Un penalti que condiciona un resultado y una eliminatoria.

Dicen aquellos que les molesta la situación actual del Real Zaragoza que Tebas echa una mano al equipo, sino, no se explica que estén tan bien. Los mismos que anoche no dijeron nada. Los que se han quedado por el camino a las puertas de Play Off no han parado de criticar al Real Zaragoza. Un equipo que por méritos y esfuerzo a llegado muy lejos, sin ser éste su objetivo.

Es una gran fortuna para el equipo y la afición haber llegado hasta aquí. Antes de navidad se suspiraba por mantenerse en la categoría y hoy la ilusión es el ascenso, a tan solo 3 partidos de conseguirlo.

Todos sabemos lo que pasa en estos partidos: marcar fuera y no perder te da ventaja sobre tu rival. Salieron con fuerza ambos equipos. El Real Zaragoza marcó primero. Zapater convirtió una falta cerca de área en gol. La ilusión era más que palpable. Se cantaba y aplaudía en el bar, todos de pie.

Más que un partido era una fiesta. Que duró poco. A los pocos minutos el Numancia empató por obra de Guilermo. Que nadie bajara los brazos. Iba a ser largo y duro pero quedaba mucho partido, prácticamente todo y había que seguir luchando. Los deberes estaban hechos ya, aunque solo fuese a mitad.

Un partido con ocasiones para ambos equipos pero con ventaja en el marcador virtual para el Real Zaragoza. En La Romareda tocará luchar el sábado. Que nadie dude que se puede pasar de ronda, pero sin lucha nada es posible. Estos leones han demostrado con creces que mentalmente son capaces de todo y físicamente lo dan todo. Pero no juegan solos. De momento se ha hecho mucho más de lo que se esperaba y el sábado va a arder Zaragoza. Den a los guerreros un voto de confianza. Denles en calor necesario para calentar La Romareda. Que se oiga desde el Pilar a Torrero que podemos con lo que nos echen, en casa y donde haga falta.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: