Italia se queda sin mundial Rusia 2018

Quedan muchos meses todavía para el mundial de Rusia de 2018 pero ya se saben todas las selecciones que van. Anoche vimos de una u otra manera una crónica de una muerte anunciada que nadie quisimos creernos. Italia se perdía el mundial.

Para muchos no es nada importante, el mundial puede seguir sin los “azzurri” pero para otros no es un mundial más. Yo he vivido mundiales con lloros de alegría y de tristeza, de ver caer a Italia pero dentro de la competición, de hacer fuerza a la vez que los de la bota corrían por el campo, he cantando el himno con ellos y he derramado lágrimas allá en 2006 cuando subieron a lo más alto del futbol. Ellos para mi son esenciales en una competición a nivel de selecciones.

Hay que remontarse a 1958 para no verlos en mundiales ni eurocopas. Tengo 28 años y jamás me imaginé que me tendría que quedar sin ver representación italiana en el fútbol a alto nivel. No me imgaino un mundial sin los cantos de emoción de Buffon, la unión entre todos los compañeros, las caras pintadas de los “tifosi”, los gestos de manos en la grada, ni a mi misma sin ponerme nerviosa cada vez que juegan. Saco mi gorra de Italia, mis nervios, me pongo de pie y canto el himno con ellos. Hasta hace unos años me costaba separar Italia y España cuando se enfrentaban.

Hace casi un mes se retiraron los ultimos artífices del mundial de 2006: De Rossi, Barzagli y Chiellini, junto con Buffon y con sus lágrimas nosotros, los aficionados al fútbol. Italia siempre digo que en las grandes ocasciones no está pero se le espera. Así apeó a España de Francia el último año. Ahora ni siquiera eso podré decir. Porque después de esa afirmación Italia arrasaba al contrario, ahora no podrá ni pisar el césped de los campos rusos. Será difiícl no verlos en las guías oficiales de la competición, en las aplicaciones de fútbol, escucharlos en las conversaciones de futboleros ni periodistas. Será difícil no esperar el partido que jueguen, ni no verlos sobre el campo. Será difícil vivir un mundial sin ellos.

Miraremos a portería y no estará Buffon, miraremos a la delantera y ni estará Verratti, ni defenderá Rossi ningún balón. Ni habrá “porca miseria” en las gradas, ni gente vestida de romanos, ni caras tricolores ni bromas con pasta… Porque se perdió un trocito de magia futbolística y todos perdimos con ellos.

(Getty Images)

Los minutos pasaban y la noticia esperada llegaba. La que según mis sensaciones generales nadie quería. Todos fuimos De Rossi diciendo a la vez que él que no era el indicado para salir, y todos lloramos con Buffon y su amarga despedida de la “azurra”.

Real Zaragoza 1 – Osasuna 1

En la semana complicada del Real Zaragoza saca 7 puntos de 9, 4 de ellos ante los momentáneos líderes de Segunda. Si a los zaragocistas nos llegan a decir hace una semana estos resultados ni nos los hubiesemos creído. Hace 3 jornadas estábamos en descenso. Ahora décimos.

El equipo llegaba fundido después de jugar 3 partidos en tan poco tiempo. Sacar un punto ante el líder no está nada mal. Hubo cambios obligados en la alineación y todos los sustitutos no hicieron el papel esperado. Es el caso de Pombo que dio más de una razón por la que últimamente no era ni titular ni convocado. El pisotón fue una más, un calentón, pero no la única.

El ambiente era estupendo, de auténtica fiesta. En el ultimo día de Pilares 23.000 personas acudimos a La Romareda ante el gran rival del Real Zaragoza. Se arropó al equipo ante, durante y después del encuentro. Sin follones con la afición rival y alguno suelto con los jugadores navarros.

El árbitro acertó y desacertó lo que quiso pero nada grave en comparación con anteriores encuentros (antes de Numancia y Lorca).

Borja Iglesias volvía a marcar de penalti en el 42 y en mitad de la segunda parte empató Oier el partido. Una segunda parte en la que el Real Zaragoza hizo lo que pudo y aguantó todo lo posible el resultado. Se le plantó cara a un gran rival, complicado, y se sacó un punto posible. Ahora el equipo tiene que aprovechar el calendario y seguir con este ritmo de juego y puntuación. Decíamos que se jugaba bien y los resultados llegarían ya ya están llegando. La sensación es muy positiva y hay buen equipo y entrenador. La conexión entre todos es magnífica y se ve remar a toda la plantilla en la misma dirección con el mismo objetivo.

Para mi ayer uno de los mejores fue Papu y Cristian Álvarez, destacando sus buenas actuaciones cuando hizo falta.

Real Zaragoza 3 – Numancia 0

Festival de goles y fútbol en las fiestas del Pilar

Cansados de escuchar que el Real Zaragoza esta temporada juega muy bien y que los resultados llegarán pronto el equipo dio un golpe sobre el césped de actitud, juego y goles. A un Numancia que va segundo en la clasificación y había encajado 4 goles en todo el campeonato, el Zaragoza le metió 3.

A los 2 minutos de empezar el partido Toquero lanzó el balón a la red, a pase de Borja Iglesias y marcó el primero. La Romareda aplaudía y coreaba su nombre. Algo que no dejaría de hacer en todo el partido. Se pasaron algo de nervios al principio  y el árbitro empezaba a jugar su particular partido. Los aficionados silbaban y los numantinos se animaban. Nada preocupante al ver el juego del Real Zaragoza. Quien viene a La Romareda esta temporada a jugar esprobable que se lleve esto, buen juego blanquillo y goles.

Medina volvía loco a Toquero mientras este, a lo suyo, sin caer en su juego. Luchó todos los balones, sin perder ni uno. Borja transformó el penalti que le hizo Diamanka en gol y ponía así el tercero en el marcador. Diamanka fue expulsado por pisar la cara de Borja en el área tras una caída. Roja directa.

Doblete de Toquero, y Borja de penalti. Un buen resultado en La Romareda que se sumaba a las fiestas del Pilar dando una gran imagen. Primer partido ganado. En el minuto 2 de la primera y segunda parte marcaba el vasco que hacía triplete al finalizar el encuentro, aunque anulado por fuera de juego. Llegó al final del encuentro desfondado y pedía que no le pasaran más el balón. Zapater perfecto, Eguaras en su línea, Ros entró y se lució, Febas continuó con su gran juego y Borja ayudó al equipo. Cristian bloqueó lo poco que le llegó. Todos hicieron un gran partido, onsiguieron que la afición disfrutara, hiciera la ola y animara, esta vez si, con un relajado partido.

Al final del encuentro, sin querer hacer más sangre y con los sorianos bajando los brazos iban pasando el balón unos a otros con alguna galopada suelta. 3 a 0 era un gran resultado para un equipo que se estaba ganando a pulso y trabajo el triunfo. ¿Qué más se podía pedir? En casa, en fiestas, contra el Numancia y en el mejor momento de la temporada. Hay que seguir por esta línea y poder ver muchos partidos como este. Es el camino a la gloria.