Premios individuales en el fútbol

El fútbol es un deporte en el que los protagonistas que vemos los aficionados y periodistas bajo los focos son once jugadores, pero detrás hay muchísima gente que hace posible que todo pueda funcionar perfecto. El fútbol es un deporte colectivo tanto dentro como fuera del campo de juego. Es una maquinaria compleja que se articula gracias al funcionamiento de muchísimas pequeñas piezas que le dan forma. Esto es uno de lo principales motivos por los que un premio individual a un jugador concreto la mayoría de las veces cobra poco sentido. Suena extraño pensar que en la época de las emociones y del marketing se mezclen en este deporte para quitarle sentido a lo primero, que la mayoría de aficionados vemos que es lo más importante. Reina el marketing, la venta, el negocio, por encima de las emociones y sensaciones positivas que hasta hace un tiempo gobernaba este deporte.

Esa adenalina que se desprende cuando tu jugador favorito marca gol, o evita uno, cuando un equipo pequeño golea a un grande, las gestas de equipos pequeños en las competiciones… por eso todos alabábamos al Leicester hace unos meses, o a Grecia en 2004 al ganar la Eurocopa ese año, o incluso al Mirandés en copa del Rey hace unos años y su jugador estrella Pablo Infante (banquero de profesión). Al aficionado de a pie no le gusta el fútbol moderno, se demuestra muy a menudo y es verdad. Se ha subido el precio de las entradas, se ha cerrado casi todo el fútbol a las televisiones de pago (menos mal que existe Gol Tv!), se venden a jugadores de sus equipos y se traen otros de menor valor para sanear cuentas mientras los grandes traen jugadores porque a parte de meter goles van a vender más camisetas. Una pescadilla que se muerde la cola sin poder pararla.

Premiar algo que ya da dinero por sí solo, que no necesita potenciar su marca y producto (él mismo) porque haya ganado todo lo posible (en equipo) no sé qué sentido tiene. “Trabaja muy duro y ha ganado todo lo que ha jugado este año.” ¿Entonces el año que España ganó el mundial porqué no le entregaron el Balón de Oro a Andrés Iniesta? ¿Qué es exactamente lo que cada año se valora? ¿Con qué criterio? El lunes de esta semana (9 de enero) se entregó un nuevo premio, inventado este año por la FIFA, The Best. En la semana que solía entregar el Balón de Oro se entregó este, retrasando a diciembre de 2016 la gala y entrega del Balón de Oro que siempre hemos conocido. Según leí en una noticia, el jugador más votado para este nuevo premio había sido Messi, pero se lo dieron a Cristiano. ¿Motivo? ¿Seguir engordando su palmarés de premios este año (léase temporada)? ¿Cómo hemos dejado aficionados y periodistas que siga funcionando la maquinaria del márketing al servicio de unos pocos y no la coherencia, la razón y la emoción con critierio? Entre todos los que de alguna manera formamos parte del entramado de este deporte estamos cambiando el fútbol, sus valores, sus porqués… Estamos dejando que se convierta en algo tan elitista que no lo reconocemos como lo ha sido siempre, y lo sigue siendo solo en categorías inferiores y nada visibles para una gran mayoría de espectadores y aficionados.

Si seguimos comercializando todo y sin protestar para frenar el negocio del fútbol no hará nada que lo pare, por mucho que no a todos nos guste lo mismo. Seguiremos premiando con diferentes criterios individualidades… El fútbol es de todos, no de unos pocos que pueden negociar con él, haciendo que el aficionado se rinda y entre en su juego. Si seguimos en esta línea muchos se desencantarán con toda la parafernalia que rodea a esta deporte, y no creo que sea tan bueno como nos lo quieren hacer creer y nos lo están vendiendo. Y esto también forma parte de los periodistas. Sin parar lo que ya no se puede deberíamos recuperar el fútbol de siempre, y no tanto fútbol moderno, tanta individualidad, tanto premio y tanto marketing que envuelve lo verdadero del fútbol:deporte, valores y sentimientos.

 

2016, un año de fútbol gris

 

Resulta difícil, en el mundo del fútbol, hacer un resumen de fin de año, teniendo el fin de temporada en verano, pero quizá este año sea más sencillo para Siempre el 8, ha sido un año lleno de emoción futbolística, con muchas sorpresas, como la que dio el Leicester en la Premier, y en general una tónica amarga, especialmente en el caso del Atlético, que perdió su segunda final de Champions consecutiva, pero también para Argentina y Francia, que perdieron la Copa América y Eurocopa; y especialmente turbulenta para el Zaragoza, que ha vivido un año lleno de cambios.

El Atlético comenzó enero en la cumbre, en lo alto de la tabla con un equipo que aspiraba a todo y en la Champions parecía comerse el mundo. Sin embargo unos tropiezos a final de temporada lo dejaron a las puertas de la Liga. No importaba, volvimos a llegar a la final de la competición más esperada, y dos años después volvimos a encontrarnos con el eterno rival. Os lo contamos, en la previa y en el postpartido. El Real Madrid nos arrebataba de nuevo el sueño, de forma aún más cruel si es que era posible y acabamos llorando, abrazados a nuestras bufandas rojiblancas mientras veíamos cómo un Juanfran destrozado pedía perdón a una grada que le ovacionaba.juanfran-llora

El Atlético se levantó, comenzó a pensar como un equipo grande y blindó a sus estrellas, llegaron grandes promesas, Gameiro, Gaitán, Vrsaljko. Y latido a latido no bajó la cabeza más que para besar su escudo, se colocó en el liderato en los primeros compases de Liga, y celebró el 50 cumpleaños del Calderón, que ya sonaba a compás de despedida.la-3g-de-l-atletico-gaitan-griezmann-et-gameiro

A raíz de ahí se empezó a torcer el rumbo. Un empate ante el Barcelona, llegaron las derrotas ante grandes rivales como el Sevilla, o el eterno compañero de mesa, y mientras las chicas se estrenaban en el Calderón.

