Un golpe de efecto.

Un Real Zaragoza más cerca del descenso que del ascenso logró con un buen juego en la primera parte y un buen aguante en la segunda ganar al conjunto andaluz.

La noticia positiva ya llegaba desde la semana pasada: hay portero en la ciudad del Ebro. Unas magníficas paradas dieron el sí quiero de los aficionados blanquillos a Álvaro Ratón. El guardameta se lucía lo que el vasco Irureta no había podido todavía bajo palos maños.

Lanzarote y su trabajazo tanto defendiendo como atacando, las manos de Ratón, la picardía de Ángel y las tablas del veterano José Enrique.

La seguridad en defensa, el centro del campo bien posicionado, Javi Ros sacando el potencial que tiene en su sitio, y Cani y Zapater frenando todo lo que llegaba a su zona. Así, con un equipo bien trabajo y haciéndolo funcionar llegan los buenos resultados. Una rpimer parte positiva en juego se marchó al marcador con un 1-0. Había que seguir llegando apuerta y marcando.

Se consiguió en la segunda parte. Con juego menos brillante que en la primera y un Almería más despierto se empezó a temer más por el partido, pero el Zaragza aguantó.

Un penalti dudoso que le pitaron a Zapater supuso el empate, pero los blanquillos, sin reblar, marcaron el segundo gol. Un árbitro que comenzaba a pitar acciones dudosas y a dejar otras libres de silbato para los almerienses acabaron por enloquecer a la afición, pero ni eso, ni los 5 minutos de añadido supusieron nada para que el Zaragoza no se llevara los 3 puntos en el debut de Raúl Agné desde las cabinas de radio.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: