Real Zaragoza 3 – Granada 0

Volver a soñar con la Copa del Rey

Que la Copa del Rey es importante en Zaragoza lo sabemos. Que este Zaragoza da pie a emocionarnos es indudable ya. Lo demostró el domingo en liga ante el Córdoba y ayer, en copa, ante el Granada. Los de Oltra no pudieron hacer nada con un Zaragoza que fue de menos a más y no dejó el ritmo en todo el partido. El equipo maño salió enchufado y con hambre de buen juego y gol, aunque no llegara hasta la segunda parte.

Como ya hicera en liga, Borja transformó un penalti claro en gol. El primero del partido. Toquero entró perfecto en el área rival y lo derribaron. El segundo gol vendría en jugada, Benito lanzó un balón espectacular que dejó sin opciones de nada a Rui. Si el penalti les daba seguridad sobre su juego, este segundo gol fue esencial. Pero no  quedaron ahí. El Granada intentaba contrarrestar las acciones del Real Zaragoza sin éxito. La Romareda se convertía en una fiesta hacia el equipo y alababa a los mejores: el todoterreno Toquero, el imparable Febas, el incansable Borja y el muro Ángel.

Importante destacar que Cristian Alvarez, quien se eligió como el cambio en la portería, no recibiera ningún gol en su debut con la blanquilla.

Aún quebaba más. Pombo convertiría un dudoso, pero concedido, penalti en el tercer gol. La ilusión, la fiesta y la euforia quedaban ya latentes en todo el recinto zaragocista. Veíamos a Kase.o celebrar el gol y difrutar de su equipo y la emoción en las gradas. El Real Zaragoza de Natxo González nos iusionaba de nuevo con muchos motivos.

Hacía tiempo que no se veía un equipo así. Un equipo compacto, unido, que piensa antes de actuar, que sabe a lo que juega, que elige cómo jugar…

Un equipo en comunión con la afición, una afición que aplaude y anima por que está segura de sus jugadores. Un afición que disfruta con sus luchadores en el campo, que cree en ellos. Un afición que sabe que esta temporada puede ilusionarse con razón.

 

Borja, Toquero, Febas, Eguaras, Benito, Ángel, Pombo… Todos, junto con el resto de sus compañeros nos hacían creer en menos de una semana que si estábamos ilusionados era por motivos de peso. Podemos volver a soñar con un gran Real Zaragoza.

Deja un comentario