Tan sólo es el final de 2016, un año como tantos otros, en los que el Atlético nos ha tenido entre la gloria y el infierno, infartando los corazones en la ribera del Manzanares. Aunque esto, esta vez, sí que será su última oportunidad de hacerlo.

No muy lejos de Madrid, en Zaragoza, este año no ha sido fácil. 3 entrenadores, 2 directores deportivos, una gran limpieza en junio y una noche para olvidar, la del 5 de junio. Aquello que se nos escapó

Mientras, el eterno rival, el Osasuna, volvía a Primera y los zaragocistas aún estaban más enfadados.

Con la revolución de fichajes en la ciudad de Ebro volvieron dos de los grandes jugadores a casa: Zapater y Cani, para intentar levantar un barco hundido moral y deportivamente. Siempreel8 estuvo en la presentación de Cani: https://www.youtube.com/watch?v=5haQ5UgIa40 

Imagen relacionada

A principios de liga estuvieron durante 2 jornadas líderes de Segunda, pero eso es Zaragoza y como no era de extrañar, duraría poco.

En Inglaterra vimos al Leicester celebrar desde la casa de uno de los jugadores su primera liga. La copa de la Premier días más tarde era levantada por los “foxes”. Ganaba un equipo humilde, llegado recientemente de segunda división y se hacía conocido al menos en el continente europeo.

En verano se celebraba la Copa América y Argentina volvía a perder una final, después de Brasil. Higuaín volvió a ser diana de bromas y críticas por fallar otro penalti y dejar a los suyos sin título, Messi decidió que era momento de retirarse de la selección, aunque volvió meses después.Todos seguimos acordándonos del plano corto del astro con lágrimas tras la derrota.

Resultado de imagen de messi llorando

A mitad de verano la selección de Portugal ganaba la Eurocopa y Griezmann perdía otra final consecutiva en 1 mes. A finales de agosto Las Palmas fue momentáneamente líder de la liga Santander. Un equipo que ya había salido en las noticias y en boca de todos los aficionados al fútbol por comprar a Kevin Boateng en el mercado de verano.

En noviembre, la noche del 28 al 29 fallecían los jugadores de Chapecoense, en un accidente de avión. El 27 de diciembre algunos jugadores de un equipo de Uganda perdían la vida en otro accidente, esta vez en el mar. Momentos humanos díficiles para el mundo del fútbol y del deporte en general.

El mítico Johan Cruyff nos dejaba en marzo, Cesare Maldini y Carlos Alberto también lo hicieron este 2016.

imagesImagen relacionada

 

Un año nada fácil para el mundo del fútbol. Ha habido muchos momentos de reflexión a lo largo de estos 12 meses pero por más que se nos resista este deporte, siempre volvemos, más pronto o más temprano a su lado. Por más que nos haga llorar o replantearnos muchas cosas acabamos volviendo a él pensando que algún día lloraremos de alegría y no de tanta tragedia. El corazón lo que quiere son goles a favor y copas levantadas nada de accidentes de ninguna clase.

Esperemos que este 2017 que está a punto de llegar nos sea más favorable y nos regale más sonrisas al lado del deporte que más queremos.

Un año sin Ranko Popovic

El 20 de diciembre de 2015 abandonaba el club maño Ranko Popovic. El entrenador serbio era despedido tras una racha de malos resultados que no gustaban a la directiva y se temía no llegar con él al frente al objetivo: subir a primera división. A media manaña del día 20, mismo día de las elecciones se le convocó, de manera apresurada para los aficionados, en las oficinas del Real Zaragoza. Horas después era destituido. 51 partidos y 391 días duró en el banquillo blanquiazul.

popovic-7782420408.jpg

El entrenador, famoso por conseguir empates a los que se habían bautizado como “popopuntos”, por sus “y eso” cuando no sabía cómo acabar las frases en las entrevistas y sus cambios a deshora o no realizando todos los posibles, marchó de la ciudad del cierzo con demasiadas críticas a sus espaldas.

Es bien sabido que el fútbol actual es resultadista, y en Zaragoza esto se ha convertido en necesidad. Hay que recordar que en su primeros meses en Zaragoza el equipo por escsasos 6 minutos no logró el ansiado ascenso.

Presentation of Ranko Popovic as new Zaragoza coach xFOTOxTONIxGALANx PUBLICATIONxINxGERxAUTxHUNxON

Ranko llegó a Zaragoza reemplazando a Victor Muñoz, el 24 de noviembre de 2014. Un desconocido entrenador llegaba a Zaragoza. Sorpresa! Poco a poco fue ganándose el cariño de la afición, muy poco a poco.  Se consiguieron en sus incios 2 victorias y 2 empates, después de navidad, tropiezos, pero se consiguió encadenar 5 victorias consecutivas. El equipo estaba a solo 7 puntos del ascenso directo. Posteriormente, entre las lesiones de los jugadores y los resultados negativos ya se levantaba la hinchada a pedir la destitución del entrenador. A final de temporada, con el habitual sufrimiento y calculadora con los rivales, se consiguió entrar en Play Off.

Recordemos cómo fueron estos patidos:

https://siempreel8.wordpress.com/2015/06/12/real-zaragoza-0-girona-3-play-off/

https://siempreel8.wordpress.com/2015/06/14/girona-1-real-zaragoza-4-vuelta-de-play-off/

https://siempreel8.wordpress.com/2015/06/18/real-zaragoza-3-u-d-las-palmas-1-play-off/

https://siempreel8.wordpress.com/2015/06/22/las-palmas-2-real-zaragoza-0-vuelta-play-off/

Recordemos también, que el partido que se jugó en Girona, estaba, antes de jugarlo, casi perdido de antemano. Pocos fueron los que creímos que se ganaría. Pero el Real Zaragoza demostró que con garra y lucha podía ganarlo. Recordemos que el señor Ranko Popovic, al que ya en ese momento se le criticaba en el vestuario le dijo a sus futbolistas: ” No creo en los milagros, creo en vosotros y quiero que vosotros seáis mi milagro.” Ya sabéis quienes me leáis que no me gusta criticar al Real Zaragoza, ni a cualquiera que no sea Agapito. Yo prefiero quedarme con estas palabras y otras anécdotas de Popovic. Esto fue una dosis de adrenalina extra que les inyectó antes de salir a jugar y hacernos emocionar y soñar con lo poco que quedaba para volver a Primera.

CIGOUexWIAAFVk0.jpg

Es sabido qué pasó 2 partidos después.

La directiva pensó en aguantarlo un poco más, pero sólo fueron unos meses. Criticada esta acción, por supuesto, por la mayoría de la afición.

n_20141125150139_el_real_zaragoza_llega_a_un_acuerdo_con_el_entrenador_serbio_ranko_popovic_para_dirigir_al_equipo

Tras un flojo arranque de temporada 2015-2016 y varios intentos de mantenerlo o echarlo, después de perder contra el Nástic el entrenador fue sustituido definitivamente.

Ya lo conocían en Mallorca por una supuesta “agresión” que nunca se supo, aún habiendo dado una rueda de prensa en Zaragoza para explicar el suceso, si fue verbal o soltó de verdad un manotazo a un árbitro. En Zaragoza se hacían más bromas que se escuchaban alabanzas a su persona… Para mí, fue mejor él que sus sucesor, Lluis Carreras y sus contínuos juegos por no saber nunca qué hacer ni con el fútbol ni con los futbolistas del Real Zaragoza. Me marcaron sus lágrimas al ganar en Girona en aquel épico partido y sus palabras en el vestuario que las creencias de que su marcha fue justa, y más, al ver los actos de su sucesor en el cargo.

 

 

Empezar a decir adiós

2 de octubre de 1966.

El club Atlético de Madrid inaugura su nuevo estadio, el Estadio del Manzanares, contra el Valencia. Cincuenta años hace de esa fecha cuando, no podía ser otro, Don Luis Aragonés lleva el primer balón al fondo de la red de esta nueva casa. Casa que será conocida por el nombre del río que la baña hasta adoptar el nombre que hoy conocemos, en honor al presidente que logró sacar al club (perdón, al SAD) de la crisis económica y el atasco en el traslado a este nuevo estadio, Don Vicente Calderón.panoramica79

Una situación, la de los años 60 del siglo pasado, que vuelve a repetirse cincuenta años después, una eterna reforma del estadio, la nostalgia de los aficionados que se resisten a abandonarlo y una figura poderosa, un empresario, que da el empujón definitivo que permite a la tropa india mudarse a un estadio más grande, mas moderno, mas cómodo… Y que llevará su nombre. ¿Darán los años al señor Wanda el mismo reconocimiento que a Don Vicente Calderón? ¿O quizá seguiremos con esta eterna nostalgia melancólica, como tantos otros equipos, pensando que todo tiempo pasado fue mejor? Quizá es porque nuestro templo del Manzanares es el único estadio que ha conocido esta servidora, pero no dejo de imaginar a los atléticos en meses, en un año, dos, diez, enjugándose con disimulo una lágrima al pasar por esa esquina de la M-30, bordeando el Manzanares.

En la vida se celebran muchos cumpleaños, se celebran con ilusión, con una pequeña, fiesta, con regalos pero, lo más importante, rodeado de los tuyos. Sin embargo, ¿cuántas veces celebramos nuestro cumpleaños sabiendo que va a ser el último? Pocas, muy pocas, ninguna, salvo que seamos Gabriel García Márquez en Crónica de una muerte anunciada. Y eso nos ha ocurrido con el Vicente Calderón. El Calderón cumplió cincuenta años de historia, por si alguien aún no se enteró, se hizo una gran fiesta durante todo el fin de semana y el equipo le regaló el liderato, que no duró mucho.

Será su último año, al menos su último año de vida útil, antes de enviarlo al asilo mientras envejece y esperamos a que muera y lleguen las excavadoras a llevarse piedra a piedra nuestro Campo de sueños particular.

Qué irónico que el himno del centenario del Atlético hable tanto de un estadio que se quedará en la mitad de siglo de vida.nunca-dejes-de-creer

“Para entender lo que pasa hay que haber llorado dentro del Calderón, que es mi casa.”

