Las féminas juegan en el Calderón

wp-1481537310834.jpgLa cuenta atrás que comenzó a principio de temporada está cada vez más presente, un tic-tac agónico que sube en volumen cada domingo y aparece en la mente de cada atlético cuando menos se lo esperan.

Tic-tac.

Un domingo menos.

Tic-tac.

El último derbi de Liga.

Tic-tac.

La última Navidad en casa.

Entre permisos consistoriales, patrocinadores, obras de metro y nuevos nombres el nuevo estadio se introduce en nuestras vidas.

Tic-tac.

Las peñas visitan el nuevo estadio, los socios pueden reservar sus asientos.

Y se va llevando los restos del Calderón consigo.

Las féminas también quieren despedirse de la que podría haber sido su casa.

El Atlético féminas jugó el domingo contra el Barcelona, líder contra co-líder en una ocasión especial, porque fue la primera vez, y será la última, que las chicas colchoneras jueguen en el Calderón.

Cuando servidora era pequeña, y las niñas jugaban con ser veterinarias, o princesas, yo soñaba con ser profesional en el Atlético, enfundarme la rojiblanca cada domingo y salir a correr bajo los focos, rozando el césped con las manos, antes de pisar el Calderón. Sueños de niños, dicen. Porque en aquel entonces parecía inalcanzable que una niña que cada sábado llevaba la rojiblanca en los campos artificiales del Cotorruelo llegase a jugar en el templo. En aquella época, cuando hasta Milene Domínguez caía ya en el olvido, las féminas jugaban en el Cerro del Espino, como hasta ahora.

Quizá si hubiera puesto más esfuerzo, si hubiera corrido más en cada balón, si no fuera por las lesiones, si…

Hoy el Atlético féminas ha cumplido su sueño, y el de muchas personas que nos unimos para recibirlas, a la orilla del Manzanares.

La afición las recibió con los brazos abiertos, casi 14.000 personas esperando para entrar al estadio y los accesos desbordados.Y las chicas respondieron con creces venciendo al Barcelona para colocarse líderes.

Tic-tac.

Ellas también han tenido su despedida.

Tic-tac.

Wanda Metropolitano, un nuevo escudo y la promesa de una nueva época donde el Atlético se rinde al poder de Don Dinero.

Tic-tac.

Agosto se acerca.

El Atleti sigue soñando con Europa

El Calderón era una olla hirviendo, Madrid entera era una olla a presión anoche, ya desdr antes de las nueve menos cuarto, cuando un espectacular mosaico acompañaba al equipo del Cholo a la victoria.Juntos a la victoria mosaico
Remontarle un 2-1 al Barcelona no es fácil, pero el equipo aprendió la lección. Salieron a morder, presionando arriba y dándoles el balón a ellos, pero sin dejarles usarlo a su antojo. Ése es el estilo de Simeone.
Pronto la artillería rojiblanca daba sus primeros sustos, con un disparo de Gabi al aire, cabalgadas de la gacela Carrasco y los ya habituales Saúl y Griezmann. En el minuto 36 el francés hizo el gol a pase del chaval de la cantera merengue y los atléticos se permitieron soñar más fuerte.

IMG_20160414_102435
Qué larga fue la segunda parte. No fueron 45 minutos, fueron tres horas y media de angustia y una defensa espectacular. El fútbol de hoy se basa cada vez menos en futbolistas estrella, en jugones, y más en las transiciones. Saber estar colocado en una pérdida de balón, las basculaciones ataque-defensa ganan partidos, y quien lo niegue no vio el partido de anoche en el Manzanares. Los culés asediaban y los rojiblancos se defendían, olvidándose hasta de atacar. Messi no estuvo, o no le dejaron estar, y Suárez no fue capaz de hilar una jugada entre tanto rojiblanco.
Sale Carrasco y entra Thomas, Simeone decide sacrificar la banda y la velocidad en busca de contención y defensa. Puede gustarnos o no su decisión, pero no se le puede reprochar nada, los partidos así hay que ganarlos, no jugarlos, y van dos eliminatorias de champions vencidas al Barça.
Los últimos diez minutos cambiaron el cariz del juego, el Atlético sabe bailar con el reloj como ningún equipo lo hace, e interpretó que era momento de sprovechar la prisa de los blaugranas para hacerse con el balón y venirse arriba. Una mano de Iniesta en el área hace estallar el Calderón. Penalty que anota Griezmann al borde del palo, acariciado por Ter Stegen. Y ya no queda apenas tiempo.
Ni una falta/penalty que pudo cambiarlo todo frenó al Atlético, que esta noche sí, tenía la suerte de su parte. Los minutos corrían y a falta del maestro en el arte de retener el balón en el córner, que estaba luchando en el bando enemigo, Koke se hizo con la batuta. La cara descompuesta de Simeone era la de todos los atléticos: ya no nos fiamos ni del descuento, ni de nuestro padre si le apuráis, hasta que no pite el árbitro.

Simeone nervios partido
Y cuando lo hace, se desata la locura: estática en el rostro de Luis Enrique, que ve pasar ante sí unas últimas semanas que amenazan con.hundir la temporada; extática de Simeone y sus jugadores, que están en la semifinal.
Esa noche los rojiblancos no dejaron de creer, siguieron soñando en busca de una espina que tienen clavada en lo más hondo, acercándose al sueño jamás vivido y mil veces soñado. Ya no vale la Intercontinental, ni el doblete, el Atlético quiere la Champions, y la quiere ya.

Celebracion koke godin