen, porque el chico es todo un espectáculo del fútbol.
Costó encontrar un digno sucesor del gran Raúl García, ya lo advertíamos en su despedida, pero Saúl se ha hecho con la elástica, aún en contra del que parecía un sistema inamovible inherente al cholismo, el 4-4-2 con dos mediocentros defensivos, y aportando un granito más al espectáculo del fútbol.

Qué casualidad que de nuevo estemos hablando de un grande que porta en su espalda el número 8.

Por qué será, seguimos preguntándonos, que es Siempre el 8.

saul

 

España 8 Liechtenstein 0

El camino de Francia 2016 a Rusia 2018 es un largo trayecto… que la Roja se ha empeñado en empezar en quinta y pisando a fondo el acelerador. 

Primer partido clasificatorio para el Mundial de la nueva Selección, la de Lopetegui, y el balance no podía ser mejor: Ocho goles a favor, ninguno en contra.

Y es que esta Roja es un nuevo equipo, el Marqués ya no lidera el barco, y los viejos marineros van abandonando los puestos de mando a favor de nuevos grumetes hasta ahora desaparecidos. 

España 8 Liechtenstein 0.

Ya se mentaba en los bares y salones de España a la República de Malta y a aquella histórica gesta, en un partido que invita al entusiasmo, donde la nueva sangre marca el ritmo y ya no está Casillas, sustituido al fin por el relevo generacional de De Gea, para decirle al árbitro que basta ya, que ha sido suficiente.

Claro, que ni el partido era una final, ni el rival era la todopoderosa Italia (todavía).

Lopetegui ya presentó ante Bélgica su primer equipo oficial, y el bloque ha tenido pocos cambios desde entonces. Las cartas sobre la mesa, ha hecho suyo un grupo de jugadores indispensables, sobre el que se preveen pocas variaciones; atrás quedó el todos jugamos (salvo Reina) de Del Bosque y Aragonés. Piqué, Ramos, Alba, Silva y Busquets son las únicasviejas estrellas que sobreviven inalterables, y ni tan siquiera, puesto que Ramos ha tenido que ceder el poder casi indiscutible de los balones parados. Cuando regrese Iniesta, previsiblemente se incorporará a este grupo de los salvados.

Mientras tanto, De Gea, Thiago, Sergi Roberto, Koke y Morata se han convertido en las nuevas figuras que crean un equipo que en nada se parece al desastre Francés, y se asemeja más a la decadencia Brasileña o Sudafricana, un equipo que, en una resaca inversa propia del coche de Marty Mcfly, empieza a resurgir.

El partido abrió con una España espesa, el 4-4-2 con los laterales como dueños de las bandas, que tan bien había ncionado con Bélgica no daba resultado, y la Roja se atascaba ante el muro centroeuropeo.

Ante un equipo embotellado, solución Atlética: Falta cerca del área que bota Koke y cabecea Costa, enviando al fondo de la red el cuero y de paso las críticas por su vuelta a la Selección.

Después del gol sin embargo, España malgastaba la pólvora sin éxito ante el repliegue de Liechtenstein, hasta el intermedio, cuando el nuevo mister supo leer el encuentro, y cambió a Nolito por Thiago, subiendo a Sergi Roberto al centro del campo y dejando la defensa en tan sólo tres zagueros. Y vaya si funcionó el cambio, d minutos tardó la Roja en sacar provecho del nuevo asedio. En el 55 Sergi Roberto reabrió la lata, de la que se aprovecharon Silva, Vitolo, Costa y Morata.

Roberto, en su tercer partido como internacional con la absoluta, arrancó desde atrás para dejarnos un golazo que reabre el debate aún no cerrado entre los defensores de Carvajal y del propio Sergi. Alegría para unos…  tristeza para otros, con el descubrimiento de este lateral-carrilero Lopetegui ha dejado en el banco al rayito Juanfran, donde se espera que vea los partidos, entrando al verde como recambio.

Sigue también vivo, cómo no, el debate sobre el 9 de España, 9 sí, 9 no, falso 9, pero quién de 9… del que vamos a tener difícil librarnos. Frente a Bélgica el debate parecía claro: Morata, que se había reincorporado al Real Madrid con unos partidos brillantes, y arrancaba como goleador. Frente a Bélgica y aprovechando un dolor muscular que tenía en el banquillo al ex de la Juventus, Costa dio un golpe sobre la mesa. Doblete,un gran juego y declaraciones controvertidas, cn movimiento en el campo con o sin balón, acierto de cara a puerta y reivindicativo, parece volver el Costa que fue en el Atlético y que no llegamos a ver con los internacionales. Difícil lo tiene, se encargó Morata de contestarle, con dos goles en apenas minuto y medio, al borde del final del encuentro. Tenemos debate y lucha para rato, aunque esta vez una cosa queda clara, 9 sí. La duda es, ¿quién?