Y ya está, ¿no? Los rojiblancos harán las maletas y se mudarán a una nueva casa, a una Peineta de nombre monetario, al estadio Wanda Metropolitano, que aún está a medio vestir, pero se prevé que sea un estadio de los que hacen historia, modernos, con un  juego de luces rojiblancas que impresionan desde la distancia, y que planean hacer del estadio uno de los centros europeos de la magia del fútbol. De todas maneras, tan sólo ha cumplido cincuenta años el estadio, no hace tanto tiempo que el Atleti lucha en el Calderón.

“O del Metropolitano donde lloraba mi abuelo con mi papá de la mano.” ninoatleti-vicentecalderon-viajesfutbolerosbn

Quienes tengáis familia atlética os contarán, con nostalgia en los ojos, historias de tardes de domingo en el Metropolitano, ya desaparecido estadio en Cuatro Caminos. Muchos de vosotros, como Fernando Torres, tendréis un abuelo lejos de la Tierra que tendría que enjugarse las lágrimas al veros gritar en el nuevo Metropolitano, como hicieron ellos en el antiguo.

“Paseo de los Melancólicos, Manzanares, cuánto te quiero.”

Y seremos nosotros quienes hablemos a nuestros hijos de un mítico estadio en el que creímos, en el que lloramos, en el que cantamos. Hablaremos del Calderón como una nostálgica época del pasado cuando pasemos con el coche por ese pedacito de la M-30.

DOCU_GRUPO

“Como los indios okupas que acampan con sus banderas en la ribera del Pupas.”

Cuando paseemos junto al río, les contaremos a nuestros hijos cuán acertado era a veces salir del estadio caminar con la cabeza gacha por el Paseo de los Melancólicos y evocaremos su figura en el horizonte desde el puente de Toledo, donde tantas veces nos quedamos atascados en una marea de gente, mientras cantábamos el himno.

“Infartando en la ribera del Manzanares los corazones.”

Cada semana, cada partido es una despedida, el último derbi de Liga en el Calderón, el último partido del año, la última Navidad, el último mayo… Un día, dentro de muy poco tiempo, cuando llegue la primavera, ocurrirá, como aquella primera vez que visité nuestro templo, que una marea de gente cruce el río Manzanares y se paren, atascados entre la marea de gente en el puente. Alzaremos la vista atrás para mirar el estadio y, como aquella primera vez, miles de personas alcen sus voces para cantar, por última vez.

Yo me voy del Manzanares, del estadio Vicente Calderón.

 Suenan los últimos compases de un estadio que, latido a latido, va componiendo su despedida.

Sigue leyendo la despedida del Vicente Calderón en El adiós de las féminas

 

 

Mundial de Alemania 2006

 

 

“Gooool de Fabio Grosso. Transforma el penalti en gol y convierte a Italia ganadora de la Copa del mundo de 2006.”

Para escuchar algo similar tuvimos que esperar exactamente un mes. El Mundial de Alemania de 2006 es para mi el más especial de todos los que he vivido. Especial de manera personal y echando un vistazo al pasado profesionalmente. Si, pasaron seis años más hasta que nació Siempreel8 pero este magnífico mundial lo recuerdo con mucho cariño. Fue ese año y mundial cuando despertaron mis ganas por disfrutar, aprender todo lo posible y hablar sobre este deporte.

Guardo el mejor de los recuerdos de la competición de fútbol más grande de este deporte. Por aquel entonces era muy afín a Italia y Holanda. Si tenía que hablar de España lo hacía con Casillas. Un tal Andrés Iniesta debutaba bajo los focos internacionales y lo presentamos ese año a nivel internacional. Si lo hacía con estos otros dos países lo tenía claro: Gattuso y Cannavaro, Robben y Van Nistelrooy.

Tuve la gran suerte en esa época que no me preguntaban con quién de los cuatro me quedaba. Ahora lo tengo claro: con Gattusso. En realidad creo que siempre lo tuve claro.

 

Fases

El 2006 fue un año de cambios radicales en mi vida. Viajé a Europa, conocí a una de las personas más importantes de mi vida y despertó mi curisidad por el fútbol más allá de lo deportivo. Comenzaba mi visión y pasión del fútbol a través de las sensaciones que en mí creaba.

Tenía la sensación de que ese campeonato sería una gran oportunidad para el combinado holandés y el italiano. Con Holanda me equivoqué, volaron de vuelta a su país en octavos. Fueron derrotados por Portugal por un gol a cero.

La noche en la que se jugó este partido yo estaba en un hotel de Ámsterdam. Estrenaba mi camiseta de Van Nistelrooy recién comprada esa misma tarde en un puesto callejero del paseo de las flores. Fue una noche especial para mi. Vi el partido rodeada de holandeses. Recuerdo que pasé nervios. Finalizó el partido y yo me fui a la habitación. Antes de abandonar el salón se me acercó un holandés corpulento, enorme, llorando sin consuelo y me abrazó. Al principio no entendía porqué a mí, luego recordé la camiseta y lo abracé yo también. No quise quedar mal. Fue uno de los primeros momentos en los que sentí que la tristeza en el fútbol es a nivel mundial. Años atrás, en el mundial 2002 de Corea solo sentí rabia y enfado cuando España se marchó de esa manera.

La mañana siguiente partíamos a Francia. Nuestro autobús había sido confundido por algunos holandeses pensando que éramos portugueses y habían lanzado piedras contra el cristal delantero.

wp-1482409637780wp-1482409637783.jpg

Mi camiseta por delante y detrás

 

España tampoco tuvo ese año toda la suerte que los españoles quisimos para nuestros futbolistas.

