Los fallos de De Gea y los goles de Cristiano empañan el buen partido de España.

España jugó muchísimo mejor de lo que marca el resultado. Con diferencia. Portugal tuvo suerte y De Gea un mal día, o eso queremos creer. No es nada fácil marcar tres goles debutando en un Mundial pero nada sencillo es lo que hace España con y sin balón. Y nos hacen creer que sí lo es. Que es fácil jugar como juega La Roja. Es una maravilla verles sobre el campo, a todos. La pantera Diego Costa y sus dos golazos, la obra final de Nacho, el partidazo de Isco, el juego de Koke… El punto de España lo consiguen estos cuatro con ayuda de sus compañeros. Marco como consecuencia a David De Gea porque se podía haber ganado si al menos hubiese hecho algo más que nada en el último gol de Cristiano Ronaldo.

Una primera parte fantástica de España empañada, como el resto del partido, por un dudoso penalti que torna en gol Cristiano y sus dos goles por errores de De Gea. Hay que corregir fallos del combinado, sí, pero cuando se activaron en “modo España” jugaron como los ángeles.

Después de todo lo que le ha sucedido a España deportivamente fuera del campo demostró en su partido debut que el grupo humano a nivel psicológico y emocional está por encima de todo y se han sabido reponer. Su fortaleza es enorme.

No sin eso podemos evitar mencionar que Portugal sin jugar a nada se ha sacado un hattrick espectacular. No debemos dejar de reconocer que en un Mundial los errores que condenaron a España fueron impropios de un juego de élite. La falta inapropiada de Piqué, un penalti dubitativo y un portero que se le cuestiona porque no para, pero tampoco los defensas en esas ocasiones le ayudan.

 

 

Goles:

Cristiano 4′ – 44′ – 88′, Diego Costa 24 – 55′, Nacho 58 ‘

 


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: