El Atlético de Madrid 2016-2017

Arranca la Temporada 2016-2017, después de una larga espera estival en la que ni la Eurocopa ni la Copa América nos han quitado la sed de fútbol. El Atlético regresa al Calderón en el que será su último año de andadura (cuántas veces se habrá dicho ya en periódicos y noticiarios, y cuántas se dirá en estos diez meses que nos quedan hasta que la joya del Manzanares finalmente cierre sus puertas).

El mercado de fichajes parece casi finiquitado, a falta de alguna incorporación sorpresa de última hora y la marcha de los descartados del Cholo, os presentamos a la plantilla el Atlético de Madrid.

En la portería, defienden los palos:

  • Jan Oblak, el seguro rojiblanco, el portero, menos menos goleado.
  • Miguel Ángel Moyá, lesionado en la pretemporada, le queda al menos un mes de baja.
  • André Moreira, el chaval recién llegado a última hora, con tan sólo 20 añitos aspira a ser el segundo portero, y una amenaza para el esloveno.xgd8l8yjos_moreira

En la zaga:

  • Diego Godín, el incombustible, que nos sigue salvando las posaderas en la zaga y en el ataque, que los dioses te conserven esa cabeza, Dieguito.
  • José Giménez, el uruguayo protagonista del culebrón del verano,pretendido por media Europa, sí, señores, que se queda en el Manzanares.
  • Stefan Savic, el croata que desbancó de la titularidad a Giménez, veremos cómo se reparten este año los minutos, se espera una buena lucha.
  • Juanfran Torres, el rayo, el que nos clasificó a semis de Champions, y el que falló el último penalti de Milán, el que pidió perdón entre lágrimas a una afición que lloraba con él.
  • Filipe Luis, el alma de la banda izquierda, esperemos que recuperando al fin el ritmo que perdió al marchar al Chelsea.
  • Lucas Hernández, el chavalín que ya destacó la temporada pasada y se plantea como seguro en caso de que los pilares fallen.
  • Sime Vrsaljko, el impronunciable, buscadle un apodo pronto, por todos los cielos, el recambio y la amenaza de Juanfran, va a luchar duro por hacerse con la banda derecha.291186

En el medio, la batalla campal:

  • Gabi, el capitán, en uno de sus últimos años en activo, el corazón del equipo.
  • Koke, la estrella, qué culpa tendrá el muchacho de jugar tan bien en cualquier posición, puede que esta temporada le veamos al fin en su sitio, fuera de la banda derecha, aunque está difícil.
  • Tiago, al fin recuperado de la dolorosa lesión que nos dejó sin él en el momento de temporada que mejor estaba llevando la batuta de los rojiblancos, se espera la mejor faceta del mediocentro defensivo.
  • Augusto Fernández, que el año pasado fue titular con la lesión de Tiago, va a tener que luchar duro para volver a hacerse un hueco.
  • Saúl Ñiguez, el polivalente, desde delantero hasta defensa le hemos visto jugar, le queda aún una velocidad por meter y sin ella va a disputar pocos minutos en el césped.
  • Yannick Ferreira-Carrasco, la bala de la banda izquierda, ver un partido en el campo de Carrasco es perder la cuenta de los desmarques que tira buscando romper la defensa.
  • Nicolás Gaitán, el argentino recién llegado del Benfica, reclamado por el Cholo desde hace tres temporadas, le podemos ver en las bandas o como mediapunta, y ya es el máximo goleador de la pretemporada.
  • Thomas Partey, el ganés que ya sorprendió la temporada pasada con su arrojo, fuerza física y dominio de balón se perfila como uno de los suplentes de libro de esta temporada, tendrá que luchar con muchos para hacerse con el puesto.
  • Diogo Jota, otro de los fichajes del verano, no ha convencido en la pretemporada y ya tiene encima el cartel de “descartado”, y se marcha cedido al Porto esta temporada.

Oliver Torres, “el nuevo Koke“, decían de él, aún joven, sin terminar de explotar, pero con una calidad inmensa. El de Cáceres , con la Liga ya empezada, firmó contrato con el Oporto, para jugar cedido una temporada con opción a compra.366bd35100000578-0-image-m-3_1468958987461

Dejando a un lado a los descartados, ocho jugadores pelean por cuatro puestos en el campo, va a quedar mucha calidad en el banquillo del Calderón.

En la delantera:

  • Fernando Torres, el 9, por mucho que la prensa buscase un nueve este verano, el chico de la cantera y uno de los corazones del equipo, no parte como favorito, pero ya demostró que lucharía por su sitio en la cancha.
  • Antoine Griezzman, el principito, mejor jugador de la Eurocopa y fuera de los nominados al balón de Oro por razones que todos conocemos y sólo la FIFA entiende, será indiscutible este año.
  • Ángel Correa, el argentino que pretendió entrar como un obús en las vidas rojiblancas y se le gripó el motor a medio camino, disputará minutos si convence al Cholo en los entrenos.
  • Kevin Gameiro, el fichaje estrella de la temporada, el segundo tras el culebrón Costa, parte como delantero titular junto con Griezzman y se esperan grandes cosas de él, aunque como siempre, tendrá que adaptarse a la disciplina Simeone, y sobre todo, a la disciplina del Profe Ortega.gameiro-atletico-presentacion

Continúa aún en plantilla Alessio Cerci, finalizada su cesión italiana, descartado por el cuerpo técnico e inmerso en su propia búsqueda de equipo. Continúa aún en la plantilla, que renqueante tras su operación de cartílago de la rodilla y protagonizar el culebrón del verano con rumores de marcha a la Lazio, ha visto denegada su cesión al Bologna, a pesar de no contar para el equipo técnico.

Así queda la plantilla del Atlético, una plantilla muy completa. Simeone siempre trató que su equipo fuese un equipo de batalla, con jugadores trabajadores, luchadores, aunque no brillaran. La temporada pasada lo logró, y en esta ha conseguido teñir con el brillo de algunas estrellas un equipo en el que sigue primando el esfuerzo y la lucha por encima del orgullo.

¿La mejor plantilla de la era Simeone? El tiempo lo dirá, desde Siempre el 8, os lo contaremos.

Atlético, gracias por todo y nada

Hace 5 meses vi como perdía una ronda de copa del Rey en el Calderón contra el Celta. Pensaba que sería mucho más sencillo de lo que parecía ese partido, pero me equivoqué. Vi el partido de casualidad. Estaba en un bar en El Burgo de Osma con mi gran amiga. No le gusta el fútbol pero me hizo el favor de quedarnos en el primer bar que estuvimos a ver un poco del partido. El primer tiempo en un bar, el segundo en otro. Mientras, antes de comenzar el partido hablé con un señor mayor de aquel Betis de Gordillo, de Agapito Iglesias y de sus operaciones.

Ya me fui de ese bar con mal sabor por el resultado del partido. Me llevó mi amiga a lo que allí llaman “el templo atlético”. Se llama El Círculo ese bar. Aluciné. Todo del Atleti, todo. Camisetas, bufandas, fotos… Y es que desde este verano todavía le tengo más cariño a ese pueblo. Allí celebran una pequeña parte de la temporada los rojiblancos. En el puente que une el pueblo con la zona del río vi este verano una foto de mi querido Griezmann, y otra del resto del equipo, y sonreí al conocer el lugar. En El Círculo nos tomamos una cerveza con jamón y vi como el Celta desempataba el partido. Los que allí estaban desesperaban, entre ellos yo. Me acerqué a unos chavales que se apoyaban en uno de los barriles de mesa y les dije: Tranquilos, aún se pueden ganar 2 trofeos esta temporada. Quiera o no, algo acerté.

Me fui cabizbaja, pero pensé en otras cosas, no podía desaprovechar la visita de esa manera. Había tenido invitación y oportunidad de ir a ver este partido al Calderón y el compromiso, incancelable, me lo impidió. Nunca pensé en ese final.

Yo, que aprendí a querer al Atlético a base de escuchar historias a cargo de mi amiga y compañera Carol, de la filosofía que marcan, de ciertos jugadores de los que ya me viene de lejos… Yo, que dejé de lado a mi Barcelona después de toda la vida culé y tanto grito de amor hacia ciertos jugadores y entrenadores. Yo, que vi perder a los culés vestida de azulgrana, al lado de Carol vestida de rojiblanca, y tiempo después bajar la cabeza por que perdiese en Lisboa… Yo, que no me enfadé ni entristecí por aquel final de liga de 2014 y su desenlace ya conocido. Yo, que vi como con el Atlético de Madrid a mi querido Real Zaragoza descender a Segunda y yo lloraba delante de la televisón, sin parar, por el tremendo castigo inmerecido. Yo, que me emocioné hasta la lágrima al ver recoger la copa del Rey a los rojiblancos y ganarles al Madrid hace unos años siendo culé. Yo, que canté con Courtois y lo alabé hasta el día de hoy con su: Salta, salta, salta, pequeño canguro. Yo que todavía recuerdo el segundo en el que Adrián saca un balón desde la portería a punto de entrar, que sufrí en navidad con el angustioso partido contra el Rayo, me enfadé con el resultado contra el Barcelona en esta Champions, y me comí la cena y las uñas en el partido de vuelta con el Bayern después de tener miedo en el primero y de gritar “gol” y comerme la mano con el golazo de Saúl en plena calle, tengo un presentimiento.  Mañana este equipo al que todavía me queda mucho para quererlo de lleno, se va a llevar la orejona bajo el brazo.

Carol me escribió un wahtsapp en el descanso de la vuelta contra el Bayern que ponía: <<Nos vamos a clasificar Patri.>> Yo estaba ya de los nervios y fue una inyección de tranquilidad que no puedo explicar todavía hoy. Como un abrazo por detrás en el momento indicado, como cuando coges el sueño y ya todo tu cuerpo descansa. Como ese mensaje que no recibiré y me encantaría, de aquí a un mes, con todos mis exámenes por decidir. Y tuvo razón, nos clasificamos. Yo acerté en Instagram de manera brutal, todo he de decirlo y ella corroboró.

Hoy estos a los que estoy aprendiendo a querer se juegan la final de la Champions, algo que casi vaticiné en enero en ese precioso pueblo de Soria. No veré la final en ese bar, ni con los que allí estaban, sino con un madridista, como hace 2 años, pero veré un partido en el que gane o pierda mi segundo equipo voy a estar feliz. Porque sé que quiero seguir siendo de este equipo muchos, muchos años más. Tengo el alma cuatribarrada y blanquillo el corazón, pero una parte de él es rojiblanca. No puedo expresar ahora mismo la emoción que seguramente sentiré, pero por alguna razón me dice que va a ganar el Atleti. Va a ganar porque he visto iluminarse el cielo de Madrid en más de un derby a fuego entre ambos equipos, he visto un 4-0 favorable a este equipo, a Ronaldo desesperar por los jovencitos de Simeone, y he visto como me latía el corazón al ver a los guerreros luchar. Yo los quise en semifinales, pero más los quiero en Milán. Vamos atléticos, poco a poco, voy a más, vosotros me hacéis ir a más. A por la victoria campeones!!