6997609.jpg

El combinado ya era de una calidad bastante buena pero Francia nos ahogó la fiesta en octavos. España, que demostraba más en este campeonato, tendría que esperar dos años para ganar la primera copa de un ciclo irrepetible. Dos selecciones que habían competido juntas pero no se habían enfrentado nunca entre ellas en un mundial.

El 25 de junio Holanda abandonaba la competición y a mí me fastidió. Dos días más tarde, el 27, lo hacía España, cayendo ante la Francia de Ribery, Trezeguet y Zidane. En esta ocasión yo me encontraba en París. Mis compañeras y yo teníamos muchas ganas de ver este partido en la capital gala. Solo eran octavos de final pero la fiesta que se montó en las calles fue enorme. Al finalizar el encuentro París salió a la calle a celebrar su clasificación a cuartos. Todo eran coches pasando por delante del hotel con banderas de Francia y el claxón sonando toda la noche. Los coches pasaban por cualquier calle de la ciudad, de un lado a otro, pitando continuamente. Recuerdo que casi no pudimos dormir del jaleo que se formó.

 

Cuartos

Una vez superada esta eliminatoria, pasaron a cuartos, 8 de los 16 combinados todavía vivos en el campeonato. Alemania, Argentina, Italia, Ucrania, Inglaterra, Portugal, Brasil y Francia. Por este orden y emparejados tal cómo he escrito se jugaron las selecciones el paso a semifinales. Para estos encuentros ya había vuelto a casa a España y los vi con interés. De cada partido había una selección que me llamaba especialmente la atención y todavía quedaba mi segundo combinado preferido: Italia. Alemania, Inglaterra y Francia.

Desde aquel momento los cuatro, con España a la cabeza y Holanda por la parte culé me llaman mucho. Qué años tan bonitos del Barcelona en el 2006, anteriores y posteriores…! Aquella Alemania del nacimiento mundial de Podolski, de la consagración de Ballack, de Klose… La Inglaterra de Terry, Gerrard, Beckham, Neville. La Italia de casi todos los futbolistas que en aquel momento me gustaban, Pirlo, Gattuso, Totti, De Rossi… La Francia de los últimos pasos de algunos como Trezeguet, Zidane y Barthez. Si, Barthez, uno de los artífices de aquel gran Milan que me enamoró como a media Europa en 2006, el mismo equipo que años después se desvanece.

Final

Una final que no fue justa del todo, se decidió por penaltis, para mí, la mayor injusticia en el fútbol.  Italia y Francia se disputaron la noche del 9 de julio de 2006 la copa del mundo. Pitada por un argentino, los de Marcello Lipi y los de Raymond Domenech lucharon bajo los focos del Estadio Olímpico de Berlín. Ambas porterías recibieron muchos goles. Solo uno fue directo, el resto fueron penaltis. Más que recordarse por goles este partido se recuerda por el famoso cabezazo que Zidane le propició a Marco Materazzi. Esa noche el francés se despedía del fútbol en el terreno de juego. Tensión y unas sucias palabras hicieron que por minutos se dejase de hablar de fútbol para hablar de acciones extra futbolísticas.

El galo fue expulsado y Francia bajó su nivel de juego. Era el minuto 110, en prórroga, y con el marcador señalando un empate entre ambos combinados se llegaría a la tanda de penaltis. Cinco anotados por los italianos frente a cuatro por el conjunto francés darían la victoria a los azzurri. Fabio Grosso hacía saltar la alegría en las gradas y en todo un país, ante las lágrimas de los franceses. Las dos caras de una final, dos lágrimas que se cruzan en el mismo momento. Italia ganaba su cuarto mundial. «Orgoglio azzurro, Italia nel cuore». Orgullo azul, Italia en el corazón. Eso rezaba el bus que los llevaba a lo largo del país germano a conquistar el más ansiado tesoro futbolístico.

 

Resultado de imagen de italia copa del mundo 2006

 

Resultado de imagen de inglaterra 2006 alineacion
Selección de Inglaterra 2006
Resultado de imagen de italia copa del mundo 2006
Selección de Italia 2006

De los 198 países que participaron en las rondas de clasificaciones 32 fueron las selecciones finalistas. Las aquellas que compitieron en Alemania por la ansiada copa dorada.

 

 

Jugadores estrella

Fue un mundial plagado de estrellas a un lado y otro del continente europeo, con clara hegemonía europea. El viejo continente se impuso al Brasil de Kaká o la Argentina de Aimar, Saviola y Messi, quien presentaron mundialmente. Recuerdo al checo Milan Baros junto a Koller o Jankulovski, a Nedved despidiéndose como a nuestro Raúl, a Podolski

Recuerdo haber vivido la final pensando en porqué me marcaba tanto este campeonato.

Fue un gran mundial, ni Cristiano ni Messi monopolizaban el fútbol todavía, se podía disfrutar de manera mucho más abierta. Fue el último mundial de jugadores legendarios como Ronaldo, Jan Koller, Zinedine Zidane, Henrick Larsson, Cafú, Alessandro Del Piero, Francesco Totti y Oliver Kahn. Al mítico portero con cara de pocos amigos todavía lo recuerdo como uno de los mejores a nivel mundial. También recuerdo cuando se le escapó el balón por debajo del cuerpo en una de las porterías del Bernabéu. Eso fue un fallo como otro cualquiera, todo humano falla.

Diez años después nadie se olvida de Francesco Totti, del Piero, Zidane, Ronaldinho, Luis Figo, Ruud Van Nistelrooy, Raúl, Shevchenko, Didier Drogba, Pavel Nedved, Michael Ballack, Hernán Crespo, Kaká, Ronaldo o Juan Román Riquelme. Además, nos alegramos de haber conocido a jóvenes estrellas como Lionel Messi, Robin Van Persie y Cristiano Ronaldo. Un mundial que no se olvida tan fácilmente, que será recordado durante muchos años más de los que nos pensamos. Un mundial del que cuando echo la vista atrás me gustaría tener una varita mágica para revivirlo como entonces. A este campeonato de fútbol de 2006 le doy gracias por haberme despertado tantas sensaciones positivas .

zidane_2006

 

Aquí hablé de esta final ya hace unos años: http://siempreel8.com/2013/07/12/copa-mundial-de-futbol-2006-italia/

Las féminas juegan en el Calderón

wp-1481537310834.jpgLa cuenta atrás que comenzó a principio de temporada está cada vez más presente, un tic-tac agónico que sube en volumen cada domingo y aparece en la mente de cada atlético cuando menos se lo esperan.

Tic-tac.

Un domingo menos.

Tic-tac.

El último derbi de Liga.

Tic-tac.

La última Navidad en casa.

Entre permisos consistoriales, patrocinadores, obras de metro y nuevos nombres el nuevo estadio se introduce en nuestras vidas.

Tic-tac.

Las peñas visitan el nuevo estadio, los socios pueden reservar sus asientos.

Y se va llevando los restos del Calderón consigo.

Las féminas también quieren despedirse de la que podría haber sido su casa.

El Atlético féminas jugó el domingo contra el Barcelona, líder contra co-líder en una ocasión especial, porque fue la primera vez, y será la última, que las chicas colchoneras jueguen en el Calderón.

Cuando servidora era pequeña, y las niñas jugaban con ser veterinarias, o princesas, yo soñaba con ser profesional en el Atlético, enfundarme la rojiblanca cada domingo y salir a correr bajo los focos, rozando el césped con las manos, antes de pisar el Calderón. Sueños de niños, dicen. Porque en aquel entonces parecía inalcanzable que una niña que cada sábado llevaba la rojiblanca en los campos artificiales del Cotorruelo llegase a jugar en el templo. En aquella época, cuando hasta Milene Domínguez caía ya en el olvido, las féminas jugaban en el Cerro del Espino, como hasta ahora.

Quizá si hubiera puesto más esfuerzo, si hubiera corrido más en cada balón, si no fuera por las lesiones, si…

Hoy el Atlético féminas ha cumplido su sueño, y el de muchas personas que nos unimos para recibirlas, a la orilla del Manzanares.

La afición las recibió con los brazos abiertos, casi 14.000 personas esperando para entrar al estadio y los accesos desbordados.Y las chicas respondieron con creces venciendo al Barcelona para colocarse líderes.

Tic-tac.

Ellas también han tenido su despedida.

Tic-tac.

Wanda Metropolitano, un nuevo escudo y la promesa de una nueva época donde el Atlético se rinde al poder de Don Dinero.

Tic-tac.

Agosto se acerca.

El Atlético de Wanda

El Atlético de Madrid se muda de estadio. Lo sabíamos, hacía años que los rumores corrían y ya desde tiempos de la hinchada burbuja inmobiliaria los Cerezo y Gil se frotaban las manos pensando en cuánto podría valer un terreno junto al río, en aquella zona histórica tan cercana al centro de Madrid. Y la Peineta bueno, estaba mal aprovechada… podría servir.

No nos gustó la idea a los atléticos, sigue sin gustarnos que tengamos que hacer las maletas e irnos con las bufandas y banderas a otra parte.

Es por el bien del Club, nos repetimos. Nos van a dar mucho dinero para que dejen de quitarnos a los craks, para tener un estadio más grande, más bonito, más moderno, donde quepamos todos. Lo aceptamos con dolor, resignación y un poquito de ilusión.

Llegó Wanda a la vida de los atléticos. Y a su estadio. Mientras los socios clamaban por una votación para decidir el nombre del estadio y miles clamaban por un estadio Luis Aragonés, el Club… llevaba otro rumbo.

Estadio Wanda Metropolitano.

Decía Fernando Torres en la presentación del estadio que sí, que muchas gracias señor Wanda por su oro, y con lágrimas en la voz recordaba a su abuelo en el Metropolitano.Sí, Fernando, allá donde esté, a mi abuelo también se le saltarán las lágrimas al vernos ondear las banderas en el Metropolitano.

Pero a mí es el nombre propio el que me molesta, y no dejo de pensar que nos hemos vendido, que qué pinta ahí Wanda, que en esta máquina apisonadora que se ha convertido el negocio del futbol el dinero pesa mucho más que el corazón. Y el Atleti, señores, sin corazón está perdido.

Llegó la sorpresa, llegó lo que nadie esperaba. El Atlético deja su casa, su alma, abandona su ribera del Manzanares, su himno (porque dolerá en el alma entonar aquel yo me voy al Manzanares, al estadio Vicente Calderón desde un campo que no es el templo, ¿o nos cambiarán el himno? ¿O volveremos al himno del Metropolitano?), se vende al peso… y le cambian la cara. Se anuncia el nuevo escudo del Club Atlético de Madrid SAD.

 
Se curva hacia arriba el techo del escudo, las estrellas se superponen como pegadas con pegamento y el oso cambia de sitio. Dicen que es un escudo más ligero, más dinámico y uniforme, más moderno. Dicen, dicen… Dicen que desde que llegó Wanda a la ciudad de Madrid los madroños no son marrones y verdes sino azules, y que en su honor la Osa Mayor ha ordenado a sus oseznos teñir sus pelambres del color del cielo. Dicen… que el nuevo oso se esconde tras el nuevo madroño para que, desde nuestro escudo, el oso pardo no lo vea.

Da igual, en realidad, lo que se diga, porque la realidad sólo es una, y  es que nuestro Atleti no es un club, sino una SAD, en la que los aficionados lloran, ríen, cantan hasta dejarse la voz, sueñan, creen y protagonizan anuncios, pero en el seno de su casa, no tienen ni voz ni voto.

FC Barcelona 1 – Real Madrid 1

Un empate injusto, un partido por debajo de lo esperado. Canteranos inesperados ante un partido que se supone de alto nivel. Ambos equipos buscando todo con casi toda la artillería.

Barcelona: primero fue el gol y después el juego. Contra todo pronóstico si somos imparciales antes de empezar el juego, nadie ganó, ni dieron espectáculo.

 

Una primera parte con un dominio absoluto sobre el terreno de juego: el blanco. Pese a lo que los cálculos y el paso del tiempo nos ha enseñado quien ayer dominaba el balón, controlaba y tocaba eran ellos. El Barcelona corría desesperado en busca de su mayor reliquia: la posesión del balón. Entradas por parte de ambos equipos, escasas llegadas al área y poco juego lucido del que se espera en este partido.  Canteranos recién sacados del horno, ¿Un cásico ya no es tan espectacular o es que se merecen jugan a tan alto nivel?

Me preguntaron por whatsapp: ¿Cómo van? Contesté: Como no aguante el Barcelona perderá. Nada más lejos en el tiempo de esa respuesta Luis Suaréz cabecea a la red en un córner y marca. No solo desatasca el partido, crea otro para su equipo. El Barcelona a partir de su gol espabila, además Iniesta cogió las riendas y tranquilizó a sus compañeros saliendo desde el banquillo. Cuando él sale el reloj y el crónometro lo tienen de dueño.

Pero el Madrid siguió su ritmo. Embestidas, disparos a puerta, aunque esta vez de Neymar tambien hubo uno que casi entraba directo… Hasta que Sergio Ramos, amigo del minuto 90 y siguientes lo volvió a hacer. De córner, como marca la tradición. Cabeceó y puso un empate para el partido y regalar un punto a su equipo. Esto o ha de maquillar el intento de remontada de los azulgranas. Tiro de falta del Barcelona, despeje exacto de Navas, remate culé de cabeza, despeje de Casemiro de cabeza justo entrando el portería y otro chute a puerta. Nada, el balón no quería entrar pero estuvo a punto de ahogarles la fiesta aleatoria que el Madrid estaba montando en el Camp Nou.

Un punto con sabor diferente en ambos equipos. Un Clos Gómez que debería haber trabajado másde lo que hizo. Un clásico con mucho menos sabor a partidazo de alto nivel, como los de hace unos años, a nivel de juego, no hablo de provocaciones ni acciones fuera de lo deportivo. La única acción extradeportiva que hubo fue la peineta de Carvajal a la afición culé. Con la foto de debajo y el vídeo publicado del túnel de vestuarios se refleja el comportamiento de los jugadores sobre el terreno de juego.

15317815_1603012309726919_1911079871357985586_n.jpg
Esta foto refleja el comportamiento que se reflejó en el campo.

Independientemente del resultado, atrás quedaron clásicos espectaculares.

Atlético de Madrid 0 – Real Madrid 3

El último vals en el Calderón

El viernes por la noche los deSpheraSports sacaron como siempre una portada preciosa sobre el partido más esperado en el Calderón, la titularon el último vals. Haciendo referencia a ella seguiré con este baile.

El vals es un baile de moviemiento preciosos. Se baila en parejas. Uno lleva el movimiento suyo y de su compañera y ella le sigue el ritmo. Una vez cogen los dos el ritmo perfecto, se igualan para dar paso a una coreografía muy bonita.

Ojlá pudiera seguir diciendo que el partido fue así, pero no se igualó. No hubo movimientos perfectos ejecutados por ambos equipos. El Atlético fue un esclavo del Madrid y eso, en fútbol, se paga. El Atlético no empezó mal la primera parte. Llegaron bastantes veces en poco tiempo a la portería de Navas, pero nada que hiciera peligrar mucho el marcador. El Madrid, capitaneado pos Isco empezó a bailar a son que ellos querían. Al Atleti le quedaba esperar errores y balones largos para poder conseguir algo positivo. Acabó siendo él la chica que espera que le digan lo que tiene que hacer y aún así no le siguió el ritmo. Tan solo los primeros 20 minutos de la segunda parte salieron los rojiblancos a morder, pero ya llevaban 1 gol encajado y al Madrid seguía saliéndole todo lo que hacía.

Un gol de falta, uno de penalti “dudoso” o absurdo y otro tras finalizar una contra perfecta definieron el partido.