Goleada histórica para España en el feudo de León para recordar y revivir la magia del fútbol que parecía perdida. Una nueva España que parece renacer de las cenizas  (futbolísticamente hablando, que en otros temas seguimos atascados en el falso 9);justo a tiempo, porque a la vuelta de la esquina nos espera Italia, y ese sí que es un rival que puede echar chispas.

Italia 2 – España 0

Algo más que una ilusión

Otra vez Italia, otra vez el derby del Mediterráneo, otra vez un cara a cara a vida o muerte.

Italia es esa selección que nunca se le espera, pero siempre está, y siempre aparece. Fui muy cauta a la hora de analizar este combinado de jugadores. No son estrellas, no lo necesitan. Tienen a Buffon, tienen a De Rossi, no tienen a los grandes, no les ahce falta. Ayer Italia demostró que ante la excampeona del mundo y última campeona Europea pudo luchar como siempre y ganar como nunca.

Los jugadores italianos se convirtieron en equipo, España en presa de ellos. Iniesta desaparecido, Morata desesperado, Ramos todavía intentado relajarse un poco, De Gea rezando para no tener que seguir volando por el cielo de París. Hace 10 años tal día como hoy perdíamos en París ante Francia y nos dejaban fuera del Mundial de Alemania, ayer perdimos la posibilidad de seguir compitiendo en una Eurocopa que solo contra Turquía vimos que podía ser nuestra.

España no tiene el mismo nivel que hace unos años para competir y aspirar aal título, se arrastró por los terrenos de juego en Brasil y ha costado creerse algo más que una ilusión en Francia. Por supuesto no se pueden comparar, a mi parecer ayer España jugó en mano de los italianos cual marioneta en feria, en Brasil se fue a nada, a pensar que se podía ganar con solo bajar del bus. Italia hizo un buen trabajo y España contraatacó como pudo, pero desaparecieron todos.

¿Errores? Yo vi muchos, en convocatoria, en esquema táctico, en ver mentalmente a la Italia de siempre… Pero hay que reconocer que Conte y los suyos fueron a atrapar al equipo español al que tenían miedo y consiguieron desde el fin del himno que bailar a su son y reducirlos como si de un ataque militar se tratase. Fue la Italia de siempre y la España anterior a la magnífica edad de Oro en el fútbol.

En 2008 España cambió la historia del fútbol nacional contra la “azzurra” y ayer nos frenaron, ya valía, España reinó 6 años en el mundo a nivel futbolístico, ahora toca mover fichas y cambiar lo que no funciona. Ni somos tan malos ahora ni podíamos hacer tanto como quisimos en Brasil. Mentalidad, esquema, eleección de teclas correctas y siempre humildad para alcalzar los objetivos.

Croacia España 2-1

Acaba la fase de grupos de la Euro 2016 con un potente sabor amargo para los españoles. Después de un partidazo de libro de historia, del estilo de la Euro 2012, llegábamos con la moral alta, y dábamos por sentado que seríamos primeros de grupo, pudiendo empatar con una Croacia que tiraba de suplentes y dejaba en el banco a su estrella Modric.

El guión de Del Bosque funcionó los primeros 30 minutos, donde España dominaba, se gustaba y jugaba bien. Hasta marcó Morata, de nuevo tras una gran jugaba de equipo y combinación con Silva, para encaminar el feliz pase a octavos en la rama de la competición que evitaba, hasta la final, a los grandes de Europa.

image

Pero tras el gol nada funcionó. Iniesta, por fin en el once de la jornada, algoritmos y guasas aparte, estaba más desaparecido que tapado por los rivales, Nolito no encontraba su sitio y Morata estaba más ocupado en pelearse con el árbitro y los centrales que en aumentar su ventaja como pichichi. ¿Y la defensa? En pañales, señores. Dejadme ser crítica: Tendremos una de las mejores defensas del mundo, sí, y unos de los mejores mediocentros defensivos, también; pero si todo el equipo ataca, si los laterales se convierten en extremos en 2 de cada 3 jugadas, y los centrales suben a rematar cual delanteros en el 40% de las ocasiones… ¿quién defiende?

Croacia nos cazaba con las enaguas por los tobillos ocasión tras ocasión, llegando a rematar dentro del área hasta en tres ocasiones en una misma jugada. Y nos permitíamos seguir subiendo, cueste lo que cueste, y seguir con los mismos once que comenzaron el primer partido en Francia.

image

Cueste lo que cueste… costó el gol del empate, y también el que nos dejaba fuera del liderato. Los  croatas remataban casi a placer, aunque la creación del juego sea española, y ni Ramos pudo salvar la noche, mandando un penalti al centro de la portería, a las manos del guardameta croata.
El lunes, nos vemos con un viejo amigo, con un viejo enemigo. La selección azzurra, el viejo coco que en los últimos años se hizo chiquitito ante España, quizá el partido que en Siempre el 8 más temíamos y deseábamos ver, eso sí, en la final.
Como dicen ahora en medio mundo del fútbol, partido a partido, final a final.

Arranca la Euro 2016

Arranca el periplo de  España en la Eurocopa, con menos expectación de la esperada, casi nula comparada con la recibida años anteriores, en aquellos maravillosos años de copas, de los Xavi, Xabi, de los Torres, Villa y Aragonés. 

image

El equipo es nuevo, tiene poco rodaje con la absoluta sobre sus botas, y se deja sentir, tanto en la afición como en el campo. Es un equipo con gran talento, “un equipo que ganaría cualquier liga europea con estos jugadores, y con margen de puntos”, como se han aficionado a decir los periodistas.

Pero no parte (ni de lejos) entre los favoritos.

Después del doble batacazo de Brasil España intenta levantar cabeza, y sale contra la República Checa en un once que destaca, el primero, con de Gea a la portería, que parece tomar el relevo definitivo de Casillas, con jovencitos queridos en toda Europa, como Nolito y Morata, al mando el ataque. En las bandas, tres puñales: el rayo rojiblanco, Juanfran, Jordi Alba, y el ya veterano (aunque esta vez no como revulsivo; al fin, pensarán muchos), Silva.

España arranca dominando, pero a trancas y barrancas, no es el juego de toque limpio y posesión absoluta de antaño, tampoco el aburrido tiki-taka; está intentando construir un nuevo estilo de juego, al igual que crece un equipo que tiene que empezar a caminar unido de nuevo.

Un tiro a puerta de la República Checa, que acaba sin demasiado peligro en manos de De Gea, es el único peligro que amenaza a los españoles en los primeros cincuenta minutos. Por parte de la Roja, Un remate de Morata tras una gran combinación de Juanfran y Silva, que se estrella contra el muñeco (jamás se hizo tan digno elogio al gremio de la juguetería, que llamar al gran Peter Cech muñeco), y otra de Jordi Alba que acaba desviada al córner.

En la segunda parte parece dominar España, y el gol se masca en un encuentro uno contra uno en el que Ramos no consigue mandar el balón al fondo de la red. Es entonces cuando los checos se vienen arriba y amenazan la estabilidad española, que debe tirar de un incansable Iniesta que salve los bajos de un buen susto, alternando los sprints en defensa con amenazas a la portería de Cech, Sin duda, sigue siendo el alma y motor del equipo.

image

Resta media hora de partido y Del Bosque se lanza con Aduriz al campo, sacando al banquillo a un Morata que no terminaba de encontrar su sitio entre los centrales checos.

La situación se pone peliaguda y primero Fabregas y luego Ramos salvan del desastre absoluto despejando dos balones que iban directos a la red. Y, cuando la situación más se complica para los nuestros, España responde. Encadena tres ataques consecutivos que hacen cantar casi gol al más atrevido, con arrancadas veloces desde las bandas y mucho movimiento con balón al  frente del área Checa. Jordi Alba se incorpora con agresividad, Del Bosque decide dar entrada a Thiago por Fabregas, y es Alba quien falla un gol cantado frente a Cech por un mal control. 
Iniesta, Nolito y Aduriz aprenden a combinar en una amistad que, si triunfa, puede ser la clave para que las mieles de os trofeos vuelvan a territorio español, pero el gol se resiste. 
Aduriz se marca una chilena digna de Oliver y Benji que no sale, y vuelta a empezar. La defensa de los checos se organiza en dos murallas, que no ya líneas,  muy cerradas, y España sigue moviendo el balón frente al área, tratando de buscar el hueco. El balón es definitivamente suyo y el juego gusta, solo falta el gol. En su busca entra Pedro, cambiado por Nolito; y cuando parecía que el ataque español se iba a estrellar contra la defensa una y otra vez, Juanfran arranca desde su banda y se mete hasta casi la cocina con un centro que acaba rechazado y recuperado por Iniesta, que cuelga el centro directo a la cabeza de los dos centrales, sí, señores del fútbol, los dos centrales de España rematando una jugada cualquiera. El balón cae directo a la cabeza de Piqué, que lo lanza imparable al fondo de la red, ante la mirada de Ramos, que, por si acaso, estaba detrás, dispuesto a matar la jugada.

image

Y es que puede que España ya no juegue con falso nueve, pero sigue claro que en la selección de Del Bosque, atacan y marcan todos.
Una victoria, seis más para hacer historia.