Me aburren

Me aburren es el título de este nuevo artículo, como podría ser me cansan. Si a alguien se le ocurre otro título más que lo ponga, no importa. Seguro que no soy la única a la que le pasa.
Todos tenemos en la cabeza la famosa frase de Guardiola: “Se puede cambiar antes de pareja que de equipo de fútbol”.  Siempre he sido fiel a esto porque me han gustado muchos equipos, he vibrado con jugadores de diferentes equipos… pero siempre he adorado a dos. Uno, el de mi tierra, el de mi vida… por sentimientos; otro, uno secundario que me daba la misma vida o casi que el primero.
¿Porqué hay que ser solo de un equipo? ¿Nunca se puede amar a dos cosas a la vez y no tener que pensar que pones siempre una por encima de otra? De verdad, a quienes os guste este deporte, reflexionad bien estas dos preguntas.
Siempre digo que el fútbol para mi son sentimientos que aparecen en forma de tácticas, psicología, filosofías, jugadores y deporte. Odio la parte económica de este deporte, inevitable en algunos casos, odio el marketing que se genera de todo esto a niveles no éticos, por supuesto las estafas, especulaciones y robos y puestos a odiar, lo que peor llevo es la violencia. Ya escribí un artículo sobre la parte violenta del fútbol, no voy a entrar en este debate.

Para mi es inevitable, en lo que a mí me respecta, seguir fielmente a 2 equipos, y estoy orgullosa de ello. No voy a volver a atacar más, porque tampoco se lo merecen, al equipo que me ha dado tantas alegrías desde que tengo uso de razón y veo fútbol. Por cuestiones que ya personalmente me callo he cambiado de segundo equipo. No ha sido fácil, sentimentalmente, costó, y a veces duele, no por los de ahora, si no por los de antes. No pido que la mayoría lo entienda, pero que me digan que he ganado mucho con el cambio, que si de verdad me gusta el fútbol sabiendo cuales son los 2 equipos que me gustan, que me pregunten porqué me gusta el fútbol por la misma razón… Creo que hay opiniones que deberían pensarse antes de decirlas. Me hace gracia en el buen sentido de la palabra cuando me dicen que me gusta sufrir, por los equipos que tengo devoción, pero hay ciertas barreras que no me gusta que pasen.
A un conocido mío le “pegaban” sus propios hermanos porque no eran del mismo equipo que ellos, del que según sus cabezas debía ser. ¿Hace falta algo más?
¿Hace falta que se cree un auténtico revuelo en Zaragoza cuando en tiempos venía un equipo grande (Barcelona, Madrid) y había gente que llevaba camisetas de ellos en lugar de la avispa? ¿Es necesario?
Dejad a la gente ser libres, dejad que sean del equipo que quieran ser, del que (poniéndome romántica) les marque el corazón, dejad que salgan a la calle con las camisetas y bufandas de esos equipos, estés en Córdoba y lleves al Getafe o en Santander llevando la blanquilla, en Madrid llevando la azulgrana o en Barcelona cantando a los “pericos”.
¿Qué más da? Si alguno sois de un solo equipo y pensáis que es imposible ser de más de uno o modificar vuestra conducta a lo largo de la vida dejad que haya gente que piense otra cosa y sea feliz así.  Cada uno tiene derecho a disfrutar del fútbol como quiera, como pueda y sobre todo, como sienta, sea 1, 2 o 33 equipos.
Se trata de disfrutar el deporte, desde el respeto, lo principal. Y que si son sentimientos no entiendo que la gente se indigne por llevar por fuera la pasión del equipo que sientes, aunque no sea el de tu cuidad, o sea el del equipo “rival” al tuyo.
Libertad de expresión, señores.
Y si, soy zaragocista de cuna y actualmente también atlética, aunque toda mi vida mi segundo equipo fue el Barcelona y orgullosa estoy de ello. De las 3 cosas.
De la misma manera, hace unos años, viví las rúas de la Liga y la Champions como la semana siguiente quedarse en Primera División. De hecho, lloré más con la segunda acción que con la primera, aun habiendo sufrido con las 2.

Y si, en cierta manera, este es un tema que me toca vivirlo y no tengo otro remedio, pero me cansa mucho que siempre haya gente indignada por esto. Nos encantaría que en nuestra ciudad todos fuésemos del mismo equipo, del de la ciudad, pero que te vengan de otra ciudad a decirte que son del equipo de tu ciudad también gusta. Hay que aclararse esas ideas, ser coherentes, no ser tan contradictorios.

Deja un comentario