Pero eso no es todo. El árbritro no estuvo acertado. El desafío Koke – Cristiano se saldó con una amarilla para cada uno, el penati fue demasiado riguroso pero ya se sabe que en estos casos se pita a quien se pita y las caras habituales y gestos al marcar de Cristiano…

Los de casa desaparecidos: Torres, Saúl, Koke… El único destacable por lo que luchó al final: Carrasco. Ni la entrada de Corrrea con todo su control serpenteante consiguió nada a final del encuentro. El cholo desorientado. La afición desesperaba, algunos se marcharon antes de acabar el encuentro. El Madrid ahogó la fiesta del año en el Calderón. Una derrota abultada se saldó con el agónico cierre del Calderón. Algo inesperado que entrará en la historia del club rojiblanco escribiendo una triste página.

Los derbys siempre digo que se ganan por orgullo primero, después por puntos y tercero por clasificación en la Liga. Siendo sinceros al Atlético le faltó mucho para poder llevarse el encuentro pero el penalti acabó de matar la ilusiones y la lucha de los jugadores. Que el Atlético no está bien esta temporada aún con todo lo que han hecho está claro, que puede ser un golpe sobre la mesa despues de este partido es otro, que siempre no se puede ser igual y el ritmo tan duro no es fácil de seguirlo siempre, también.

No nos olvidemos que este equipo, si quiere y lo intenta con todas sus fuerzas puede hacer cosas muy grandes. Lo hemos visto, nadie nos lo ha tenido que contar. Levantemos la cabeza y esperemos que vuelvan a ser los mismos que hemos visto últimamente.

La derrota duele, a nadie se le pasa por alto esto, sobretodo porque es contra el Madrid, pero saquemos orgullo, que eso todavía tenemos y llevemos al equipo en volandas a sobreponerse de estos palos. Nunca dejes de creer, que a nadie se le olvide.

CxqEh2uXcAAGL-8.jpg

 

Atlético de Madrid 4 – Real Madrid 0

Años después del : “Se busca rival digno para derbi decente.” se quedaron con las caras desencajadas y sufriendo un gran derrota, amargando el cumpleaños de su estrella y endulzando los paladares y corazones atléticos.

Era 7 de febrero de 2015. Me sentaba delante de la televisión pocas horas después  de comer, en el salón de la casa de Hernán Cortés, por el que han pasado personas y situaciones realmente importantes en mi vida. Un sábado a las 4 de la tarde en esa casa lo que menos se veía era fútbol, pero yo iba a ir en contra de esa norma por una vez. Nerviosa desde por la mañana por vivir mi primer derby madrileño como atlética le escribí a mi amiga Carol, que no podía esa tarde ver el partido.

Yo me animé a hacer algo diferente. Un primer derby de esta calidad siendo atlética tenía que vivirse de manera especial, y qué manera! Lo ví desde el portatil y escuchando la radio, a la vez que le retransmití, el himno del Atleti, las alineaciones de ambos equipos y los goles con algún comentario humorístico -profesional de los que suelo hacer. Recuerdo que fue una tarde mágica. El primer derby entre estos dos equipos que viví fue la final de Champions en Lisboa, siendo todavía culé pero apoyando a los rojiblancos. En Roma, en casa de un madridista. Tortilla de patata, cerveza, un cuarto con sofá, tele y un póster de Marcello Mastroiani y muchas ganas de ese partido. Me sentó muy mal el final del partido, pero todavía no sentía los colores como los siento ahora ni en el 4-0.

“Y a Kevin Roldán, contigo empezó todo.” Gritaba Piqué en la celebración en el Camo Nou. Si Piqué, con él continuó un show que empezó a las 4 de la tarde y acabó a las 6. 4 goles marcados en el Vicente Calderón y una herida emocional abierta en los madridistas que tardó en cerrarse.

Tiago abría el marcador, Saúl marcó el gol soñado por los niños rojiblancos: una espectacular chilena, Griezmann hizo el tercero para cerrar la tarde con broche de oro a cargo de Mandzukic en el minuto 90 de partido. Era el cumpleaños de Cristiano Ronaldo, pero a quienes dieron los regalos fue a los atléticos. Me acuerdo de gritar los goles con gran efusividad, de mandar los audios al instante como si de un programa de radio se tratara, de emocionarme con los gestos y las caras de preocupación de los blancos… En definitiva: recuerdo disfrutar muchísimo de un gran partido siendo una rojiblanca más. Como dato “curioso”: Moyá fue un espectador más, no vio el balón peligrar en su zona.

Los de Simeone, con él a la pizarra y al mando, le tomaron el pulso, la técnica y el partido entero al Real Madrid. Si bien no empezó el partido con buen pie el atlético tras una lesión de Koke y un golpe en a nariz de Godín fueron entrando en calor y juego para cambiar el rumbo negativo. Tanto se cambió que cada llegada de los rojiblancos al áea rival era activar los nervios a quienes tenían enfrente. Los madridistas pedían clemencia, el atlético más intensidad a cada balón. Asi brilló un partido que unos reclamaban y otros pensaban que no iban a ver en años. Años después del : “Se busca rival digno para derbi decente.” se quedaron con las caras desencajadas y sufriendo un gran derrota, amargando el cumpleaños de su estrella y endulzando los paladares y corazones atléticos.

Un partido para el recuerdo, bajando el sueño al terreno de juego y haciéndolo realidad. Así entré con buen pie a formar parte de esta familia. Sé que no es lo normal, pero es un gran recibimiento.