España cae ante Rusia en los penaltis, aunque ya había caído antes

Cayó en la trampa antes de empezar a competición, cayó en fase de grupos por falta de un sistema de juego eficaz, por un portero que falló todo lo que se podía fallar, cayó, porque todos pensábamos que podían caer y con un pensamiento así todo se contagia.
Porque no se puede empatar ante Portugal y Marruecos y ganarle a Irán por mucho que haya sido tan igualado este mundial en todos los grupos. Porque no se puede jugar como si no se jugara a nada. No se puede salir a dar pases por dar y a ver si llegamos a portería y marcamos. Así jugamos contra Rusia y aún aguantamos bastante hasta los penaltis. La lotería acabó de matar el sueño a trompicones.
Rusia supo jugarnos, el resto de selecciones también. Ha sido la selección española la que no ha sabido leer al resto de selecciones ni modificar su sistema de juego para despistar a los rivales y jugar con más nivel. Pasó en Brasil y les ha pasado en Rusia. Lo certificó Cherishev en la rueda de prensa posterior y lo certificamos los aficionados desde hace tiempo. Cierto es que cada rival tiene su manera de plantear el partido y es lícito, para ganar, pero lo deberíamos haber tenido también nosotros.
Piqué concedió un penalti tonto que quizá sin ese fallo nos hubiéramos ahorrado mucho, pero aquello no era más que alargar una tragedia que ya venía desde hace días. Desde dos días antes del inicio del mundial.
Y no, yo no creo, como la gran mayría quea culpa sea de Hierro ni de Rubiales. Es más, no es de ninguno de los dos. Hierro llevaba ya muchos años en la selección, en la dirección deportiva. Conocía todo lo que necesitaba para poder estar en el mundial al mando.
Rubiales renovó a un entrenador y a punto de empezar el mundial fichó por un equipo español, además, con jugadores en la selección. El planteamiento moral es gravísimo. Lo mejor que hicieron fue echarle. Las tácticas estarían hechas de antes. Es ilógico no pensar así.
Esta vez fue Rusia, pero podía haber sido cualquier otra selección de no haber hecho otro cambio de sistema. Lopetegui creó un grupo que llevaba dos años sin perder, pero psicológicamente todo les afecta y el rendimiento en el trabajo bajó también por ello.
Iniesa sin querer mirar su triste despedida, poco gol desde el principio y De Gea roto desde sus fallos ante Portugal que nos costaron el mal arranque del mundial junto con el cóctel de “nos” ocultos hicieron su esperada aparición en Rusia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: